El Economista - 73 años
Versión digital

sab 20 Jul

BUE 9°C

El “aguante” a Sturzenegger, el optimismo de los CEOs y las turbulencias en la city

El recorrido de los precios, estiman en Reconquista 266, marcará que, más allá de alcanzar la meta o no, la inflación de este año será la más baja desde 2009

21 julio de 2017

Por Leandro Gabin

Entusiasmo. Esa palabra define lo que pasa en el BCRA en estos días. A pesar de que el dato de inflación de julio vendrá cargado, eso no achica a los funcionarios de la entidad que se jactan del éxito de la desinflación “sin atajos” que ya derrumbó 15 puntos de inflación. El recorrido de los precios, estiman en Reconquista 266, marcará que más allá de alcanzar la meta o no, la inflación de este año será la más baja desde 2009. A esto le suman que la economía está creciendo (lenta pero durante nueve meses después de cinco años de cero alza del PIB), descartando la idea de que no se puede bajar la inflación y crecer a la vez.

“Tenemos mucho trabajo por delante todavía, pero la verdad es que la realidad está marcando que las cosas eran como decíamos nosotros y no algunos economistas que opinan por las redes”, dijo sin tapujos un importantísimo funcionario de la entidad después de la conferencia que brindaron en la semana. El evento fue para presentar el Informe de Política Monetaria (IPOM) y se realizó en el Salón Bosch ubicado en el tercer piso de la entidad. No sólo asistieron economistas del banco y la prensa sino que hubo una fuerte presencia de banqueros. Jorge Brito (hijo), del Banco Macro y desde hace poco presidente de ADEBA en reemplazo de Daniel Llambías; Claudio Cesario -titular de la banca extranjera nucleada en ABA-; Luis Ribaya -vicepresidente segundo del Banco Nación, que también ocupa la titularidad en el Mercado Abierto Electrónico (MAE)-; Juan Nápoli -presidente del Banco de Valores- y Carlos Pérez -ex director del BCRA en la era de Martín Redrado y actual vicepresidente del Banco Provincia-, entre otros, dieron en presente.

El “aguante” que los bancos le hicieron a Sturzenegger, donde las cámaras de las entidades privadas además de los bancos públicos formaron parte del color de la conferencia, demuestra que el titular de la autoridad monetaria no está solo y tiene el apoyo del sector. Un dato no menor ya que el BCRA tiene diálogo fluido no sólo por cuestiones técnicas con las entidades sino por el mercado del dólar y cuando tiene que renovar su abultado stock de Lebac. Un referente del sistema financiero decía: “Es claro que están todos encolumnados con este BCRA. No es casual que estén todos en primera fila. Eso no pasaba antes con (Alejandro) Vanoli o (Mercedes) Marcó del Pont”.

El “billete”

La “buena onda” entre Reconquista 266 y los bancos también promete tener un capítulo en este clima electoral en el cual está inmerso el país. Dicen que cuando subió el dólar arriba de $17 hubo llamados de los máximos jefes de las mesas de dinero de los bancos privados al BCRA. “Operen normalmente. El dólar como sube va a bajar. No pasa nada y no hay que alterarse”, escuchaban del otro lado del teléfono.

Todo una novedad: el dólar sube porque el BCRA quiere y lo deja correr, y la preocupación era de los bancos, y no de Sturzenegger. “En otra época nos llamaban para ver quien está comprando y pidiendo que paremos una orden de una empresa que buscaba hacerse de dólares para pagar una importación. Nos pedían explicaciones y había cupos. Este BCRA nunca nos llamó por ninguna razón que tenga que ver con el dólar. Confían en su política de flotación”, explicaba otro banquero con línea directa a la mesa chica de la entidad rectora.

Y “la calle”?

Para la entidad, no es relevante el valor del sino que la inflación sea más baja en el segundo semestre y a la par de una economía que -dicen- crece al 4% anualizado. Sturzenegger adelantó que según los cálculos de la entidad, el PIB también creció 1% en el segundo trimestre de este año. Pero eso no alcanza para generar una sensación de bienestar en la población. Mientras que el último índice de Confianza del Consumidor que hace la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) marcó un descenso del 8% en junio, las distintas encuestas marcan que las empresas están más optimistas que la gente de a pie con lo que puede llegar a ser la economía post elecciones.

El Indice de Confianza empresaria VISTAGE, el sondeo trimestral que la organización mundial líder en CEOs realiza a 200 empresarios argentinos, mostró que el 76% de los hombres de negocios cree que la economía estará mejor en el futuro. Al ser consultados sobre la rentabilidad de sus empresas prevista para los próximos doce meses, el 34% de los encuestados espera que su rentabilidad mejore, 45% espera que se mantenga igual y sólo 21% espera que disminuya. Por otra parte, el 72% de los empresarios encuestados manifestó que el escenario económico ha mejorado o se ha mantenido al compararlo con el mismo período hace un año atrás. En cuanto a las perspectivas de inversión en activos fijos para los próximos 12 meses, el 40% de los empresarios piensa aumentar su inversión y 54% estima mantenerla igual. Asimismo, respecto de la facturación, el 77% de los empresarios espera que aumente en los próximos 12 meses; mientras que sólo 1% estima disminuirá. Finalmente, el 44% de los líderes empresarios estima algún incremento en las contrataciones de personal mientras que casi el 47% no espera cambios en la dotación de su empresa.

Aún así, con sustos

Los hombres de la city, que si bien mantienen un optimismo inusual con Cambiemos, no estuvieron para sustos en los últimos días. Lo más relevante pasó por el blooper de la AFIP al reglamentar el impuesto a la renta financiera para los inversores no residentes. La norma, otra herencia no deseada del kirchnerismo, fue puesta en vigencia en forma poco clara cuando es evidente que gravar a los extranjeros sería como dispararse en el pie. La Argentina necesita que más inversores traigan dólares para comprar activos locales (sea del Gobierno o de empresas). En algunos pasillos oficiales hablan de la notable falta de coordinación entre las dependencias públicas.

Otros, con malicia quizás, dicen que hay una interna entre Alberto Abad (el número uno de la AFIP) y Nicolás Dujovne (el titular de Hacienda). “El recaudador sabía que al reglamentar esto inmediatamente iba a tener repercusiones. No pueden ser tan inocentes. Y que haya salida Dujovne a avisar casi con desespero a la prensa que ponía en el freezer lo que había salido 24 horas antes en el Boletín Oficial marca que le jugaron por la espalda. Hacienda no sabía nada y quedaron como unos amateurs”, dice un financista con llegada a esos despachos.

¿Habrá sido simplemente un error? Algunos en la city creen que el Gobierno podría estar despejando el camino para -eventualmente- instaurar un gravamen a la renta financiera. Marcos Peña, los “ojos y oídos” de Mauricio Macri, y Mario Quintana, fueron los que en las últimas horas tocaron ese tema. ¿Se animará Cambiemos a hacer algo que el año pasado criticaba a tal punto de bocharle el proyecto de ley al opositor Sergio Massa? En el mundo financiero se cree, por ahora, que es “populismo de campaña” que no va a llegar a nada. “El Gobierno quiere comerle votantes a Massa, porque el electorado de Cristina es muy ultra. Entonces puede ser que se cuelguen de algunos ejes del discurso massista para quitarle público. Si te fijás, la plataforma económica de el de Tigre es ponernos impuestos a todos los que laburamos en la city”, pensaba en voz alta un experimentado operador de una tradicional sociedad de Bolsa de la calle Sarmiento y Reconquista.

Pero no solo el tema de la renta financiera generó comidilla en el mundo bursátil. También lo fue una denuncia penal efectuada por la Comisión Nacional de Valores (CNV) a Puente, un banco de inversión “estrella” que supo ser sinónimo de la city porteña. Si bien la denuncia fue realizada hace un año, el regulador del mercado de capitales publicó la denuncia hace pocas horas. Concretamente, la CNV imputa a Puente -manejado por Federico Tomasevich- por “defraudación” en operaciones que hizo en 2015 con cajas estatales y provinciales. El negocio de las emisiones provinciales es (y sigue siendo) muy rentable para varios de los máximos exponentes del mercado. Es una caja codiciada para las sociedades de Bolsa para poder aumentar sus negocios y su territorialidad. “Es un dato no menor que le hayan caído encima a Puente, que supo tejer buenas relaciones con el kirchnerismo y con varias de las provincias. De hecho, ellos tenían el mandato para la emisión de bonos de Santa Cruz que Alicia Kirchner no pudo sacar por la tasa que le pedían”, contaba un ex Puente que ahora trabaja en otra financiera. Para algunos en la city, si la CNV se animó a tocar a Puente, bien puede ir contra otras grandes. “Hay que ver si este primer paso contra ellos es porque habían cosas raras o termina siendo un mensaje para el resto en el sentido de que se cortaron ciertos negocios”, sumaba otra broker. A esperar. Por ahora, la city en alerta?

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés