El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 25°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 25°C

El BONY se niega a transferir pago de multa del blanqueo al Nación

21-10-2016
Compartir

por Leandro Gabin

Parece algo insólito. Pero si bien el default de la deuda se arregló con la mayoría de los holdouts, aún quedan alrededor de US$ 1.000 millones sin pagarse (que podrían ser de personas que ya fallecieron o una herencia sin reclamar) que estarían entorpeciendo al normal funcionamiento del blanqueo.

Si bien esta semana se conoció que uno de los últimos acreedores había perdido en EE.UU. el reclamo judicial, lo que se leyó como el final de los juicios contra el país, pareciera no ser tan así para algunos. Trascendió en las últimas horas algunos problemas para los argentinos que tienen cuentas en EE.UU. que quieren blanquear ese dinero, sin traerlo al país. Algunos bancos no quieren transferir el pago de la multa al Banco Nación (sucursal Nueva York) por temor a un “pedido de embargo de algún holdout”.

Esto pasa en una entidad con una historia con el país, como el Bank of New York Mellon (BONY) que fue la entidad pagadora de los bonos argentinos hasta que el juez Thomas Griesa le prohibió hacerlo por el default.

En ese momento, incluso, el kirchnerismo, enojado con el BONY, terminó el contrato que tenía el país con la entidad y la reemplazó por Nación Fideicomisos. En este caso, el problema surge a través de su banca de inversión, que se llama Pershing LCC. En EE.UU., todos los bancos comerciales, como es el BONY, tiene su pata de inversión afuera (algo que es así desde la crisis de Lehman Brothers, cuando se endureció la regulación). En este caso, el BONY trabaja con Pershing, como Bank of America lo hace con Merrill Lynch, por ejemplo.

El caso es que los clientes argentinos de Pershing fueron notificados, de manera informal obviamente, que la entidad no podía transferir el 10% en concepto de multa al blanquear su cuenta no declarada “por el riesgo de embargo que existe por los holdouts”. Algo raro, ya que el país prácticamente salió del default de la deuda y del desacato ante Griesa cuando arregló con los bonistas más intransigentes, como Paul Singer y Kenneth Dart.

Para el ahorrista argentino, esto es claramente un problema de logística. Si quiere blanquear una cuenta y pagar el 10% de multa que corresponde, el Gobierno había habilitado especialmente una cuenta del Banco Nación en Nueva York para que el cliente no tenga que transferir desde EE.UU. a Buenos Aires. “Hasta que queden acreedores, el banco tiene prohibido las transferencias a organismos del Estado, y el BONY entiende que el Banco Nación es un organismo del Estado”, explicó una persona familiarizada con este tema.

En el mercado financiero también se habló, algo que no se pudo comprobar más allá de rumores, que el JP Morgan (o su brazo de banca de inversión) estaría en el mismo dilema que el BONY. Ambos habían sido alcanzados por demandas judiciales de Elliott en su momento para que no toquen dinero de argentinos.

Esto hace que si el cliente argentino tiene una cuenta en Pershing, o sea en el BONY, y quiere blanquearla, sí o sí necesita o tener dinero en Argentina para pagarlo (y declarado, sino tendría que pagar multa por eso también) o encontrar la forma de “traerla” a Argentina. Por eso hay muchos que en lugar de hacer esa transferencia al Nación de Nueva York, deberán traer el equivalente de esa multa y pagar en Buenos Aires. O abrir una cuenta en otra entidad de EE.UU. y transferir ese dinero para la multa al Nación.

¿Cuánto representa esto para el blanqueo? No hay forma de contabilizarlo y posiblemente no tenga demasiado impacto. Aunque sí en lo simbólico, ya que el Gobierno buscó recontratar al BONY como entidad pagadora de los bonos argentinos. Pero desde el lado del banco también hay ciertas razones. Hace pocos días se conoció el fallo en contra del pedido de Mohammad Ladjevardian, titular del fondo United Capital Investments, que intentó embargar fondos que estaban en poder JP Morgan y Bank of New York. “En realidad, el banco analiza bien la situación y prefiere correrse por las dudas. Hacen lo que le indican los abogados”, explicaba otra fuente con conocimiento del tema.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés