El Economista - 70 años
Versión digital

dom 16 Jun

BUE 12°C

“Hoy están haciendo un negocio unos pocos, que son los abogados”

25 octubre de 2016

Entrevista a Roy Humphreys CEO de Experta ART

“Sentimos que este proyecto es positivo en tanto permite priorizar la vía administrativa frente al litigio”, opina el CEO de Experta ART, Roy Humphreys, frente a la iniciativa de reforma del régimen de riesgos de trabajo enviada recientemente por el Gobierno al Congreso. En diálogo con El Economista, el también secretario de la Unión de Asegurador a de Riesgos de Trabajo (Uart), explica que actualmente el sistema recibe alrededor de 120.000 nuevos juicios por año debido a “los incentivos” que se han ido generando para ingresar en la vía judicial. Frente a las críticas de los abogados laboralistas, que señalan que el proyecto afecta los derechos de los trabajadores, Humphreys señala que “lo más importante es poner el foco en el trabajador” y que la resistencia a la modificación tiene que ver con una defensa corporativa. “Todos coinciden en que este es un sistema que ha beneficiado a muchos, que ha dado prestaciones, que las prestaciones son buenas, pero que hoy están haciendo un negocio unos pocos, que son los abogados”, apunta.

¿Cuál es el escenario en el que se encuentran hoy las aseguradoras?

El sistema en su totalidad está en niveles récord de litigiosidad. Son juicios contra las ART por reclamos de supuestas incapacidades, que en vez de seguir el procedimiento de reclamo adentro de la ART utilizan directamente la vía judicial. Esto sucede básicamente porque hay incentivos para litigar, porque los peritos médicos tienen criterios muy laxos para evaluar las incapacidades, porque hay tasas de interés muy altas a nivel judicial, porque se aplican las leyes de manera retroactiva o de forma equivocada de manera tal de aumentar las indemnizaciones. Este proyecto intenta instalar la posibilidad de tramitar un reclamo de incapacidad o una indemnización con un criterio más objetivo y sin necesidad de ir a un juicio, que es mucho más largo.

¿Ustedes fueron consultados para la elaboración de este proyecto?

Fue consultado todo el mercado, tanto la cámara que agrupa a las ART, la Uart, como algunas compañías. En general, sentimos que este proyecto es positivo en términos que se puede priorizar la vía administrativa frente al litigio.

¿Cuáles son los puntos centrales de la reforma propuesta?

Lo más importante sin dudas es que establece un mecanismo previo y obligatorio al juicio (las comisiones médicas jurisdiccionales), que entiendo que va a ser reformado también para que sea más ágil y efectivo, donde el trabajador tendrá garantías e inclusive va a poder contar con su patrocinio letrado, es decir que va a poder ser asistido por un abogado. En ese esquema previo y obligatorio se va a tener que sustanciar el reclamo de la incapacidad y resolver ese reclamo. Si ese reclamo es aceptado por las partes se homologa, se paga y se terminó el asunto. Si alguna de las partes está en desacuerdo puede ir a la Justicia, pero en ese caso se suspende el pago y se puede hacer un juicio laboral frente a un juez laboral.

¿Tienen alguna estimación respecto a cuánto podría reducir esto los porcentajes de litigiosidad?

Hay un requisito necesario que es que las provincias tienen que adherir a este régimen, pero una vez que esté operativo, la expectativa es que de a poquito vaya bajando el flujo de juicios. Hoy el sistema está recibiendo unos 120.000 juicios al año. Hay mucho camino por recorrer.

El proyecto propone también la creación del Autoseguro Público Provincial.

Sí. Hay muchas provincias y municipios que desde que nació el Sistema de Riesgos de Trabajo, hace veinte años, nunca se adhirieron: nunca se afiliaron a una ART o nunca establecieron el autoseguro. Entonces este proyecto tiene un capítulo que trata de una alternativa de autoseguro más flexible para las provincias y sus municipios.

¿Qué opina de las críticas de los abogados laboralistas que dicen que en esta reforma se pone el foco en blindar a los empresarios y no tanto en la prevención, por lo que no beneficiaría sustancialmente a los trabajadores?

Creo que es un error. En Experta opinamos que siempre el foco hay que ponerlo en el trabajador. Y poniendo el foco en el trabajador, hay que reducir los tiempos para que el trabajador reciba de forma rápida y efectiva una indemnización en el caso de que ocurra un accidente o una enfermedad profesional. Los abogados laboralistas prefieren el juicio porque se sienten más cómodos, manejan sus tiempos y saben que los criterios son totalmente laxos. Tampoco me parece que se hayan dedicado a leer en profundidad el proyecto, porque éste prevé la figura del patrocinio, con lo cual el abogado laboralista va a poder seguir interviniendo en el proceso administrativo. Insisto en que lo más importante es poner el foco en el trabajador. Hoy las indemnizaciones son muy buenas, nadie discute el quantum. Tenemos indemnizaciones que inclusive superan dos o tres veces las que se dan en otros ámbitos de responsabilidad, como por ejemplo accidentes de tránsito. Hoy no hay un reclamo de montos, el reclamo es la vía que se utiliza.

¿Cree que el proyecto va a recibir apoyo de los legisladores de extracción sindical y de los trabajadores en general?

Creo que va a ser difícil, de todos modos hasta ahora he escuchado voces positivas inclusive del propio sindicalismo. Creo que coinciden con esta figura de que hay que poner al trabajador en el centro y que el tema ART es un sistema que ha beneficiado a muchos, que ha dado prestaciones, que las prestaciones son buenas, pero que hoy están haciendo un negocio unos pocos, que son los abogados.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés