El Economista - 70 años
Versión digital

sab 13 Ago

BUE 18°C
Versión digital

sab 13 Ago

BUE 18°C

Defensa del proyecto oficial

30-11-2016
Compartir

Funcionarios del Gobierno defendieron ayer el proyecto oficial de modificación del Impuesto a las Ganancia ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados, y expusieron el “riesgo fiscal” que implicaría avanzar con el texto alternativo que embandera la oposición. El ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, pidió “responsabilidad” a los legisladores al insistir con que no pierdan de vista “que cada rebaja implica una caída de recursos disponibles”.

Prat-Gay, que asistió al anexo del Congreso junto al titular de la AFIP, Alberto Abad, precisó que el Impuesto a las Ganancias alcanza sólo al 8% a los empleados en relación de dependencia ?el 8% de mejores ingresos? y dijo que si bien “a todos nos gustaría bajar impuestos”, debe considerarse que “su consecuencia es bajar los recursos para los programas sociales que Argentina necesita y va a necesitar mucho más tiempo para asistir a los que más lo necesitan”.

Según sus cálculos, este año se recaudarán alrededor de $420.000 millones en concepto de este tributo que, y tal como está dispuesto será repartido entre la Anses, las provincias y la Nación. En este marco, precisó que el proyecto oficial ?que plantea un aumento de 15% del mínimo no imponible, la ampliación de las escalas y la reducción de las deducciones por cargas familiares? fue consensuado con los gobernadores, que, dado que se trata de un impuesto coparticipable, serán afectado por la baja en la recaudación. “Acordamos que el costo fiscal de cualquier alivio en Ganancias para el 2017 iba a estar alrededor de los $30.000 millones. Hubo un acuerdo de que esto es lo que podíamos financiar y ese es el cálculo que incluimos en el Presupuesto”, precisó.

Prat-Gay recordó una y otra vez la elevación del mínimo no imponible que se realizó por decreto a principio de año, lo que ya implicó un impacto de $52.000 millones, lo que “equivale a la partida presupuestaria de la AUH para todo un año”.

El ministro aseguró que el mínimo no imponible que rige en Argentina “es muy alto en relación con los países de la región”. Según dijo, solamente es alcanzado por el tributo aquel individuo cuyo ingreso mensual es equivalente al 120% del salario medio. Otro de los “problemas” ?añadió? es que las deducciones por cargas familiares “responden a una configuración del siglo pasado, donde se premia la cónyuge inactivo”. Este último aspecto quedaría saldado con la eliminación de las deducciones de este tipo, junto con otras deducciones “obsoletas”, como la de padres y abuelos.

Además, destacó la ampliación de las escalas, y dijo que si bien les “gustaría llevarla a niveles anteriores al 2001, no están los recursos para hacerlo”.

El titular de la AFIP, por su parte, se refirió especialmente a las implicancias del proyecto alternativo presentado por el Frente Renovador, que propone ampliar el mínimo no imponible alrededor del 50%, ampliar deducciones y agregar nuevas.

En este sentido, Abad dijo que la iniciativa encabezada por Sergio Massa implica un costo adicional de $30.089 millones en relación la propuesta oficial, 92% más.

Si bien no estaba anunciada su participación, representantes de la CGT se hicieron presentes en la reunión informativa y expresaron su opinión sobre el proyecto. Jorge Sola, secretario de prensa de la CGT, dijo que para la elaboración de la iniciativa “fueron consultados sectores que no son los que aportan a este impuesto”. “Nosotros no hemos sido convocados a discutir lo que pensamos ?reclamó? aun cuando hicimos un esfuerzo muy grande para que el sistema político tuviera unificada una sola voz del movimiento obrero, con renuncia de grandes líderes sindicales. Eso merece el respeto”.

Sola pidió que se le preste más atención a la distribución de las riquezas. Señaló que el 70% de los ingresos se lo llevan los propietarios de la tierra y del capital, mientras que los trabajadores formales perciben sólo el 30%. En este sentido, acusó al Gobierno de Cambiemos de ser “rápido” para quitarle retenciones a esos sectores y “muy lento para reconocer lo que se le debe al sector trabajador”. “Este Presidente dijo que el salario no es ganancia. Recuerden con claridad por qué fueron votados”, lanzó.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés