El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

Hacienda sobrecumplió la meta fiscal del 1º semestre

Con un rojo de 1,5% del PIB, Dujovne logró sobrecumplir en 0,5 puntos la meta de 2%. Aun así, empeoró 0,1 punto contra el 1º semestre del 2016. Sin el blanqueo, hubiese dado 1,9%.

20-07-2017
Compartir

Por Mariano Cúparo Ortiz

El Ministerio de Hacienda publicó el resultado fiscal de junio, que redondeó el total del primer semestre, y le permitió celebrar el sobrecumplimiento de las metas fiscales para ese período: la meta era un déficit primario de 2% del PIB y logró uno de 1,5%. Sin embargo, sin tomar en cuenta los ingresos extraordinarios del blanqueo, dato que sirve para mirar las perspectivas hacia lo que queda del año, el déficit hubiese sido de 1,9%. Otra clave: a pesar de que cumplió la meta, empeoró la relación déficit sobre PIB (de 1,4% a 1,5%).

Lecturas

El Economista conversó con el secretario de Política Económica, Sebastián Galiani, respecto a los números publicados ayer. Dijo: “Estamos muy bien encaminados, no sólo para cumplir con la meta fiscal de este año sino también para continuar bajando el gasto en relación al producto. Respecto de la meta fiscal en el primer semestre, sobrecumplimos en medio punto del producto, lo que es bastante. Además durante ese semestre los recursos crecieron más que el gasto nominal”.

De esa forma, Galiani hizo referencia al desempeño de los ingresos, que en el primer semestre del 2017 mejoraron 32% respecto al mismo período de 2016, y que corrieron más rápido que los gastos primarios, que fueron al 31,5%.

Sobre esa cuestión el director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, presentó una lectura crítica, útil para observar de qué manera se perfila Hacienda para seguir cumpliendo las metas en el futuro, cuando no cuente con los ingresos extraordinarios que aportó el blanqueo durante el primer semestre.

En ese sentido, destaca que descontando lo aportado por el sinceramiento fiscal el incremento de los ingresos fue de apenas 25,9%. Es decir, 5,6 puntos por debajo de los gastos primarios. En ese sentido, los cálculos de Caamaño Gómez muestran que los ingresos extraordinarios le agregaron 0,4 puntos del PIB a la meta. Es decir, que sin ellos la meta hubiese sido cumplida pero mostraría que no sobra tanto margen para lo que resta del año: sin blanqueo el déficit da 1,9%, pegando en el palo con el 2% planteado por la mentada meta.

Consultado por El Economista, Caamaño Gómez ahondó: “Los datos muestran que habrá que esforzarse mucho más en el segundo semestre para alcanzar meta anual. Lo que se observa es que durante el primer semestre no cayó el ratio gasto primario versus PIB”. Al respecto, los cálculos de Consultora Ledesma muestran que, dicho y hecho, incluso agregando los ingresos extraordinarios del blanqueo, durante el primer semestre de 2016 el rojo fiscal fue del 1,4% del PIB y durante el primero del 2017 fue de 1,5%. Una tendencia de por sí negativa que además sin el blanqueo salta de 1,4% a 1,9%.

En ese sentido, muestran los cálculos, en el segundo semestre, para cumplir la meta de 4,2% de rojo primario para la totalidad del año, Hacienda deberá cambiar la tendencia observada y lograr ajustar el gasto respecto al PIB: debería pasar de uno de 14,2% del PIB en el primer semestre de 2016 a uno de 13,5% en el primero de 2017 (y eso con un supuesto optimista de crecimiento de los ingresos). Todo un cambio.

Específicamente en junio, y en la comparación con el mismo del año pasado, los ingresos crecieron 24,3% y los gastos lo hicieron 25,6%, velocidades no tan disímiles. Un dato destacable fue que el gasto de capital creció apenas 0,4%, mientras que el gasto corriente lo hizo al 28%. La primera lectura es que con unos corrientes inflexibles (entre el gasto corriente y los ingresos la diferencia de velocidades ya aumenta) al recorte la tijera de Hacienda se centró en los de capital, noticia no tan buena.

Galiani relativizó: “Quizás el gasto de capital fue alto el año pasado. A veces el mes a mes tiene mucho ruido. Por ejemplo, si tenés un mes con algunos días menos de obra pública por lluvia ya se paga menos. Hay que prestarle atención al dato del semestre: 31,5% nominal en el primer semestre para el gasto primario. Al 39% las prestaciones sociales, que ya sabemos que el gasto social crece por arriba y es por ley. Gastos de capital creció 30,6% y el gasto corriente, que es donde más podemos controlar el gasto, creció 31,6%”.

Y agregó: “Estamos cuidando muy bien el gasto público, gastando mejor, menos. En lo que no sube por ley, por supuesto. Y tomamos en cuenta lo que está indexado para cumplir con nuestras metas y estamos absolutamente convencidos de que las vamos a cumplir”.

En ese sentido, en cuanto a las metas, así como para Caamaño Gómez el partido recién comienza y lejos está de poder garantizarse el cumplimiento, para la consultora LCG las de este año son posibles. Las dudas surgen respecto a las del año que viene.

¿Cómo seguimos?

“El problema se traslada a 2018, cuando la meta de déficit primario de 3,2% de PIB se vuelve mucho más exigente. Corrigiendo el déficit primario de 2017 por los factores que 'ayudaron' este año (blanqueo, adelantamiento del gasto), el punto de partida para 2018 es de un rojo primario de 5% del PIB, lo que demandaría un ajuste de casi 2% del PIB para cumplir el compromiso”, explicó Melisa Sala en un informe publicado ayer mismo.

Y en eso coincide Galiani: “El 2018 va a ser más difícil. El 2019 ya no. Es un poco más difícil porque vuelve a entrar gasto de reparación histórica, que no entró entero. Y el 2019 ya no. Y estamos proyectando un crecimiento mayor en el 2019, lo que te da más recursos tributarios”.

Un informe publicado ayer por Ecolatina pone el ojo eje en el déficit financiero: “Hacienda logró sobrecumplir la meta. Sin embargo, en los primeros 6 meses el déficit financiero trepó 43% interanual, por el pago de intereses, que subió 70% interanual. En términos del PIB, el rojo financiero alcanzó 2,6%, empeorando en 0,2 puntos. De esta forma, casi la mitad del sobrecumplimiento se perdió en el mayor pago de intereses”, señaló.

Y alertó: “Comienzan a evidenciarse los límites que tiene la dinámica de reducir gradualmente el déficit fiscal apelando al endeudamiento, ya que una parte creciente de los ahorros que se logren por la reducción del déficit primario deben destinarse al pago de los servicios de la deuda”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés