El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 32°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 32°C

El IPC se disparó a 2,4% en octubre y se aceleró la núcleo

11-11-2016
Compartir

por Mariano Cúparo Ortiz

Dos días después de que el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, decidiera volver a bajar la tasa de interés, el IPC del Indec le dio la peor noticia de los últimos meses: la inflación general de octubre se aceleró fuerte y llegó a 2,4% (había sido 1,1% en septiembre). De esa forma, el BCRA no logró cumplir con su primera meta de inflación, que era llegar al 1,5% mensual en el último trimestre de 2016. Tampoco lo logró si se mira el dato de la inflación núcleo, que también se aceleró y alcanzó el 1,8% (había sido de 1,5% en septiembre).

De esta forma, el IPC del Indec tuvo un desempeño similar al de los datos de actividad: lo que en su momento fueron señales de llegada del famoso segundo semestre, luego se transformaron en un nuevo deterioro. Así, mientras agosto había dado 0,2% de la mano de la vuelta atrás al tarifazo (Sturzenegger lo daba como 0,9%, teniendo en cuenta la incidencia de las tarifas), septiembre dio 1,1%. Además, la núcleo había dado 1,7% y 1,5% en esos meses, lo que mostraba una declinación lenta y sostenida de ese indicador, libre de las volatilidades que propiciaba la cuestión tarifaria.

Esos datos indicaban una desaceleración firme y permitieron al ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat-Gay, sostener que la inflación ya no era un tema. Octubre, con un saltito de la núcleo y con el salto de la general, vuelve a poner a la inflación en la agenda.

La cuestión tarifaria

De cualquier forma, estos datos eran esperados por la cuestión tarifaria y sus idas y vueltas en instancias judiciales. Tal vez el dato más chocante sea el del incremento de la núcleo, que en el caso del IPC Ciudad llegó a 2% (ver aparte). De hecho, así como en agosto la vuelta atrás en el tarifazo del gas, según la incidencia del gas publicada por el Indec, había reducido la inflación en 0,7 puntos y en septiembre en 0,6 puntos, dándole una mano al optimismo del Gobierno, en octubre le agregó 0,9 punto. Es decir, si el resto de los precios permaneciera fijo, la inflación, dejando a un lado el precio del gas, hubiese sido 1,5%.

Esa cuenta es la que había llevado a Sturzenegger a calcular una inflación de 0,9% en agosto. Lo que ocultaba ese cálculo es que el resto de los precios no necesariamente iba a quedar quieto. Y eso sucedió en octubre, con la núcleo acelerándose nuevamente.

Los capítulos

El capítulo alimentos y bebidas viene mostrando volatilidad, pero tuvo un buen desempeño relativo en octubre, ya que dio 1,5%. Eso es mejor que el 2,3% que dio en septiembre, pero peor que el 0,7% de agosto. Indumentaria también tuvo una buena evolución ya que llegó a 3,6%, tras el 4,9% de septiembre (aunque agosto había dado 0,8%). Atención médica y gastos de salud tuvo, al igual que vivienda y servicios básicos, una aceleración fuerte, ya que dio 3,4% y en septiembre había dado 1,1%, lo que se explica por el aumento de 9% de las prepagas. Educación incrementó al 1%, tras el 0,3% de septiembre.

Otro dato clave son los precios con fuerte comportamiento estacional. El 0,2% que dio la inflación general en agosto se explicaba en gran parte por unos estacionales que tuvieron una reducción muy marcada (-4,3%) e incluso llegaron a empujar hacia abajo más fuerte que los regulados (la incidencia fue -0,47% contra -0,41%). En octubre, en cambio, incrementaron 2% y no ayudaron.

Visiones negativas

Los datos de la núcleo parecen haber generado algunas sorpresas. Eduardo Levy Yeyati, CEO de Elypsis, dijo: “Lamentable y sorpresivamente la inflación núcleo repuntó, así que el espacio para un recorte de tasas se redujo un poco. La situación es demasiado compleja como para dar recomendaciones taxativas”.

Acerca de la cuestión tasas- IPC, el ex viceministro de Economía y actual rector de UCEMA, Carlos Rodríguez, twitteó: “Subió la inflación core y bajaron las tasas? ¿¿¿objetivos de inflación???”. Si bien referido a la núcleo de Ciudad, el ex subsecretario de Financiamiento, Miguel Kiguel, opinó: “Lo más preocupante es la core de CABA, que dio 2%. Ahora entendemos porqué el BCRA reduce las tasas tan lentamente”.

La consultora LCG afirmó: “El dato negativo es que la inflación núcleo se aceleró a 1,8%, el valor más alto de los últimos 3 meses. La baja de tasa del BCRA evidenciaría mayor priorización para reanimar actividad económica”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés