El Economista - 70 años
Versión digital

mie 20 Oct

BUE 16°C

Versión digital

mie 20 Oct

BUE 16°C

Datos del empleo mejoran (pero la calidad, no tanto)

Según la consultora LCG, sobre 10 trabajadores que se incorporan en el mercado formal, sólo 2 lo hacen como asalariados privados

31-07-2017
Compartir

A pesar que los datos del Ministerio de Trabajo registraron en mayo una mejora en el plano laboral, la realidad sigue mostrando un deterioro en la calidad del empleo creado: de cada diez nuevos puestos, más de seis son monotributistas o asalariados de casas particulares, dos ingresan al Estado y sólo dos como asalariados privados. Así lo señala un informe de la consultora LCG, que fue realizado en base a un análisis de los datos difundidos oficialmente la semana pasada.

En mayo volvió a registrarse una suba en el nivel del empleo formal. Se incorporaron 31.600 trabajadores registrados (0,3%), la mayor expansión mensual desde julio de 2015. En el acumulado a cinco meses, suman 77.600 (+0,6%).

Según consta en los datos, el incremento del quinto mes del año se explicó por la evolución de monotributistas (+11.200), asalariados privados (+10.200) y asalariados públicos (+9.700). La dinámica mejoró respecto a los meses previos: en mayo, el 35% de los nuevos trabajadores se registraron como monotributistas, contra el 54% entre enero y abril. Para los asalariados privados la relación fue 32% en mayo versus 22% en enero-abril y, para los públicos, 31% en mayo versus 26% en enero-abril. “Si bien la generación de puestos de asalariados privados sigue baja en relación con la creación de empleo público (por cada nuevo asalariado privado se registra un nuevo asalariado público) es muy inferior a los años previos: durante el kirchnerismo llegó a ser de 1 a 6”, apuntaron.

A nivel sectorial los servicios explicaron el 89% de la mejora laboral de mayo, siendo Actividades empresariales (+3.300), Comercio (+3.000) y Hoteles y restaurantes (+1.400) los que más aportaron. El sector de Bienes apenas significó el 11% de la suba y con dinámica muy dispar: la construcción incorporó casi 2.000 trabajadores y el agro 1.000 mientras que la industria destruyó 1.900 puestos (9.300 en los primeros cinco meses del año y 61.000 desde que empezó la baja, en octubre de 2015).

Por otro lado, la consultora detectó dos datos positivos en términos interanuales: la creación de empleo siguió acelerando en mayo: +1,5% interanual (+176.000) versus 1,2% interanual en enero-abril de 2017. Asalariados privados +30.800, primera suba (significativa) en los últimos 14 meses, aunque no compensa la baja de mayo de 2015 (-45.000). Los economistas de LCG estimaron que en los próximos meses continuará esta dinámica por compararse con los meses de mayor destrucción de puestos asalariados privados (-83.000 promedio junio-noviembre de 2016).

Los datos oficiales exhiben que si bien la actividad no termina de despegar (apenas 0,5% arriba de diciembre de 2016), el empleo continúa recuperándose. “Si la economía cobra dinamismo la creación de empleo podría acelerarse”, anticipó la consultora, y agregó: “La suba seguirá siendo heterogénea: el mayor impulso lo seguirá dando la construcción y los no transables (servicios). Mientras que la recuperación del empleo en la industria dependerá de la recuperación de la demanda interna, la competitividad y lo que suceda con la economía de Brasil”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés