El Economista - 70 años
Versión digital

mar 05 Jul

BUE 12°C
Versión digital

mar 05 Jul

BUE 12°C
Anuncio

El BCRA subió la tasa de referencia a 44,5% y la de los plazos fijos menores a $10 millones hasta 43,5%

La decisión, anticipada por el mercado dada la inflación y el pedido del FMI, fue dispuesta por el Directorio del BCRA

Para el resto de los depósitos del sector privado, la tasa mínima garantizada será de 41,5%, lo que representa una TEA de 50,4%
Para el resto de los depósitos del sector privado, la tasa mínima garantizada será de 41,5%, lo que representa una TEA de 50,4% .
22-03-2022
Compartir

El Directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA) dispuso hoy elevar en 200 puntos básicos la tasa de interés nominal anual de las Letras de Liquidez (Leliq) a 28 días, pasando de 42,5% a 44,5%. 

En línea con la suba de la tasa de interés de política monetaria, a los efectos de propiciar su transmisión plena al retorno de las colocaciones a plazo en pesos, el Directorio del BCRA elevó los límites mínimos de las tasas de interés sobre los plazos fijos. 

Para personas humanas, el nuevo piso se fija en 43,5% anual para las imposiciones a 30 días hasta $10 millones, lo que representa un rendimiento de 53,3% de tasa efectiva anual (TEA). 

  • Para el resto de los depósitos del sector privado la tasa mínima garantizada se establece en 41,5%, lo que representa una Tasa Efectiva Anual de 50,4%. 

"Las tasas de interés activas se mantienen en niveles favorables, en especial para la inversión y la producción, y el sector mipymes", dijeron desde el BCRA. 

En un comunicado posterior, dijeron que se prorrogó hasta el 30 de septiembre la Línea de Financiamiento para la Inversión Productiva (LFIP), la principal vía por la que se canalizan los créditos a Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes).

Adicionalmente, el BCRA seguirá regulando ciertas tasas claves para el consumo de las familias. 

En sus Objetivos y Planes para 2022, el BCRA informó que comenzaba a dejar atrás el periodo de políticas excepcionales generado por la pandemia y retomaba los lineamentos enunciados en enero de 2020. 

Por eso, pero sobre todo por el pedido del FMI y la suba de la inflación, se produjeron las subas de tasas en enero y febrero “y ahora se ajusta dicha estrategia con el objeto de establecer un sendero de tasa de interés de política de manera de propender hacia retornos reales positivos sobre las inversiones en moneda local y de preservar la estabilidad monetaria y cambiaria”.

“Cabe mencionar que la economía mundial enfrenta un shock de oferta que se traduce en subas de los precios de todas las commodities y otros productos claves de la cadena productiva de dimensiones extraordinarias. Trigo, maíz y soja, pero también petróleo, gas y fertilizantes son algunos de los ejemplos de aumentos en precios de materias primas e insumos que afectan directa e indirectamente a los precios en Argentina”, dijeron desde el BCRA. 

El Gobierno, agregó la entidad, se encuentra desarrollando medidas tendientes a mitigar el impacto en los precios locales de este shock internacional.

"El BCRA sube la tasa por el compromiso con el FMI, pero no cree en la herramienta"

Según el analista Christian Buteler, el BCRA venía corriendo la inflación de atrás. “Elevaba la tasa según la inflación pasada para que quede positiva, o casi, pero luego la inflación la hacía negativa. Bueno, ahora, ya no llega a ser positiva, ni casi, en relación a la inflación pasada, ni hablar con la futura”, dijo y señaló que “el BCRA sube la tasa por el compromiso que se firmó con el FMI, pero no es una herramienta en la cual crea”.

Los pasivos remunerados

Dado el crecimiento proyectado de la demanda de base monetaria, el BCRA estimó en su IPOM que, por cada punto de aumento de tasas de interés de política monetaria, los pasivos remunerados aumentarían en 0,07 punto del PIB. 

Aun contemplando ese efecto (ya suben 650 puntos en 2022), señalaron que, “en un contexto de menores necesidades de esterilización, durante 2022 los pasivos remunerados se reducirán en relación con el PIB”.

***

Relajan SIMI B para no entorpecer la fina

Las empresas agrícolas podrán financiar parte del incremento anual de sus importaciones de fertilizantes y fitosanitarios, como mínimo, por 90 días corridos a contar desde el registro de ingreso aduanero, cuando el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) les haya asignado la categoría B. 

Las SIMI categoría A continúan habilitando a los importadores el pago al contado. Desde el BCRA recordaron que el Ministerio de Desarrollo Productivo es el organismo encargado de administrar la política comercial, mientras que la Afip controla la capacidad económica-financiera de las empresas que importan. 

Se acerca el inicio de la cosecha fina y la guerra en Ucrania ha generado grandes tensiones en el mercado de fertilizantes y fitosanitarios.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés