“El fallo de la Corte por la coparticipación fue caprichoso”

Entrevista a Sebastián García de Luca, Secretario del Interior de la Nación.

26-05-2016
Compartir

¿Qué significa en términos económicos y políticos haber alcanzado un acuerdo como el que lograron con los gobernadores la semana pasada?

Lo que sucedió la semana pasada fue la continuación de la reunión en Olivos que tuvo  el Presidente con los gobernadores el 11 de diciembre. Y no solamente ha sido una continuación de reuniones como forma diferente de hacer política, sino también una concreción de hechos. Los gobernadores no tenían este espacio de discusión, de poder plantear temas regionales. Pero además hay hechos concretos como fue el acuerdo histórico al que llegamos la semana pasada. Formalmente, es la primera vez que la Nación cede recursos a las provincias en un acuerdo fiscal. Lo que ha hecho este  Gobierno es parte de una concepción de Mauricio Macri de entender en serio a los gobernadores e intendentes como socios de su gestión, puesto que todos han tenido respuestas a sus problemas, y ninguno ha sido discriminado, tratado aparte o no se le ha buscado la solución.

Si bien en 2016 el 9% que se va a devolver es significativo en relación a los presupuestos provinciales, el 3% que se va a dar en efectivo no lo es tanto, mientras que el otro 6% es verdad un préstamo. ¿No relativiza eso la idea de un acuerdo histórico?

Es un préstamo pero a una tasa que está en mejores condiciones que las del mercado. Por otro lado, el 3% es acumulativo obviamente por las condiciones financieras en las que hemos asumido el Gobierno. Ojalá pudiéramos tener la disponibilidad de fondos para devolverle el 15% completo ahora. Eso también lo saben los gobernadores, que la gradualidad viene de la mano del estado de situación de las cuentas que nos dejó el kirchnerismo. Pero también entienden la buena voluntad y la decisión política de Macri, que va a ser el Presidente más federal de la Historia, no tengo la menor duda.

Es decir, ¿es el mejor acuerdo posible, y no el más deseable?

Totalmente. Son las condiciones que nos dejó el kirchnerismo.

El acuerdo no les cierra la puerta a los juicios por el stock adeudado. ¿Cuál fue la razón por la que no se incluyó esta deuda y por qué sí se le deja seguir litigando ahora?

Es parte de un reclamo judicial de una etapa en la que nosotros no eramos parte del Gobierno, con lo cual no podíamos interferir en esa cuestión judicial. Es parte de una respuesta que debe dar la Justicia. Nosotros estamos convencidos de que los problemas de la política los tiene que resolver la política, y este arreglo ha sido parte de buscar esa resolución, de defender la política en términos de lo que implica dar soluciones. Pero dejamos abierta la posibilidad a quienes quieran iniciar o seguir los caminos judiciales.

¿Puede llegar a ser un problema a futuro, teniendo en cuenta que las provincias que litigaron han conseguido resultados favorables?

Uno no puede opinar sobre en qué momento puede fallar la Justicia. Para los casos de las tres provincias, tardó nueve años en dar una respuesta.

¿Los condicionó la Corte con el fallo de diciembre?

No lo tomo como un condicionante, lo tomo como un fallo raro. Durante doce años la Justicia no falló y a diez días de asumir un nuevo Gobierno, lo hizo (Ricardo) Lorenzetti y la Corte. Pero bueno, es un fallo de la Justicia y lo respetamos.

¿Qué consecuencias va a traer ahora que existan varios acuerdos de coparticipación cruzados, con provincias que van a estar recibiendo el 16,9% de Afip y la Anses, una recibiendo el 15% completo, otras con 3%, algunas con cajas previsionales cedidas a la Nación, otras no?

Santa Fe, Córdoba y San Luis son tres provincias que han sido discriminadas por el kirchnerismo en los últimos doce años, con lo cual tienen una necesidad de obra pública importante que no la han podido hacer antes, a diferencia de por ejemplo la mayoría de las provincias que las rodean. Pero bueno, fue parte de un fallo caprichoso de la justicia que no marcó jurisprudencia porque Córdoba y Santa Fe mantienen su caja de jubilados, mientras San Luis la transfirió. Fue el fallo de la Justicia y lo respetamos, independientemente de las consecuencias que se generen alrededor. Es parte de la decisión del Presidente que todas las provincias puedan tener ese beneficio, pero no lo podemos hacer de manera total e inmediata por la situación que nos dejó el kirchnerismo.

El gobernador cordobés Juan Schiaretti dijo que ahora se viene justamente el debate por las cajas previsionales. ¿Tienen pensado alguna reunión con Córdoba y las demás que no transfirieron las cajas de jubilación a la Nación en los '90?

Estamos abiertos a todas las discusiones de las que mantienen las cajas de jubilados, que tienen desfases o que no han tenido auditorías en los últimos años. Charlaremos esos temas y muchos más en las próximas reuniones. Bien venido sea el mecanismo de reuniones en conjunto con gobernadores y e ltratamiento de problemas generales y de cada provincia.

¿En qué estado está el tema de la obra pública, que es fundamental tanto para las provincias como para la economía en su conjunto?

Terminamos de pagar toda la deuda que nos dejó el kirchnerismo, con lo cual estamos en un proceso de reactivar muchas obras. Algunas ya se han reactivado, y estamos licitando a diario las de Aysa, y constantemente se están generando proyectos e inversiones y créditos internacionales. Estamos en una dinámica de motorizar la obra pública de una manera lo más rápida posible para generar trabajo, para dar esa infraestructura que nuestro país tanto necesita. Ojalá sigamos en ese camino con los gobernadores y podamos también empezar a descentralizar responsabilidades así como estamos descentralizando recursos. Es un debate que se debe la democracia y nuestro federalismo. Es un tema que se ha planteado y que ojalá cuando terminemos este mandato podamos tener más definido para que la sociedad tenga más claro quién tiene que resolver cada tema y quién es el culpable o el beneficiario de que las cosas funcionen mal o bien. Es un proceso a largo plazo, pero vamos hacia ese camino.

¿En términos económicos no hay un dilema entre las metas fiscales y el impulso a la obra pública?

Creemos que se puede administrar muy bien gestionando los recursos. Hay mucha obra pública que no se pudo realizar por las mismas razones que estamos viendo ex funcionarios pasando por Comodoro Py. Es un desafío de Argentina, y el Presidente está con total compromiso de darle transparencia a la obra pública para que el dinero que aportan los vecinos en impuestos después se vea reflejado en la calle y no en el tamaño de la casa de algún funcionario.

Algunos gobernadores si bien celebran que el Gobierno Nacional esté cumpliendo las  deudas, advierten que cuanto más se demoren los nuevos proyectos de obra pública, más tardará en llegar el momento en el que se vean las consecuencias positivas de ellas. ¿Existe también un dilema de tiempos?

Somos muy transparentes y eso requiere procesos administrativos que hay que  respetar. Somos los que más queremos que se agilice la obra pública y estamos en ese camino, pero también somos responsables para que el aporte de los vecinos se vea  reflejado en obra pública. No queremos que existan pícaros ni se apuren los procesos que lleva la ley. Obviamente, quizás lleve un poco más de tiempo respecto a la discrecionalidad a la que estaba acostumbrado el kirchnerismo.

Por último, vienen teniendo muchas reuniones con intendentes, además de los  gobernadores. ¿Cómo llevan esa relación?¿Qué les reclaman en esos encuentros?

Tenemos muy buen diálogo. Con la Secretaría de Asuntos Municipales, con Aída Ayala  y Lucas Delfino, hemos venido dialogando con muchísimos intendentes y atendiendo sus problemas, y muchos nos hacen reclamos por la situación de la coparticipación en sus provincias, porque hay muchos gobernadores que son federales para reclamar en Buenos Aires pero son unitarios en sus provincias. Es un reclamo que están haciendo muchos intendentes y que se vendrá en el próximo tiempo.

El lunes se anunció un tope de 400% para la suba de tarifas de gas en la patagonia. ¿No hubo en ese retroceso un reconocimiento de cierto error de cálculo en un primer momento?

Es algo queplanteó el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, por ejemplo. Lo que hemos hecho es sincerar la situación energética en nuestro país. Obviamente que  hacerlo después de tantos años de atraso tarifario nos lleva a tomar decisiones incómodas, como el aumento de tarifas. Pero es parte de decirle la verdad a los argentinos, de buscar que se hagan las inversiones para recuperar la soberanía energética que hemos perdido. Y lo que pasó el lunes es parte también de ese diálogo  con los gobernadores, algo que han reconocido todos en la mesa. Poder tener ante una decisión de política energética y económica la posibilidad de poder plantear la situación de cada provincia es algo que antes no pasaba. No me parece que haya un reconocimiento de un error. Es algo que plantearon los gobernadores, pero de parte nuestra creemos que hubo un análisis y que eso llevó a tomar algunas correcciones.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés