El Economista - 70 años
Versión digital

mie 07 Dic

BUE 28°C
Versión digital

mie 07 Dic

BUE 28°C

En abril se redujo el empleo privado en más de 50.000 puestos

Desde el Ministerio de Trabajo señalaron que muchas bajas se explican por factores estacionales

29-06-2017
Compartir

Por Delfina Torres Cabreros

Según datos del Ministerio de Trabajo, en abril fueron expulsados 50.600 trabajadores del sector privado formal y la merma fue apenas contrabalanceada por el aumento de asalariados en el sector público, que fueron 23.200 más que el mes anterior. Desde el Ministerio de Trabajo alegaron factores estacionales ligados al fin del verano, aunque admitieron que las mejoras en el plano laboral son todavía “tibias”.

Si se atiende al total de trabajadores registrados (públicos y privados), que son alrededor de 12 millones en todo el país, se advierte que durante abril 22.300 personas abandonaron ese universo. Esta caída se disipa si se desestacionalizan los datos, e incluso se transforma en una mejora del 0,1%. Gran parte de la pérdida corresponde a los autónomos (-3.600 en la serie con estacionalidad), lo que desde el Gobierno atribuyeron a los cambios en los topes de las categorías. “Muchas personas volvieron a calificar como monotributistas”, señalaron colaboradores del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en una reunión con periodistas.

La merma de los asalariados del sector privado, por otra parte, fue explicada por los funcionarios en términos de estacionalidad: remarcaron que al liberar los datos de ese sesgo, la variación mensual que se registra es nula. Al desagregar por sector se advierte que la baja más fuerte se dio en el agro (fue de -4,5%, 15.200 trabajadores menos) que atribuyeron al “fin de las cosechas de verano”. También hubo merma en actividades inmobiliarias y servicios a empresas (-1,7%, 14.400 trabajadores menos), donde señalaron una posible incidencia del empleo temporario en economías regionales. Asimismo, se registraron bajas en el comercio (-0,6%, 7.300 trabajadores menos) y la industria manufacturera (-0,5%, 5.700 trabajadores menos).

En la serie con estacionalidad sólo el sector de la enseñanza mostró crecimiento (de 1,0%). En la serie desestacionalizada muchas mermas se atenuaron, pero la tendencia de la mayoría de los sectores continuó siendo a la baja. Los mejores pronósticos fueron para la construcción, que incorporó 3.500 trabajadores, marcando una suba de 0,8%.

José Anchorena, subsecretario de Estadísticas, Estudios y Políticas Laborales del Ministerio de Trabajo, consideró que si bien advierten una tendencia creciente en el empleo, todavía se trata de un movimiento “moderado o tibio”, que atribuyó a los efectos de un fenómeno económico llamado “hoarding”. Según explicó, durante el período de mayor caída de la actividad el empleo no se vio  deteriorado en la misma magnitud porque se buscó retener al personal con alternativas como la reducción de horas o las suspensiones. De esta manera, cuando la actividad comienza a recuperarse el empleo no acompaña ese crecimiento porque alcanza desplegar los recursos humanos que se encontraban trabajando con menor intensidad. De todos modos, el funcionario consideró que “si se sostiene la recuperación, ahí sí va a comenzar a necesitarse más empleo”.

En la comparación interanual se destaca la difícil situación de la industria, que todavía se encuentra 3 puntos porcentuales debajo de la marca de un año atrás, con casi 37.000 trabajadores menos. Anchorena sostuvo que la dificultad de este sector para recuperarse tiene que ver con la situación económica de Brasil, los cambios en los precios relativos y, en algunos sectores, con el tipo de cambio. Para el subsecretario,  las importaciones no son un factor influyente, ya que “no ha habido ninguna apertura sustancial”.

Respecto de conflictos laborales recientes, como el generado a partir de las 600 desvinculaciones que podrían convalidarse por el cierre de la planta de Pepsico en Florida, los funcionarios del ministerio insistieron en que las contrataciones y los despidos forman parte de la dinámica habitual de una economía de mercado. Para ejemplificarlo, señalaron que entre marzo de 2016 y marzo de este año 500 empresas aumentaron su dotación de personal en más de 100 trabajadores, mientras que otras 500 empresas realizaron en el mismo período una reducción de personal de igual magnitud.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés