El Economista - 70 años
Versión digital

sab 26 Nov

BUE 29°C
Versión digital

sab 26 Nov

BUE 29°C

El BCRA dejó quieta la tasa de pases en 26,25%

La baja de tasas, cada vez más lejos

26-07-2017
Compartir

Lo que estaba claro en la previa era que el BCRA no tenía margen para bajar la tasa. Dicho y hecho: nuevamente la autoridad monetaria dejó quieta la tasa de política monetaria, es decir la del centro del corredor de pases a 7 días, en 26,25%. Aunque dio cuenta de los números más amigables que dio junio, admitió que en julio se acelera la inflación.

No estuvo libre de críticas la decisión del BCRA. El director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, esperaba que la tasa de los pases empatara o superara a las de las Lebac más cortas, que en la última licitación, la de julio, cortaron en 26,50%. Ironizó con fuerza: “Démosle una grata y cordial despedida a los pases pasivos en, al menos, este período sabático que se están tomando como instrumento”.

Precios

El comunicado de política monetaria publicado ayer por el BCRA arrancó enumerando algunos de los números positivos que dio junio: “En las últimas dos semanas se conocieron los datos de inflación de junio correspondientes al IPC CABA, el IPC Córdoba, el IPC San Luis. La inflación mensual minorista en los distritos mencionados fue la más baja del año en curso”.

Luego el comunicado se adentró en datos un poco menos amigables: “Los índices de inflación mayorista mostraron aumentos entre 1,8% y 1,9% respecto al mes previo, mientras que sus variaciones interanuales se ubicaron entre 12,1% para el Índice de Precios Básicos del Productor (IPP) y 14,2% para el Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM)”. Tal como mencionó en su última aparición pública, durante la presentación del Informe de Política Monetaria (IPOM), para muchos analistas los precios mayoristas predicen las variaciones por venir.

Julio picante En efecto julio parece venir picante desde el vamos. Según los datos preliminares de Elypsis el IPC del mes cerraría en 2,2%. Es decir que marcaría una aceleración importante respecto a junio, que dio 1,2%.

En esa línea, el comunicado afirmó: “En su último comunicado el BCRA advirtió que, si bien la inflación núcleo del mes de junio fue inferior a la de meses anteriores, esta evolución debía tomarse con cautela dada la persistencia que ha mostrado en niveles superiores a los buscados por la autoridad monetaria. En este sentido, los indicadores de alta frecuencia de fuentes privadas y estatales monitoreados por el BCRA sugieren que la inflación de julio será superior a la de junio”.

A las presiones que ya venían sufriendo los precios por el lado de los aumentos programados se le sumó la dinámica del tipo de cambio, que se comenzó a depreciar. El posible traspaso a los precios de la núcleo (se da de forma directa sobre los transables y puede tener saltos al resto le podría meter más pimienta al asunto.

Al respecto, el economista y profesor de la maestría en Finanzas de la UTDT, Federico Furiase, afirmó: “El juego del BCRA es controlar la inflación núcleo y las expectativas de inflación con el sesgo contractivo de la tasa de referencia (26.25% contra una inflación esperada a 12 meses en 17%), mientras vende Lebac en mercado secundario para levantar la tasa (la tasa Lebac que vence en agosto volvió a subir hacia la zona de 26,5%) y aspirar el excedente de pesos que dejó en la cancha en la licitación primaria pasada ($ 65.286 M), y de esa manera controlar la base monetaria y la presión cambiaria, para mantener ancladas las expectativas de inflación luego del corrimiento del dólar”.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés