El Economista - 70 años
Versión digital

mar 18 Jun

BUE 15°C

Dos días después de las PASO vencen Lebac por $ 535.000 M

El 13 de agosto, se celebran las PASO y, el martes siguiente, el BCRA enfrentará un examen exigente

03 agosto de 2017

Por Mariano Cúparo Ortiz

En exactamente 12 días, las PASO de agosto ya se habrán realizado y habrá una nueva información sobre el panorama político, que hipotéticamente podría ser el triunfo del kirchnerismo, según dicen el grueso de las encuestas. En ese contexto, el 15 de agosto el BCRA licitará Lebac, con un vencimiento de casi $ 535.000 M. En las últimas dos licitaciones, la autoridad monetaria no logró renovar el 100% de los vencimientos e inevitablemente una parte de esa emisión de pesos se fue al dólar, explicando en parte la depreciación que se registró en el último mes y metiéndole presión a los precios de julio y agosto. ¿Señal de alarma?

Si la señal que den las elecciones al mercado es negativa y hay pánico, las Lebac podrían renovarse en un porcentaje muy bajo, obligando al BCRA a subir la tasa tanto en la propia licitación como en el mercado secundario, para lograr absorber lo que se emite por el pago de capital y de interés de las Lebac no renovadas. Y el riesgo continúa: si esa emisión de pesos va al dólar, podría haber más depreciación y, por ende, más inflación.

El director de FyEConsult, Hernán Hirsch, dijo: “Fue problemático que no renovara el 100% en los últimos vencimientos. Parte de esos pesos que inyectó el BCRA alimentó a la suba del dólar. Y ahora tenés esta que te vence a dos días de las PASO. Si tenés un resultado con Unidad Ciudadana sacando una amplia diferencia, las posibilidades de renovar el stock es menor”.

La foto grande

Pero lo que se plantean muchos analistas (y en esto coinciden desde lo más ortodoxo del espectro hasta lo más heterodoxo) es que más allá de la cuestión coyuntural y referente a las elecciones, hay ciertas características que hacen posible que aparezcan riesgos e inestabilidades de este tipo.

En las últimas dos licitaciones la autoridad monetaria no logró renovar el 100% de los vencimientos e inevitablemente una parte de esa emisión de pesos se fue al dólar

El director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, opinó que “cualquier traspié político le va a pegar a todo el régimen porque aun no se hicieron reformas estructurales ni se logró la consolidación fiscal”. Agrega: “Y mientras las expectativas de sustentabilidad macro no mejoren por las razones que fuera, y sin bases sólidas como la corrección de los desequilibrios, cualquier ruido significativo, sea el que fuera, va a requerir que pongas más tasa sobre la mesa para reducir volatilidad”.

Coincide Estanislao Malic, economista del CESO, que sostuvo: “Más allá de la elección, estamos entrando a 500 km/h en un esquema absolutamente inestable en lo financiero. Sea por las Lebac o porque tenemos US$ 13.000 M de emisión de Letes, que son bonos de corto plazo, que vencen en menos de un año. Es un esquema de mucha fragilidad financiera, tanto por el lado de la deuda en pesos, como de la deuda en dólares. Si no es porque gana el kirchnerismo, será otro el factor desencadenante de acá a un año. Que suben las tasas en EEUU, que hay un shock en el precio de las commodities, que en Brasil gane Lula... Más allá de este vencimiento en particular, los fundamentals van a estar igual si gana o pierde el kirchnerismo”.

El árbol o el bosque

Para Hirsch, “este riesgo se va a dar tanto si gana el kirchnerismo como si no”. Y dijo: “La pregunta es más de raíz. Si funcionó o no el gradualismo fiscal y el gradualismo en las reformas. La apuesta fue al gradualismo para ganar en 2017. Y hoy un escenario probable es que la pierdas y encima no avanzaste en nada. El déficit fue el que te generó la bola de Lebac. También podés discutir el régimen de metas de inflación tan exigente. Está muy ceñido al objetivo inflacionario y para el caso argentino se le podría haber buscado una forma de flexibilizarlo para adaptarse a las condiciones desde las que se partía”.

Estanislao Malic, economista del CESO, sostuvo: “Más allá de la elección, estamos entrando a 500 km/h en un esquema absolutamente inestable en lo financiero

Ahí la cuestión de si era necesario jugar a tasas tan altas. Hoy el esfuerzo para absorber y absorber moneda se puede venir en contra generando una emisión masiva, si un día algún viento en contra genera que no se renueve una montaña de Lebac. Para Caamaño Gómez la tasa alta es una necesidad que surge de no achicar el déficit fiscal y de no hacer cambios estructurales que generen un crecimiento sostenido que convenza a los actores. “Hay incertidumbre por la marcha de la macro y todo termina recayendo en el esfuerzo de tasa que haga el BCRA”, dijo.

Desde la otra vereda, Malic piensa algo similar: “Muchos de los que invierten en Lebac son grandes agentes. Bancos y grandes corporaciones. Las pymes no invierten en Lebac. El tema es hasta cuándo el Gobierno puede mantener la alianza con ellos. Hasta cuándo estos sectores le creen que le va a poder mantener la estabilidad con estas rentas extraordinarias en pesos”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés