El Economista - 70 años
Versión digital

lun 27 May

BUE 10°C

“Cerraron 3.500 kioscos y las ventas cayeron 35%”

08 diciembre de 2016

Entrevista a Adrián Palacios, Presidente de la Unión Kiosqueros de la República Argentina

En diálogo con El Economista, Adrián Palacios, presidente de la Unión Kiosqueros de la República Argentina, la asociación que agrupa a los dueños de estos pequeños comercios, analiza la compleja coyuntura del sector.

¿Hay un cierre masivo de kioscos?

La situación es complicada. Hay un total de 107.000 kioscos y cerca de 3.500 han cerrado. Las ventas en nuestros comercios disminuyeron 35% este año con un impacto muy fuerte en nuestra rentabilidad. Esta situación estuvo ligada a la caída del consumo interno, la suba de costos y específicamente al aumento del impuesto al cigarrillo.

¿Trataron de contactar al Gobierno para dar cuenta de su situación?

En el mes de mayo pedimos una audiencia con el ministro Alfonso Prat-Gay para tratar de hablar sobre el impuesto al cigarrillo pero aún no tenemos respuesta. El Estado se queda con el 81% y el resto se distribuye en toda la cadena. A los kiosqueros les queda apenas 3%. Pero, con el último aumento, la disminución del consumo y el incremento de costos, esto no cierra.

¿Cuál es la propuesta de ustedes?

Nosotros apostamos a recibir 15% del impuesto, que sería un porcentaje justo, una rentabilidad que le sirve al kiosquero. El Estado debería quedarse con 50%. Es un impuesto que así como está planteado no le conviene a ninguna de las partes, ni a la producción, ni a la distribución o venta. Si los kiosqueros no venden, no hay Fondo Nacional del Tabaco. Y en estas instancias aparece un mercado negro en la calle o en Internet. Hay que sentarse una mesa de diálogo entre las tabacaleras, los productores, el Estado y los kiosqueros para acordar entre todos una mejor rentabilidad para la cadena.

¿Cuáles son los principales problemas de costos del kiosco?

Uno de los mayores problemas está en el aumento de los alquileres. Los propietarios subieron los alquileres: renovar el alquiler en una zona transitada de la ciudad de Buenos Aires cuesta de $20.000 para arriba, más la llave y los gastos inmobiliarios. Es muy común ver ahora el kiosco ventana. Los comerciantes cierran el local y trasladan todo el mobiliario y mercadería a un garaje o a un ambiente de la casa hasta que la situación mejore.

¿El aumento de tarifas impactó?

Sí, claro, ese es actualmente otra cuestión que impacta fuerte en los costos. Nosotros apoyamos el pedido que se realizó a Juan José Aranguren para una tarifa especial para los comerciantes porque sabemos que en enero vamos a tener otros aumentos fuertes de luz, gas y agua. En el primer aumento llegamos a tener facturas de luz de hasta $15.000.

¿Qué están haciendo para combatir la disminución de las compras y los cambios de hábito del consumidor?

Nosotros actualmente estamos buscando variedad de precios porque hoy el consumidor compra por precio. Por eso estamos tratando de aumentar la presencia de segundas o terceras marcas que tengan igual calidad. Hoy vendemos dos alfajores de primera línea y cinco de segunda marca. Con el agua mineral o las bebidas pasa lo mismo También estamos negociando una alianza entre industria y comercio para aumentar la oferta de productos masivos en nuestros kioscos.

¿Cómo es esta propuesta?

Tenemos la idea de aprovechar nuestra gran red de puntos de venta para atraer con productos masivos a los vecinos que en estos momentos valoran la cercanía de comprar en el barrio. La idea es competir con los altos precios de los supermercados.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés