El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 25°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 25°C

El dólar seguirá sin sobresaltos en el verano (y también más allá)

25-10-2016
Compartir

por Leandro Gabin

La tranquilidad cambiaria que vive Argentina es un dato de la realidad que preocupa (en alguna medida) al Gobierno. En boca del secretario de Finanzas, Luis Caputo, “tenemos un problema para sostener al dólar”. Esto se ve a las claras este mes.

Ayer, el billete en el circuito mayorista, en el que operan bancos y empresas, cortó tres ruedas consecutivas de bajas y cerró en $ 15,046 para la compra y $ 15,146 para la venta. Ya baja 15 centavos en el mes contra el cierre de septiembre y despiertan las luces de alerta por la tan mentada “apreciación cambiaria”.

La preocupación no es algo reciente, si bien el billete venía de crecer poco en relación a la inflación. En septiembre, por ejemplo, la divisa había experimentado una suba de 38 centavos cuando cerró en $ 15,31. En el año (hasta septiembre incluido), el tipo de cambio acumulaba una suba de poco más de 17,4% con relación a diciembre 2015. Ahora ese porcentaje cayó por la baja del tipo de cambio de octubre, que serrucha poco más de quince centavos.

En el mercado financiero creen que la tendencia seguirá calma y sin demasiados sobresaltos. Pero, claro, se estima que el precio del dólar se encarecerá casi 1,5 pesos de ahora a los próximos seis meses. En el año, el billete mayorista pasó de poco más de $ 13,20 al $ 15,15 actual (con picos más altos). Esto surge de tomar lo que pagan los grandes jugadores del sistema financiero en el mercado de dólar futuro, tanto el que opera a nivel local como el Rofex como los Non Deliverable Forwards (NDF) que son los contratos que se negocian en Nueva York entre los bancos de inversión.

El precio del contrato de dólar futuro en el Rofex para los próximos seis meses, o sea pasando todo el verano y hasta fines de abril, marca una cotización de $ 16,60. En tanto, en Nueva York, el mismo contrato opera a $ 16,80, o sea prácticamente el mismo precio (cuando históricamente había mucha diferencia de precio porque el BCRA intervenía en la plaza local pero no en Estados Unidos). En la actualidad, el BCRA no opera en los futuros y, por ende, los precios reflejan lo que unos pagan y otros venden libremente sin “la mano invisible” oficial.

Para el cortísimo plazo tampoco se prevén cambios. El NDF, pero a un mes, está cotizando actualmente en $ 15,35 mientras que el contrato más largo (pero no tan negociado, con lo cual pierde algo de representatividad) que es el de un año de plazo marca un precio de $18 por dólar. Todas evidencias de que el dólar no se disparará en Argentina ni en el corto, mediano, ni largo plazos.

La tranquilidad del dólar de cara a fin de año y para los próximos meses responde a varios factores. Uno de ellos tiene que ver con el resultado del blanqueo de capitales. Si bien el plan oficial estuvo diseñado para que no necesariamente aquellos que ingresen deban traer sus dólares (excepto la opción cash), con el pago de la multa impuesta serán dólares contantes y sonantes que entran al sistema. Se calcula que un porcentaje no menor del total que genere el blanqueo ingresará al mercado local, entre 30% y 15% que presionará al dólar.

También juegan a favor de la estabilidad del mercado cambiario la liquidación de los dólares del comercio exterior (que siguen en forma interesante) y que el BCRA está determinado en mantener tasas reales positivas en pesos para los ahorristas, lo que desincentiva la búsqueda de dólares.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés