El Economista - 70 años
Versión digital

jue 13 Jun

BUE 20°C

Exportación de tecnología nuclear por US$ 3.000 M

Nuestro país apuesta a la venta de reactores de baja potencia. Se consolida así un sector que produce bienes de alto valor agregado.

03 octubre de 2016

Argentina tiene toda una historia en el desarrollo de tecnología nuclear y desde hace varios años ha dado pasos importantes en lo que atañe a colocar productos de gran valor agregado en el mercado internacional. Pero hoy esta industria necesita aportes financieros para poder sostener la investigación y el desarrollo.

En diálogo con la agencia Télam, el subsecretario de Energía Nuclear de la Nación, Julián Gadano, aseguró que el país invertirá $2.000 en 2017 para poder avanzar en el desarrollo de un “reactor nuclear de baja potencia”, que se exportará a diversos mercados del mundo y que podría significar para el país el ingreso de divisas por más de US$ 3.000 millones anuales.

Durante años se oyó hablar del proyecto Carem, Cental Argentina de Elementos Modulares, que es un prototipo desarrollado por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), que se enmarca en los llamados Small Modern Reactor (SMR) y representa “un enorme potencial para la Argentina, ya que existe un mercado mundial de miles de millones de dólares” con disponibilidad de recursos para adquirir este tipo de tecnología nuclear, indicó Gadano.

El proyecto “El Carem tiene muchos años de trabajo en la CNEA pero ?para nosotros? es prioritario”, apuntó el funcionario, y argumentó que el proyecto “puede generar un mercado de alto valor agregado tecnológico para nuestro país”. En este punto, Gadano destacó la capacidad y conocimiento de los investigadores del organismo y sin falsa modestia alabó “los recursos humanos espectaculares que tenemos, con la calificación necesaria para desarrollar el sistema nuclear argentino”.

Desde sus comienzos, el proyecto Carem estuvo enfocado en el desarrollo y la producción de centrales nucleares, en especial aquellas ubicadas en el segmento de reactores de generación eléctrica de media y abaja potencia. Este tipo de reactores son muy utilizados para la provisión de abastecimiento eléctrico en áreas alejadas de los grandes centros urbanos o zonas industriales de alto consumo de energía, y también es utilizado en la desalinización o provisión de vapor para diversos usos industriales.

Exportaciones

“Un reactor de baja potencia, de 120 MW de capacidad, sirve para países de redes más pequeñas”, explicó Gadano. Y agregó: “Podremos comercializar un módulo de cuatro reactores, es decir 480 MW, que es mucho más amigable y sirve perfectamente para alimentar redes que no están integradas como el caso de las insulares, algunos países de América Latina y de Asia”, se explayó el subsecretario.

Por otra parte, Gadano precisó que en 2017 se creará una empresa comercial pública “dinámica, pequeña y eficiente para trabajar en la ingeniería básica del proyecto y, a la vez, que pueda vender el producto final” en el mercado mundial y permita generar “recursos genuinos” para el país. Pero para eso, dijo, “vamos a necesitar un socio financiero para esa empresa, con espalda financiera internacional”, advirtió.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés