El Economista - 70 años
Versión digital

jue 13 Jun

BUE 21°C

“Es lo fiscal lo que mata la inversión y el crecimiento”

Duro informe de Economía & Regiones sobre el bajo crecimiento y la escasa inversión

04 julio de 2017

“Luego de un año y medio del Gobierno de Cambiemos, los resultados macroeconómicos desilusionan a los agentes económicos”, dicen desde Economía & Regiones. Ciertamente, había una expectativa amplia (no compartida por todos, desde ya) que el crecimiento sería mayor y las inversiones, más abundantes. No fue así. Por ahora. “La economía no está saliendo de la recesión con trayectoria en forma de V sino que es lenta y suave”, agregan y queda claro de que la lluvia de inversiones, más allá de las mejoras en el margen, aún no se materializó.

Más complejo es encontrar los motivos detrás del estancamiento, que aparenta secular, del ciclo económico, más allá de que 2017 mostrará guarismos positivos en el PIB. Ya no hay más cepo cambiario, default, DJAI's, un Indec que miente, emisión monetaria espuria, tanta discrecionalidad y la lista puede seguir. Hubo, sin dudas, grandes avances en esa agenda pendiente que el kirchnerismo no quiso, no supo y/o no pudo afrontar. Pero?

¿Qué reprime el crecimiento de la economía? “Es lo fiscal lo que mata la inversión y el crecimiento”, dicen desde Economía & Regiones. “El Gobierno de Cambiemos salió del default, volvió a los mercados (cuenta de capital) y comenzó a abrir la economía (apertura de balanza comercial) pero, como ya dijimos, agravó los problemas de fondo: se agrandó el peso del Estado, aumentó el gasto público y se incrementó el déficit fiscal. El gasto público consolidado pasó de 43,5% (2015) a 46,2% (2017)”, dice el informe. “El déficit fiscal aumenta de 6,1% (2015) a 7,7% (2017) del PIB. Paralelamente, las necesidades financieras también se incrementade 10,5% (2015) a 14,6% (2017) del PIB. En pocas palabras, el Gobierno de Cambiemos es 'más de lo mismo' en términos fiscales”, completa.

Ese desequilibrio mayor “compite” con la inversión, clave para crecer más y mejor. “La inversión privada se financia con la suma de ahorro privado, más ahorro o desahorro estatal. La inversión privada, y por ende el potencial crecimiento, la potencial generación de empleo y el poder adquisitivo del salario dependen positivamente del ahorro y negativamente del déficit fiscal. En otras palabras, a más déficit fiscal, menos inversión, menos crecimiento, menos empleo y peores salarios”, dice el trabajo del equipo que lidera Diego Giacomini.

Por eso, “a diferencia de lo proyectado originalmente por Cambiemos, que esperaba una lluvia de dólares de IED, el agravamiento del problema fiscal de fondo hizo que la lluvia de dólares sea de endeudamiento”. Agrega el informe: “El aumento del déficit fiscal y de las necesidades de financiamiento incentivan la deuda y castigan la IED”. “Mientras no se ataque el problema de fondo que es achicar el estado y bajar el gasto para reducir el déficit fiscal, no hay que esperar baja de impuestos significativa, IED relevante y sí más deuda y costo de capital elevado.

Mientras que no se reduzca genuinamente el gasto y el déficit, hay que seguir descontando bajos niveles de inversión, crecimiento y generación de empleo. En este marco, lo más prudente para las firmas es mantener planes de negocios conservadores que apunten a conservar “lo que se tiene” dejando de lado cualquier sesgo expansivo”, concluye el informe.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés