El Economista - 70 años
Versión digital

vie 15 Oct

BUE 15°C

Versión digital

vie 15 Oct

BUE 15°C

El impacto del ajuste tarifario sobre la economía

¿Qué pasará con la tasa de inflación, el consumo privado y las cuentas públicas?

07-02-2016
Compartir

El ajuste tarifario anunciado recientemente tiene como objetivo recomponer el precio que reciben las empresas generadoras de energía, reemplazando con ingresos genuinos una parte sustancial de los costos de producción que hasta ahora eran subsidiados por el Estado. Ahora bien, ¿cómo impacta el nuevo esquema en la economía?

Todas las miradas apuntan a la dinámica inflacionaria. Según Elypsis, y tal como anticipábamos en la suba de precios en el primer mes del año fue cercana a 3%. Más precisamente, 2,8%. En diciembre, había sido de 3,9%. Es una inflación alta, sin dudas, pero no tan alta como presagiaban muchos. Aunque, es cierto, hay estimaciones más altas, por ejemplo, la de la CGT moyanista: 3,55%.

Pero ahora, ajuste tarifario mediante, la tendencia a la baja se revertirá. “Un incremento tarifario de importante magnitud afectaría el costo de vida, siendo a su vez capturado con mayor intensidad por el nuevo índice de referencia (IPCBA), ya que el mismo cubre el ámbito de la ciudad de Buenos Aires, donde las tarifas se encuentran más atrasadas”, admiten desde el Banco Ciudad.

La suba podría complicar la intención oficial de fijar un tope cercano a 25% para las paritarias. Los sindicatos se sentarán a negociar con una inflación alta y en ascenso. Serán meses difíciles para Jorge Triaca, ministro de Trabajo. Sin embargo, el Gobierno tiene algunas herramientas para negociar y acercar posiciones: una elevación Mínimo No Imponible (MNI) del Impuesto a las Ganancias, subas y ampliaciones de la AUH y otros mecanismos (AAFF, obras sociales sindicales, etcétera).

Desde el punto de vista macroeconómico, la suba en la inflación podría reactivar los apetitos dolarizadores (el dólar volvería a atrasarse), obligando el BCRA a subir las tasas (afectando el nivel de actividad) o subiendo más el “billete” (alimentando la inflación). No está todo dicho en el frente cambiario.

Por ahora, el plan oficial de lograr una inflación de 20-25% en 2016 parece demasiado ambicioso.

El consumo privado

Los mayores costos de un servicio inelástico (en criollo, la gente seguirá usando electricidad) impactará sobre el consumo pues disminuirá el ingreso disponible de las familias.

Sin embargo, el impacto podría llegar a no ser tan grande pues el ajuste recaerá sobre los sectores con mayor capacidad de ahorro y, teóricamente, no deberían sacrificar el consumo de otros bienes y servicios. Apunta el Banco Ciudad que sólo 30% de los residentes en el AMBA serán afectados por el ajuste.

Las cuentas públicas

“Se trata de un primer paso hacia una moderación en el gasto público, que en la última década exhibió una marcada dinámica ascendente, con los subsidios jugando un rol preponderante”, festejan, lógicamente, desde el Banco Ciudad.

¿Cuánto se ahorrará el Estado con la quita de subsidios? Según calculó “Juanjo” Aranguren, los subsidios a la energía eléctrica serán de US$ 7.500 M en 2016 (1,5% del PIB). Sin el ajuste, hubieran sido de US$ 11.500 M. ¿Cuánto se ahorra el Estado? Medio punto del PIB. La lectura es clara: el ajuste fiscal recién ha comenzado y será necesario encontrar más “elefantes en la sala” para cumplir con las metas oficiales.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés