El Economista - 70 años
Versión digital

lun 24 Jun

BUE 9°C

Casi un millón de ocupados tiene más de un trabajo

El indicador permanece estable desde hace años, pero traza un panorama heterogéneo entre las distintas regiones

09 agosto de 2017

De los más de 11 millones de ocupados argentinos registrados por la EPH para el primer trimestre del 2017, el 8,1% (920.000) tiene no sólo uno, sino al menos dos trabajos. De ellos, la abrumadora mayoría (el 83,8%) son asalariados que complementan sus ingresos con alguna otra labor. El indicador permanece sin mayores cambios desde hace más de una década, aunque sí varía de una región del país a otra: mientras que en la Ciudad de Buenos Aires al menos 1 de cada 10 trabajadores tiene un segunda ocupación, en provincias como Formosa o Chaco el pluriempleo es una circunstancia virtualmente inexistente.

El porcentaje de ocupados con un empleo permanece relativamente estable desde hace más de  una década. En los primeros trimestres de 2004 y 2005, el porcentaje era idéntico al de ahora, luego en 2006 y 2007 se ubicó arriba del 9% (9,5% y 9,1%, respectivamente) y una vez retomada la medición de este indicador --salteando los años de intervención del Indec-- se volvió a ubicar en el 8,1%. Según los especialistas se trata de un indicador más bien rígido, que no dice mucho sobre la situación del mercado laboral.

La explicación más rápida para el pluriempleo tiene que ver con la necesidad de las personas de complementar los ingresos percibidos por la ocupación principal. Según el Indec, el ingreso promedio de los ocupados, por su labor principal, era en el primer trimestre de 2017 de $12.305, por debajo del valor de la canasta familiar del Indec para ese período. De todos modos, no es la única explicación posible. “Habiendo más oportunidades la gente las toma para poder ganar más, aun cuando no tenga bajos ingresos. Eso es lo que se observa en los aglomerados donde el indicador está por arriba del 4%. En el norte argentino, si bien los ingresos son bajos tampoco hay oportunidades laborales y uno no puede tener otro empleo”, apunta Jorge Colina, presidente del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), y agrega: “Podríamos decir que es positivo que la gente tenga más de un empleo, que haga varias cosas. Es una forma de prosperar e incluso de enriquecerse humanamente”.

Para Javier Lindenboim, director del Centro de Estudios sobre Población, Empleo y Desarrollo  (CEPED) “en épocas como las actuales en que se ha perdido aquello de entrar a un trabajo y permanecer en él 'toda la vida' y la multiplicación de empleos a tiempo parcial es más probable que haya más de una ocupación simultánea”. Sin embargo, considera que es necesario observar cuántas horas de trabajo semanal suma cada trabajador, porque puede que con la segunda ocupación se complete una jornada no mucho más grande de las 40-45-48 horas y no podría interpretarse entonces como “una instancia de agravamiento de la situación laboral que obliga a 'exprimir' al asalariado”.

La gran mayoría de los ocupados en situación de pluriempleo tiene no más de dos ocupaciones. Según datos facilitados por Lindenboim en base a datos de la EPH de 2016, el 91,5% de los ocupados tiene una sola ocupación, el 6,8% dos, el 1,2% tres, el 0,3% cuatro y el 0,1% cinco o seis.

Cuando se diferencia por sexo se advierte que entre los varones sólo el 5,7% tiene más de una ocupación, mientras que entre las mujeres asciende a 11,4%. Una de las explicaciones posibles tiene que ver con los rubros en donde es más habitual esa situación. “Es un caso típico de docentes o servicio doméstico”, señala el sociólogo Daniel Schteingart, dos ramas altamente feminizadas. Colina agrega una segunda explicación: “Tiene que ver con que la mujer trabaja más part-time. Al tener más trabajo part-time obviamente tiene que dividirlo en varios empleos. Los jefes de hogar, que tienden a ser los varones, tienen un sólo empleo”, apunta. De todos modos, los datos de la EPH correspondientes al primer trimestre de este año muestran que sólo el 12,9% de las trabajadoras están subocupadas, 3,4 puntos porcentuales más que los varones. Ahora, si se mira por horas trabajadas, se advierte que la mayoría de las mujeres, el 30,6%, se encuentra dentro de la categoría de los que trabajan entre 15 y 36 horas, mientras que dentro de esa categoría sólo está el 17,1% de los varones. Por otro lado, el 37,7% de los varones y el 18,3% de las mujeres están sobreocupados.

La situación no es heterogénea en todo el país. Si uno mira distritos como la Ciudad de Buenos Aires, Gran Mendoza o La Plata el porcentaje de trabajadores que tienen más de una ocupación se acercan a 11%, mientras que en otras, como Formosa o Gran Resistencia, tienen un porcentaje cercano al cero (0,6% y 0,2%, respectivamente).  “Eso demuestra las pocas oportunidades laborales que que hay en algunas provincias”, apunta Colina.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés