Desafíos de género en el mundo laboral

“El directorio debe buscar la excelencia porque jamás se llegará a ella sin diversidad”, dijo Marcos Ayerra, presidente de la Comisión Nacional de Valores

14-08-2017
Compartir

Es importante para el crecimiento de Argentina, la expansión del mercado de capitales y, para ello, es fundamental trabajar en la mejora del gobierno corporativo de las organizaciones.

El rol del director independiente y de la mujer en los directorios fueron los ejes del evento organizado por Women Corporate Directors (WCD) que se realizó el pasado viernes en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

El presidente de YPF (Miguel A. Gutiérrez), el de la Comisión Nacional de Valores (Marcos Ayerra) y el del Grupo Superville (Patricio Supervielle), y las directoras independientes de sus respectivos boards fueron los encargados de compartir y contagiar al auditorio con sus experiencias.

WCD es la mayor organización internacional de mujeres líderes y directivas, y KPMG es su main sponsor  global.

Es importante para el crecimiento de Argentina, la expansión del mercado de capitales y, para ello, es fundamental trabajar en la mejora del gobierno corporativo de las organizaciones

Durante el evento, se pudo destacar el rol del director independiente como aquel guardián de los intereses de todos los accionistas y la presencia ineludible de la mujer en los directorios para un pensamiento estratégico.

¿Qué implica su rol?

Es una figura que está instalada en el mundo desde hace mucho tiempo, y lo interesante es que hay gran cantidad de mujeres que cumplen el rol del director independiente en el exterior.

Tamara Vinitzky, socia de KPMG Argentina y Co-Chair de WCD, en diálogo con El Economista comentó: “Incorporar alguien externo que no trae los vicios propios de estar dentro de la empresa le brinda un gran aporte a la organización. Lo que busca el rol es que sea realmente independientemente, que se integre porque su gestión como CEO, como director en otra corporación fue excepcional, que amerite decir yo lo quiero en mi organización y que se lo escuche”.

Un ejemplo de ello es Inés Leopoldo, directora independiente en YPF, quien viene del área de sistemas y forma parte de dos comités, el de auditoría y el de compliance.

Tamara Vinitzky, socia de KPMG Argentina y Co-Chair de WCD, en diálogo con El Economista comentó: “Incorporar alguien externo que no trae los vicios propios de estar dentro de la empresa le brinda un gran aporte a la organización"

“La han elegido por su formación, trayectoria y porque realmente realiza un gran aporte dentro de los dos comités”, destacó Vinitzky.

En este sentido, Leopoldo expresó frente a un auditorio de cien ejecutivos y ejecutivas que “una función inherente a un director es la supervisión de los riesgos y el fomento de buenas prácticas corporativas”.

Por su parte, María Gabriela Macagni, directora independiente de Grupo Supervielle, también compartió su experiencia: “La mirada del director independiente tiene que ser integral y proteger el interés de los accionistas”.

Retos de género

“La mujer y el hombre tienen características diferentes, ni mejores ni peores, sino complementarias. La diversidad en los directorios genera una reducción en los riesgos al momento de la toma de decisiones”, expresó Vinitzky, impulsora de WCD en Argentina.

Al respecto, el presidente de la CNV también coincidió en la necesidad de diversidad en el directorio y destacó: “El rol de la mujer es muy importante. El directorio debe buscar la excelencia y jamás se llegará a ella sin diversidad, cada uno tiene un ángulo distinto de la discusión. Es importante un marco para poder opinar libremente”.

“La mujer y el hombre tienen características diferentes, ni mejores ni peores, sino complementarias. La diversidad en los directorios genera una reducción en los riesgos al momento de la toma de decisiones”, expresó Vinitzky

En la misma línea, Rocío Balestra, directora de la CNV, resaltó el trabajo que están haciendo como organismo de contralor en busca de un buen gobierno corporativo.

“Estoy desde diciembre de 2015. Durante los 50 años de la CNV, hubo una sola directora mujer antes que asumiéramos en el cargo Patricia Boedo y yo, por lo cual es un cambio revolucionario”, detalló Balestra.

Continuó: “Fui designada por el ministro de Finanzas Luis Caputo. Desde las políticas públicas se hizo un cambio enorme en una industria que en general es liderada por hombres y a las mujeres les cuesta más llegar a los puestos directivos y gerenciales”.

“Las mujeres nos tenemos que animar a más. Al desafío lo tienen los hombres al encontrarse a las mujeres en estos puestos directivos que a veces les resulta poco familiar, pero eso es un cambio cultural que se va construyendo día a día”, enfatizó Balestra.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés