Cambio inesperado de dirección en el Nación

19-01-2017
Compartir

En un nuevo cambio sorpresivo de funcionarios, el Gobierno removió a Carlos Melconian como presidente del Banco Nación y puso en su lugar al economista Javier González Fraga.

Presidencia indicó en un comunicado que “Javier González Fraga es el nuevo presidente” de la entidad “en reemplazo de Carlos Melconian” y le agradeció a éste último “por su pasión y dedicación al frente del Banco Nación y por haberlo conducido con éxito y profesionalismo”.

“González Fraga es un economista de trayectoria amplia y reconocida. Fue presidente del Banco Central en 1989 y 1990, donde contribuyó a salir del pico de hiperinflación, escribió varios libros y fundó y dirigió una empresa de productos lácteos”, agregó el comunicado.

Este es el segundo cambio que se produce en el equipo económico en menos de un mes, luego del ex ministro de Hacienda Alfonso Prat- Gay. Igual que en ese caso, a Melconian le dijeron que se iba porque el Gobierno estaba “buscando un equipo económico más homogéneo y alineado”.

Según la visión oficial, González Fraga tiene mejor sintonía con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y especialmente con el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger. Y no venía cayendo nada bien el discurso bastante crítico que Melconian tuvo con varias medidas oficiales: en un seminario de FIEL, por ejemplo, advertió sobre los peligros de la política de endeudamiento que venía llevando adelante el Gobierno. El pico de tensión ocurrió en diciembre, cuando Melconian intentó limitar un pedido de ayuda que el Tesoro le hizo al Nación, aunque debió terminar concediendo alrededor de $ 70.000 millones.

Se estima que el resto del directorio seguirá en sus puestos, entre ellos seis directores que había llevado Melconian, como Alejandro Henke, Enrique Szewach y Luis Ribaya. Solamente se iría el economista jefe, Luis Secco.

Nuevo perfil

Las dudas son ahora qué perfil buscará darle González Fraga al Nación. Se comenta que sus principales líneas de acción serán el financiamiento para las economías regionales, pymes y vivienda. En este último caso, se dice que apuntará a que el Nación adhiera plenamente a los créditos UVA, ya que la entidad viene ofreciendo su propia línea de préstamos. Hasta ahora, por fuera de las líneas hipotecarias ajustables por CER que diseñó el Banco Central, el Nación ofrece préstamos para vivienda a tres años a una tasa fija del 14% y luego ajustable por el Coeficiente de Variación Salarial (CVS).

Por otra parte, el economista ya vino teniendo varias definiciones polémicas. Por ejemplo, en mayo dijo que “le hicieron creer a un empleado medio que su sueldo medio servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior. Eso fue una ilusión, no era sostenible”.

En septiembre de 2014 afirmó que “cualquier devaluación que se haga en un contexto de inflación alta, es un colapso social. Sería un nuevo Rodrigazo” y recomendó el “desdoblamiento cambiario” cuando todavía estaba vigente el cepo cambiario del gobierno de Cristina Kirchner. Y en julio, mientras se debatía la suba de tarifas y la necesidad de un ajuste fiscal, volvió a generar controversia cuando dijo que le “gustaría saber qué tan pobres son los pobres” y que tomaba “con pinzas la información sobre pobreza”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés