El Economista - 70 años
Versión digital

mar 25 Jun

BUE 7°C

Diálogos after office

El periodista dialogó con un economista de la city sobre (una vez más) la marcha del "billete"

10 agosto de 2017

El periodista dialogó con un economista de la city porteña

Periodista: ¿Cómo ve el panorama para el domingo?

Economista: En línea con el consenso. El oficialismo va a festejar el resultado nacional y el kirchnerismo el de la provincia de Buenos Aires. Es lo que han descontado los mercados.

P: ¿Triunfo en ambos casos?

E: Por poco margen, en mi opinión. Me sorprenderían mucho ver diferencias superiores a 5 puntos en cualquier sentido.

P: ¿Pero es ese el consenso?

E: Hay un alto porcentaje esperado de indecisos y decepcionados de ambos lados de la llamada grieta. No sería de descartar algún triunfo o caída sorprendente en alguna provincia, pero sería de algún candidato individual, más bien que de un frente o partido. El consenso de las encuestadoras parecería ser ese. El mercado financiero, en cambio, está más asustado. Si ya el lunes uno se desayunó con un Merval flojo y un BCRA vendiendo divisas para que el dólar no suba, es claro que los operadores financieros no están muy tranquilos.

"El oficialismo va a festejar el resultado nacional y el kirchnerismo el de la provincia de Buenos Aires"

P: ¿El mercado financiero a su juicio ya votó?

E: En cierta forma lo viene haciendo desde 2015. Nadie quiere cepos cambiarios, expropiaciones, defaults ni ninguna irracionalidad. Quizá ese miedo se exacerbó con la volatilidad del dólar del último mes y medio. El futuro dependerá del resultado del domingo.

P: ¿Seguirá votando a favor de una economía más promercado?

E: Y sí. Por eso es que una vez con el diario del lunes, los papeles locales podrán volar, y el dólar estabilizarse y retroceder si Cambiemos logra un triunfo contundente o, por el contrario, darse la dinámica opuesta si el kirchnerismo se impone y con gran diferencia en la provincia de Buenos Aires.

P: ¿O sea descontando el resultado de octubre?

E: Difícilmente se revierta. En algunos distritos en otros años se estiró la diferencia entre primero y segundo en las PASO. El lunes, Andrés Malamud lo planteó correctamente: dependerá de qué hagan los que votaron a candidatos de partidos que quedaron en el tercer y cuarto puesto. Si le suma el cambio a último momento de indecisos, queda cierta dosis de incertidumbre hasta octubre, que no se va a despejar.

"El mercado financiero, en cambio, está más asustado. Si ya el lunes uno se desayunó con un Merval flojo y un BCRA vendiendo divisas para que el dólar no suba, es claro que los operadores financieros no están muy tranquilos"

P: ¿Y la economía?

E: La actividad puede seguir con el tren actual al menos hasta mediados de octubre. Después veremos. Lo que se perfila como lo más difícil es imaginar una baja en la inflación.

P: ¿Es factible cumplir con la meta del BCRA?

E: Es casi imposible, aún cuando el Indec anuncie para julio una inflación algo menor a 2%.

P: ¿El problema es la suba del dólar?

E:No se ve traspaso a precios. Son subas pequeñas y hasta ahora atadas al evento electoral, que se disipa después del domingo. Pero aún con consumo lento en reaccionar, no se ve un boom de oferta. Encima los precios regulados no están estables. Suba de combustibles y fletes no tienen efecto cero. También el de las prepagas entre julio y septiembre, y quizá una cuarta en octubre, tornan imposible pensar en una inflación inferior al 1% mensual para llegar a la meta oficial. El problema en serio vendrá después, cuando se ajusten las tarifas públicas y los pasajes en noviembre.

P: ¿Y el dólar?

E: Esa es la pregunta que no tiene repuesta. Depende de cómo se lean los resultados electorales.

Pero aún con consumo lento en reaccionar, no se ve un boom de oferta. Encima los precios regulados no están estables

P: ¿El anuncio de una reforma tributaria y quizás previsional podría calmarlo?

E: Tengo mis dudas. En la economía real no se demanda cualquier reforma, sino una que reduzca la presión impositiva en la economía formal. Lo que no es claro es la factibilidad y voluntad de bajar en serio el gasto primario. El ministro de Hacienda muestra ahora progresos pero, frente a la acumulación de pagos de intereses, son mínimos. No cambian la percepción de que estamos frente a desbalances insostenibles en el largo plazo.

P: Pero eso no afecta a la demanda de títulos públicos, al menos hasta ahora

E: Por ahora no, y aun con pequeñas subas de la fed funds, los mercados externos seguirán siendo la principal fuente de financiamiento vía deuda en dólares. Lo que no es claro es cuál será el sesgo de las políticas macro en Estados Unidos y Europa. Si Janet Yellen se va en febrero de la Fed, no se sabe. Tampoco quién la reemplazaría. Pareciera que Donald Trump no querría un Paul Volcker, pero con este señor nunca se sabe.

P: Última pregunta. ¿Cómo ve la licitación de las Lebac del martes próximo?

E: Creo que va a ser el verdadero termómetro de la lectura del mercado de las elecciones del domingo. Si se refinancia todo el vencimiento con nuevas letras, es señal de que el mercado espera un triunfo de Cambiemos en octubre. Si no, vendrán dos meses en el que el dólar y la inflación van a estar en la boca de todos casi todos los días.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés