El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 17°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 17°C

“El frente fiscal es la pata más floja del plan”, según informe

El desafío fiscal se perfilaba como uno de los más complejos para Cambiemos. Y lo está siendo. “Los resultados alcanzados en términos de reducción del déficit fiscal, primario y financiero, son por ahora poco significativos o, incluso, nulos”, dice Consultora Ledesma.

24-08-2016
Compartir

Tras la publicación del resultado fiscal de julio, los analistas volvieron a posar su mirada sobre el estado de las cuentas públicas. Un tema no tan debatido como se debería, pese a que tiene una importancia medular y transversal en las demás variables de la economía.

“El déficit fiscal fue y es por lejos el desequilibrio macroeconómico básico que enfrenta la economía local, tanto por su magnitud como por sus implicancias para la política monetaria y efectos negativos asociados a su sostenimiento y profundización durante los últimos años”, sostiene un informe de Consultora Ledesma, difundido ayer. “El frente fiscal es la pata más floja del plan”, agrega.

El desafío

Allá por diciembre de 2015, el desafío presupuestario se perfilaba como uno de los más complejos de sortear para Cambiemos, y no sólo porque el proceso de “consolidación fiscal” siempre es difícil de instrumentar en un país, como este, en el cual la demanda de gasto público es elevadísima.

También, señala el informe, porque la presión tributaria ya era récord (y no permitía apuntalar los ingresos por esa vía) y, por lo tanto, era “indispensable” alguna dosis de “racionalización tributaria”. El desafío era, y sigue siendo, recomponer las cuentas públicas y, en simultáneo, aflojar la presión tributaria sobre la economía.

¿Entonces? “Lamentablemente, los datos de los primeros siete meses y, en particular, del mes de julio muestran que, a pesar de los esfuerzos realizados por la Administración Macri por el lado de la racionalización del gasto público, los resultados alcanzados en términos de reducción del déficit fiscal del Sector Público Nacional, primario y financiero, son por ahora poco significativos o, incluso, nulos”, expresan desde Consultora Ledesma. Agregan que “además, el ajuste del gasto público está concentrado sobre el gasto de capital, lo que le imprime un sesgo marcadamente procíclico al proceso y le quita sustentabilidad”.

Los números

En julio, el Sector Público Nacional No Financiero (SPNNF) registró un rojo primario de $ 25.715 millones, “más que duplicando en términos nominales el déficit registrado durante el mismo mes del año pasado y superándolo en casi 44% si consideramos los valores ajustados por inflación (variación real o deflactada)”, dice el informe.

Si bien tanto los egresos como los ingresos crecen por debajo de la inflación, “se sostiene una brecha significativa entre la tasa de crecimiento de los primeros y los segundos, derivándose el ya mencionado incremento del déficit primario”. En concreto, en julio el gasto se expandió a 30,7% y los ingresos primarios del SPNNF corrieron de atrás (22,2%).

La desaceleración de los ingresos era esperable dados los cambios impositivos (retenciones y Ganancias, centralmente), y larecesión en curso. Menos esperable, en cambio, fue el comportamiento del gasto del rubro transferencias corrientes (al sector público y privado), que fue positivo en términos reales pese a que “ese era el corazón del ajuste fiscal que el propio Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas había proyectado para el año en curso, al asignarle una reducción de 1,5 puntos del PIB”. El fallo de la Corte complica aún más las cosas y obtura la posibilidad de ver ajustes reales en ese renglón en el corto plazo. El grueso del ajuste, calculan desde Consultora Ledesma, recayó sobre los gastos de capital.

Ojo con los intereses

Según el informe, en julio se percibió “un fuerte crecimiento del gasto en concepto de intereses de la deuda”: el rojo financiero del mes pasado ascendió, en concreto, a $ 31.080 millones frente al resultado financiero negativo de $ 1.036 millones registrado en julio de 2015. “El déficit financiero del SPNNF promedió un nivel de 5,8% del PIB durante los primeros siete meses de 2016, incrementándose en 0,4 puntos porcentuales respecto del período comprable de 2015”, dice el informe. También critica el uso de la rentabilidad del FGS para financiar gastos corrientes. La Anses utilizó rentas del FGS por $ 42.314 millones durante los primeros siete meses de 2016, cifra que superó en 53% nominal el monto utilizado durante el mismo período de 2015.“En términos del PIB, estamos hablando de recursos equivalentes a 1% del mismo, 0,1 punto más que el 0,9 puntos del PIB utilizado en igual período de 2015”, computa el informe. Asimismo, el BCRA giró utilidades al Tesoro por $45.000 millones (1,1% del PIB) en el mismo periodo.

Meta y advertencias

Según Consultora Ledesma, los resultados antes comentados “están en línea con una meta oficial de déficit primario de 4,8% del PIB para 2016” aunque, advierte, “no lo están con una de reducción genuina del déficit primario del SPNNF” pues, dado el recálculo aplicado por el Indec sobre el PBI, el rojo primario registrado en 2015, ascendió a 4% del PIB.

“Ergo, para lograr un ajuste de la magnitud que se manejaba a inicios, el resultado primario de 2016 debería estar bien por debajo de 4% anual. Algo que a la luz de los datos de los primeros siete meses, un gasto público que por cuestiones estacionales tiende a aumentar más fuerte y por encima de los ingresos durante el segundo semestre y sobretodo en el último trimestre, y el reciente fallo de la CSJN ya no pareciera ser alcanzable”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés