El Economista - 70 años
Versión digital

lun 15 Ago

BUE 10°C
Versión digital

lun 15 Ago

BUE 10°C

El Gobierno anunció el plan industrial

Metas para el 2020.

11-10-2011
Compartir

El Gobierno presentó el Plan Estratégico Industrial 2020, mediante el cual se busca una serie de objetivos muy ambiciosos como pasar de una inversión de 24% del PIB a otra de 28%, duplicar

el producto sectorial hasta alcanzar U$S 140 mil millones, crear un millón y medio más de puestos de trabajo en los próximos nueve años, bajar la tasa de desocupación al 5%, y sustituir

importaciones por el equivalente al 45% del nivel actual. Así fue anunciado por la presidenta

Cristina Fernández, en un plan que fue elaborado conjuntamente entre el Ministerio de Industria,

universidades, cámaras empresarias, sindicatos y provincias en el intento de fortalecer el vínculo entre el sector público y privado en materia productiva.

La base de la estrategia impulsada por el Gobierno, es la participación estatal en ese nuevo proceso de industrialización, sosteniendo la demanda para asegurar la oferta. “El sector privado debe trabajar codo a codo con el sector público, el Estado debe intervenir para regular que el crecimiento no sea concentrado en un sector y alcance a todos el desarrollo económico con inclusión social”, advirtió la Presidenta desde Venado Tuerto, elegida para lanzar el plan.

En el sector fabril fue recibido con optimismo que la industria sea considerada como un nicho estratégico para el desarrollo del país, y algunos empresarios recordaron que la última vez que la Argentina tuvo una política industrial planificada y definida estratégicamente, fue en la década del '50.

Sin embargo, los anuncios quedaron algo deslucidos por la preocupación actual que tienen muchos empresarios, que están viendo los primeros impactos de la crisis internacional y sobre todo de la desaceleración de la demanda brasileña que se sentirá con particular intensidad en la actividad fabril. A su vez, el tema central entre industriales es el tipo de cambio, que está quedando sobrevaluado frente a la evolución acelerada de la inflación interna y la trayectoria que están siguiendo las monedas de algunos socios comerciales importantes.

Para los empresarios es clave que la tasa de inflación se reduzca antes de que comiencen las negociaciones salariales para poder cerrar acuerdos por porcentajes menores a los de este año. De lo contrario, y en caso de mantenerse la actual política cambiaria, los salarios en dólares darán otro salto.

(De la edición impresa)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés