El Economista - 70 años
Versión digital

mie 22 May

BUE 13°C

Hoy, Sturzenegger presenta sus metas

A las 15.30, el presidente del BCRA pondrá la piedra fundacional del inflation targeting. Las claves a mirar.

26 septiembre de 2016

Federico Sturzenegger sabe que todavía no ha logrado nada. O, mejor dicho, que aún no ha logrado aquello que más lo desvela: dejar atrás la inflación y poder llegar a 2019 con subas de precios en el orden del 5% anual. Es decir, que la inflación deje de ser un problema.

El mismo lo reveló hace algunos días en el marco de las Jornadas Monetarias y Bancarias 2016. “La batalla contra la inflación recién va a comenzar”, expresó. No cabría otra afirmación en el contexto de una inflación acumulada en los últimos doce meses que supera el 40%.

La efectividad que tenga en su batalla será central para el país y, desde ya, para los planes del Gobierno. Una inflación bajando implicaría, se supone, más crecimiento de la economía y subas en el salario real, ambos requisitos fundamentales para ganar elecciones.

Hoy, a las 15.30 en el Salón Bosch de Reconquista 266, pondrá la piedra fundacional de esa batalla y presentará el “marco operacional” del régimen de metas de inflación que aplicará a partir del 1° de enero de 2017 y le pondrá números. Para el año entrante, el objetivo sería de 17%.

“El esquema de metas de inflación busca, precisamente, todo lo contrario a la sorpresa inflacionaria o deflacionaria. Busca previsibilidad: anunciar una meta o un rango de inflación y usar los instrumentos de política monetaria para conseguirla. En la medida en que ese rango o meta sea creíble y los actores económicos incorporen esa expectativa, no hay nada mejor para la actividad económica y el empleo que buscar con la política monetaria validar esas expectativas”, explicó Lucas Llach, vicepresidente del BCRA, hace unos días en el Congreso Anual de la Fundación Meditarránea. “Si queremos controlar la inflación, el objetivo del BCRA debe ser controlar la inflación”, amplió Llach.

Los economistas saludaron la intención oficial de que el BCRA ponga como principal objetivo controlar la estabilidad de la moneda, aunque advirtieron los riesgos y los desafíos que enfrentará en el largo camino. Uno de ellos será la política fiscal, que es gradualista y debe lidiar con un rojo primario muy abultado y, segundo, la clásica carrera precios- salarios que, en un contexto de elevada sindicalización como el nuestro y tras la caída del salario real en 2016, podría desanclar las expectativas.

El dólar también es un tema, ya que el pass-through (la inflación adicional que se genera por la depreciación del peso) es muy elevada. Por estos motivos, la capacidad de la entidad de mantener la inflación en la banda prefijada puede ser no fácil y exponer al BCRA a costos reputacionales que podría herir su credibilidad, un pilar clave para el éxito del “inflation targeting”. Por eso, explican en el BCRA, la convergencia hacia el 5% en 2019 será gradual.

Hoy será un día clave en una nueva batalla contra la inflación. Ya hubo muchas que fracasaron o que lo lograron pero con costos altos. ¿Cambiamos?

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés