El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 12°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 12°C

Grecia sigue esperando

El rescate, aún en duda.

16-02-2012
Compartir

Grecia ha hecho mucho para conformar a la troika compuesta por el Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea (la CE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).  En las últimas semanas, el primer ministro, Lucas Papademos, logró luego de arduas negociaciones el apoyo de los líderes políticos opositores para las medidas que reclamaban la entente formada por el BCE, la CE y el FMI.  Entre ellas, reducir los salarios privados 22% y despedir a 15.000 empleados públicos.

Sin embargo, lo que Grecia esperaba recibir con éstas medidas aún no llegó, pues la troika no liberó los 130.000 millones de euros que el país necesita para evitar un default desordenado, lo que provocaría un gran pánico financiero global.  Las autoridades europeas, a diferencia de otros momentos de la negociación, tienen menos presión para aprobar la ayuda financiera porque la situación en los mercados soberanos de Italia y España se ha tranquilizado.  Creen que han logrado evitar el contagio y han “encapsulado” a Grecia.  La próxima reunión de ministros de Finanzas será el 20, y Grecia será el tema Nº1.Mientras, la economía sigue en caída libre.  Este año, el PIB caerá, como mínimo, 5%.  La caída desde el pico precrisis es de aproximadamente 22%.

El clamor popular para cambiar la actual política de ajuste crece, obviamente. En abril, Papademos dará un paso al costado.  Habrá elecciones elecciones y se elegirá a un nuevo primer ministro.  Nadie sabe quién emergerá, pero muchos están sospechando que, producto del creciente enojo popular, surga un líder anti-troika o anti-ajuste e intente una solución al estilo argentino.  Por eso, Holanda y Finlandia pidieron que los 130.000 millones se liberen una vez que sepan quién será ese líder.  El retaceo de los 130.000 M enojó a los funcionarios griegos.  Tienen la sensación de que cumplieron su parte y fueron defraudados.  En Grecia crean que les han soltado la mano.  “Hay algunos que no nos quieren más en la eurozona”, dijo Evangelos Venizelos, ministro de Finanzas griego.El resultado es que Grecia está más cerca de una default desordenado.  No sólo porque no tiene el dinero para afrontar los 14.500 M de euros que vencen el 20 de marzo, sino porque Europa parece haber dado un paso al costado y los griegos están más cerca de hacer lo que vienen evitando hace dos años: defaultear e irse del euro.

La Argentina

En un artículo publicado esta semana, el economista Mohammed El-Erian, del gigante de la renta fija PIMCO, dice que Grecia está muy cerca de tener el mismo desenlace que la Argentina en 2001.  Para evitarlo, las autoridades griegas y la troika deberían internalizar las lecciones del caso argentino y animarse a hacer una corrección en su enfoque de la situación.  Según El-Erian, el Gobierno griego y la troika deben entender que un “Plan B”, que incluya una reestructuración de la deuda más agresiva y un espacio de autonomía mayor para la política económica griega, se ha vuelto críticamente necesario.

(De la edición impresa)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés