El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 11°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 11°C

El empleo registrado creció 0,3% en mayo según datos oficiales

Se incorporaron 31.600 trabajadores, y eso constituye la mejor marca del último tiempo

27-07-2017
Compartir

Por Delfina Torres Cabreros

El empleo registrado sigue creciendo a paso lento: 31.600 trabajadores se incorporaron al mercado de trabajo en mayo, 10.200 de ellos como asalariados privados, según datos que dio a conocer ayer el Ministerio de Trabajo. En términos relativos la mejora es ínfima ?0,3% y 0,2% respectivamente? pero entre los funcionarios de la cartera laboral fue recibida con optimismo al ser considerada como parte de una tendencia que, de sostenerse, multiplicará los puestos de trabajo hacia fin de año. Además, el informe señala que el salario real promedio ?descontada la inflación? mejoró 4,5% interanual, ubicándose por encima del índice de precios.

El informe elaborado a partir de los registros administrativos del sistema de la seguridad social (Sistema Integrado Previsional Argentino y cajas previsionales no transferidas) revela que en mayo se contaron 176.200 trabajadores registrados más que en el mismo mes de 2016 y 269.000 más que en 2015, siempre teniendo en cuenta la serie desestacionalizada.

De todos modos, la masa total de trabajadores registrados, que es de 12,1 millones de personas, se encuentra apenas por encima de los niveles de finales de 2015. El punto que los funcionarios del Ministerio de Trabajo rescataron como logro mayor es el de haber logrado “revertir” la composición de la mejora: ahora el empleo en el sector privado crece con más fuerza que en el público.

Según argumentaron, en el período 2012-2015 cada 10 trabajadores que se incorporaron al sector privado se sumaron 15 en el sector público. En 2016 esta relación se equiparó, al ingresar 10 públicos por cada 10 privados y en 2017 se redujo a 4 públicos por cada 10 privados. “Esto es lo que buscamos desde el principio: impulsar el sector privado sin disminuir necesariamente el trabajo público”, enfatizó en su reunión mensual con periodistas José Anchorena, subsecretario de Estadísticas, Estudios y Políticas Laborales.

De todos modos, si se realiza una comparación más precisa y se toma sólo los asalariados del sector privado (dejando fuera a monotributistas, trabajadores de casas particulares y autónomos, que también conforman el universo del empleo privado) se advierte que el crecimiento todavía se mantiene por detrás del de los asalariados del sector público: 0,2% contra 0,3%, según las variaciones mensuales de mayo.

Respecto al empleo en el sector privado total la mejora fue del 0,3%: 22.200 trabajadores más. Los funcionarios señalaron que se trata de algo “auspicioso” si se piensa que este dato anualizado  representaría entre 360.000 y 380.000 nuevos puestos. La mayoría de las incorporaciones corresponden a la categoría de monotributistas (+11.200), lo que combinado con el achicamiento registrado entre los autónomos (-1.100) puede interpretarse como el efecto de una recategorización generada por la modificación de las escalas de facturación del monotributo.

Los sectores que mayor impulso le dieron al empleo asalariado privado fue Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (0,4%, 3.300 nuevos trabajadores), Construcción (0,4%, 1.900 trabajadores) y Hoteles y restaurantes (0,5%, 1.400). En la comparación anual, la construcción se destaca, con una variación del 7,7% y 31.200 incorporaciones. La industria manufacturera es el sector que más dificultades tiene para recuperarse, exhibiendo todavía un balance anual negativo: -2,8%, lo que significa que aún se encuentra 34.200 trabajadores abajo respecto de mayo de 2016.

Salarios

El informe revela que en términos reales el salario promedio aumentó en mayo 4,5% interanual.  Argumentando que la dinámica del salario efectivo viene siguiendo un recorrido similar al de convenio, los técnicos de la cartera de Trabajo proyectaron los salarios hasta diciembre de 2017 tomando como referencia 23 convenios que abarcan a más de 3,5 millones de trabajadores y lo compararon con el derrotero estimado para el IPC Nacional. De este ejercicio concluyeron que los salarios permanecerán hasta fin de año algunos puntos por encima de los precios, acompañándose en una curva descendente. “Esto se llama desinflación”, resumió Anchorena.

Por otro lado, el sueldo medio de los asalariados privados en mayo fue de $23.456, 29,4% más que un año atrás, mientras la mitad de esos trabajadores percibió menos de $18.923 bruto, lo que representa una suba anual del 27,7%.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés