El Economista - 70 años
Versión digital

mar 21 May

BUE 14°C

“El sector cayó 20% en dos años”

Entrevista a José Luis Ammaturo, Presidente de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina (CAMIMA).

24 mayo de 2016

¿Cómo están hoy las pymemetalúrgicas?

Si comparamos con el año pasado o dos años atrás la actividad ha disminuido, aunque no todos los sectores en la misma medida. Hay industrias más ligadas al petróleo, otras al agro, la industria alimentaria o la farmacéutica. La realidad golpea de distinta manera según el rubro.

Pero ¿hay sectores en la línea de flotación, con números muy ajustados?

Los que están con más dificultades son los vinculados a la industria automotriz o a industrias que exportaban a Brasil. También con rubros que tienen que ver con el petróleo, cuyo precio bajó sensiblemente en los últimos dos o tres años y eso ha repercutido. Además, se ha notado una caída en los sectores ligados al consumo interno. En general, podemos decir que la merma en el nivel de actividad está en el 20% respecto de lo que fue hace dos años.

Además, observamos reducción o eliminación de horas extra, que es una herramienta que utilizan las pyme cuando tienen picos de trabajo, pero no detectamos en esta coyuntura, despidos de personal, ni masivo ni eventual.

¿Por qué cree que la baja en la actividad no se tradujo en pérdida de empleos?

Por dos motivos, porque formar personal cuesta mucho, tanto en dinero como en esfuerzo, y entonces si por alguna situación baja la actividad no se desprenden de personal. El otro punto es porque se vislumbra que esta situación en el mediano plazo va a cambiar. En general está ese optimismo que a futuro la situación debería cambiar.

¿Cómo evalúa las nuevas medidas a favor de las pyme?

Es un primer paso en consideración a lo que sufrimos las pyme, especialmente con el tema impositivo. Las medidas apunta a eso, por un lado, actualizar los montos mínimos de Ganancias, algo que no se hacía hace ya más de una década. Por otro lado, el pago del IVA, por el cual las empresas debemos financiar ese IVA que se paga a las dos semanas de vencido el mes pero la factura la cobramos a 60 o 90 días. Es un costo financiero que no sólo afecta a las pyme que están hoy trabajando sino a cualquier nuevo emprendimiento. Además del capital de trabajo, hay que tener un capital financiero para hacer frente a los impuestos.

Es decir, que van en la línea correcta?

Por supuesto que van en la línea correcta pero deben ser las únicas, queremos que sea un primer paso para hacer un cambio en el entramado impositivo que afecta mucho a la pyme.

Esto de lograr el crédito de la devolución de IVA sin necesidad de hacer ninguna presentación a AFIP favorece a las pyme. Todos estos trámites llevan mucho tiempo y nos trae complicaciones.

¿Las nuevas líneas de crédito no se superponen con la de innovación productiva que ya venía funcionando?

No, porque todo apunta a lo mismo, que es mejorar la situación financiera de las pyme. Los bancos no tienen líneas de crédito accesibles, así que si no hay líneas desde el Gobierno, realmente se hace muy difícil acceder a financiamiento.

¿Qué postura tiene frente a la llamada ley antidespidos?

Entendemos que la ley es solamente un parche, que no ataca el problema de fondo que es el empleo en Argentina. No se soluciona el trabajo con una ley antidespidos por seis meses.

Lo que trae preocupación a los empresarios es este cambio de legislación, que de hoy para mañana se cambien las leyes laborales, no hace bien a la transparencia y previsibilidad con la que tenemos que trabajar.

Entiendo también que desde el punto de vista de los trabajadores haya una preocupación, rumores de despidos y eso lleva a que se produzca una sensación de falta de trabajo, es comprensible. Lo que abogamos que se ataquen todos los costos derivados del trabajo, que son muy altos, y eso es lo que afecta a la creación de nuevos empleos. Observamos que vamos a seguir con problemas de empleo y con el trabajo en negro que en la Argentina es muy grande.

¿Cuánto le preocupa la caída del consumo interno?

Me preocupa, no olvidemos que el 80% del PIB es el mercado interno, así que influye bastante. Se sumaron varios factores, en la mayoría de los casos los sueldos no se habían retocado, y uno se pone en el bolsillo del asalariado, que con una inflación elevada realmente llevó a perder el poder adquisitivo de los salarios y redundó en la baja de consumo. Ahora se están cerrando paritarias y esa recomposición va a llevar a que se mejore de a poco el consumo interno.

Pero lejos de retroceder la inflación ha recrudecido este año. ¿Ese es el principal problema de la economía argentina?

Los problemas son varios, la inflación y también la carga impositiva que sufrimos todos, no sólo las empresas sino fundamentalmente el trabajador. Pero la inflación diariamente nos hace perder poder adquisitivo y genera las bajas de consumo. Ojalá en poco tiempo tengamos una economía un poco más estable, porque nos va a ayudar a todos.

¿Cuáles son las perspectivas de la actividad metalúrgica para este año?

No sé si terminaremos con números positivos este año pero esperemos que hacia fin de 2016 se recupere la actividad que veníamos teniendo a principios de 2015.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés