El Economista - 70 años
Versión digital

sab 25 May

BUE 11°C

“En las pymes, el personal es la última variable de ajuste”

Entrevista a Pedro Cascales, Secretario industrial de CAME y Secretario General de CARMAHE.

23 mayo de 2016

por Martín Slipczuk

Pedro Cascales, secretario industrial de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y secretario general de la Cámara Argentina de la Máquina Herramienta y Tecnologías para la Producción (CARMAHE), dialogó en exclusiva con El Economista y respaldó el veto de la ley antidespidos. Además, apoyó al Gobierno al asegurar que “hay un cambio positivo en las expectativas”.

Hace ya varios años que la actividad de las pequeñas y medianas empresas industriales viene cayendo. ¿Cómo están en la actualidad estas empresas?

La caída de la actividad industrial de las pymes lleva más de 30 meses ininterrumpidos. Es difícil de sobrellevar y por eso nosotros entendemos que las pymes necesitamos ayuda con medidas que tengan un efecto inmediato. Las medidas macroeconómicas en general han ido en la dirección correcta. Ya sea el sinceramiento del tipo de cambio en un valor que protege la industria y al mismo tiempo alienta la exportación, o mismo la quita de las retenciones a las exportaciones industriales. Son todas medidas que van en la dirección correcta. Además, se normalizó el comercio internacional, lo que era una traba muy grande. Nuestra industria en gran medida depende de las importaciones, ya sea de insumos o maquinaria. Por esto el cepo que teníamos en muchos casos dificultaba toda la operatoria industrial. Me parece que la gran asignatura es bajar rápidamente la inflación.

En referencia al famoso segundo semestre, ¿cuándo creen que va a mejorar la actividad?

La semana pasada tuvimos la feria más importante de maquinaria en el país, que es un buen termómetro, y había mucho optimismo. El miércoles se conoció el paquete de medidas que anunció el Gobierno para las pymes y con eso solo ya hubo un cambio muy positivo en las expectativas. Estamos esperando un cambio favorable, en cuanto a inversión y crecimiento, aunque no sé si en el segundo semestre o durante el año que viene. Hay ciertos sectores que están un poco más afectados, como los textiles, el calzado o mismo la industria petrolera, pero hay otros sectores como el campo, junto a la agroindustria, que están creciendo.

¿Cómo es su situación en cuanto a los despidos?

En las pymes el personal es la última variable de ajuste que hay. Primero, por el costo que implica desprenderse de alguien en una empresa, pero sobre todo también por el costo que lleva formar a gente en estas compañías. Hasta ahora la mayoría de las pymes han mantenido su plantel y en contraposición los empresarios trabajan con márgenes muy exiguos e, inclusive, a veces con pérdidas. Por ahí en algunos sectores puntuales, como puede ser la construcción, hubo algunos ajustes, pero nosotros lo que vemos es que el empleo se ha mantenido en las pymes.

En ese sentido, ¿qué opinan de la ley que aprobó el Congreso contra los despidos y del posterior veto de Mauricio Macri?

Nosotros siempre creímos que la ley era perjudicial para las pymes. Primero, porque nosotros no vemos despidos en el sector. Pero, más allá de eso, la mayoría de las pequeñas y medianas compañías nacionales tiene menos de veinte empleados y si tuvieran que ajustar para sobrellevar la crisis, la doble indemnización en muchos casos las hubiera obligado a cerrar. Entonces, en vez de ajustar dos o tres empleados, terminás ajustando veinte. Siempre creímos que las pymes tenían que estar excluidas de este tipo de ley que no generan empleo sino que provocan el efecto contrario. Por esto mismo nos parece positivo que haya sido vetada la ley.

¿Y qué medidas creen que debe tomar el Estado para mejorar la situación de las pequeñas y medianas empresas?

Hoy en el Congreso hay tres proyectos que favorecen a las pymes y fue negativo que ninguno se haya aprobado. En cuanto a medidas concretas, lo principal es bajar el costo financiero, que es enorme. Las tasas actuales, que en algunos casos alcanzan el 50% de interés anual, son inviables para cualquier pyme. Necesitamos un alivio en las tasas y además que se trabaje sobre el costo financiero del stock de deuda que ya tienen las empresas. Además, hay que hacer algo con el costo energético y el violento ajuste que se produjo, así como también implementar algún tipo de política que fomente la incorporación de nuevos trabajadores.

¿Cómo se imagina a las pequeñas y medianas industrias nacionales en el futuro y qué cree que tienen que mejorar?

El gran desafío es cómo ser más competitivos. Parte de eso pasa por el Estado y parte por las pymes. El Estado tiene que asegurarse de que los impuestos que se pagan vuelvan en servicios de calidad y las pymes tienen que enfocarse en mejorar su tecnología para tener una mayor productividad. Por otro lado, creo que hay que hacer una revisión profunda de lo que es la materia fiscal, que genera que las pymes tengan una carga impositiva muy alta y a la vez demasiado burocrática. En la medida en que estas asignaturas pendientes se vayan solucionando, creo que las pymes argentinas tienen un gran potencial, porque tenemos una base técnica y educativa que nos va a permitir dar un salto muy importante en los próximos años en la medida en que el país también crezca.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés