El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

El Gobierno promete medio billón en infraestructura en 2018

En 2018, “la inversión en infraestructura va a aumentar 50% en términos reales”, dicen en Jefatura de Gabinete

20-09-2017
Compartir

“El año que viene la inversión en infraestructura en Argentina va a aumentar 50% en términos reales”, dicen desde la Jefatura de Gabinete en una de sus nuevas cartas. La misiva es la sexta y se aboca exclusivamente a los planes de infraestructura de 2018. En números, la inversión pasará de $ 269.417 millones a $ 436.313 millones. “Medido como porcentaje de la economía, el crecimiento también es impresionante”, dicen cerca de Marcos Peña. En 2017, la obra en infraestructura federal del país será equivalente a 2,6% del PIB “y el año que viene va a aumentar casi un punto entero a 3,5%”.

Y, agregan, no es una hipótesis o una mera promesa. “Buena parte de las obras presupuestadas para el año que viene ya están actualmente en construcción ?para ser terminadas en 2018 o después?, ya han sido licitadas ?y está previsto el inicio de la obra para los próximos meses o en algún momento del año que viene?, o serán licitadas antes del final de 2017, con fecha de inicio en los meses siguientes”, dicen en la Jefatura.

Los detalles

“La extensión de las redes de agua y cloacas (en el conurbano ?de la mano de AySA? y en el interior) ya están viajando a toda velocidad, y seguirán haciéndolo en 2018. Habrá casi 2.000 kilómetros de autopistas en obra, y más de 2.000 salas de jardines de infantes financiadas por el Gobierno. En energía, se iniciará la construcción de cuatro gasoductos clave, ocho líneas de alta tensión y la cuarta central nuclear en Atucha. Las represas sobre el río Santa Cruz comenzarán a ser construidas, toda vez que esperamos que la Justicia levante la medida cautelar producida la Audiencia Pública dispuesta por la Corte Suprema y cuyos resultados hemos considerado. Todas estas obras, que contribuyen a este incremento del 50% en la inversión en infraestructura, ya atravesaron la fase de planificación, definición y búsqueda de financiamiento y ya están en alguna fase de su proceso de ejecución”, detallan desde la Casa Rosada.

Vienen los PPP

Una novedad fundamental de este proceso, agregan, es que más de la mitad de las obras nuevas se van a hacer con financiación público-privada, en la forma de compromisos asumidos por las distribuidoras de gas y electricidad, acuerdos bilaterales gobierno a gobierno, concesiones o con el sistema PPP, aprobado el año pasado por el Congreso y que ahora empieza a tomar vuelo.

“El PPP, que ya se usa y con éxito en varios países de la región, como Brasil, Colombia y Chile, le permite al Estado hacer grandes obras de infraestructura sin poner la plata al principio sino a lo largo de veinte o treinta años. Obras que van a aprovechar varias generaciones se pagan, de esta manera, también en plazos largos. Si tuvieran que financiarse en sólo tres o cuatro años, como una obra normal, no podrían hacerse o se harían muchas menos de las necesarias”, explican.

Sostener

“Si somos capaces de mantener este rumbo invirtiendo en obras indispensables más del 4% del PBI durante muchos años, de manera transparente y eficiente, estaremos construyendo una plataforma sólida y moderna para que todos los argentinos puedan desarrollarse”, concluyen.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés