Ayer hubo corrida y el BCRA la frenó con ventas récord

La autoridad monetaria se desprendió de US$ 1.474 millones para contener la devaluación. El ITCRM cayó a 90 puntos y afecta la competitividad

26-04-2018
Compartir

Por Mariano Cúparo Ortiz 

Ayer hubo corrida cambiaria y el BCRA intervino vendiendo US$ 1.474 millones. Tras varias semanas de decisión oficial de dejar quieta la tasa de interés en pesos, y con la de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años superando el 3%, el mercado cambiario local operó a niveles récord de US$ 2.169 M. También la intervención del Central, que buscó otra vez evitar una devaluación que alargue el pico inflacionario, fue récord para los últimos 15 años y afectó la competitividad, con el tipo de cambio depreciándose en los países competidores. En tres días el BCRA vendió US$ 2.107 M y las reservas bajaron a menos de US$ 60.000 M.

La corrida dejó entonces una importante caída de las reservas, aunque no hay dudas de que el BCRA tiene, por ahora, espaldas para soportarla. Pero la salida al dólar fue tal que los US$ 2.107 M sacrificados en lo que va de la semana apenas alcanzaron para que el precio de la divisa subiera poco: cerró el viernes pasado en $ 20,47 y ayer en $ 20,55.

Nueva estrategia

El economista jefe de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina, reseñó el cambio de estrategia del Gobierno: “La suba de tasas de los bonos del Tesoro de EE.UU. (la de diez años alcanzó 3% anual) generó un proceso de salida de capitales y depreciación en la mayoría de las economías del mundo. Ante el shock externo el BCRA decidió vender fuerte reservas para estabilizar el TC oficial. La estrategia cambió drásticamente. Antes el BCRA dejaba flotar el tipo de cambio (no intervenía) ante shocks externos. Hoy jugó fuerte para garantizar el 'dólar Ginóbili' que sirve de ancla antiinflacionaria y facilita el ingreso de capitales para el carry trade”. El 'dólar Ginóbili' refiere al dólar anclado en un precio similar a la camiseta de Ginóbili: la 20.

Ayer las críticas de los analistas a la nueva política del BCRA fueron muchas. El economista de ACM, Guido Lorenzo, ironizó acerca de la vieja idea de que la inflación se controlaba con tasa de interés y que el tipo de cambio quedaba flotante: “Se dijo muchas veces ya, pero usar el tipo de cambio como ancla nominal no sirve. Contenés inflación hoy y la pagás mañana. Si el dólar libre tiene tantas virtudes como dice Sturzenegger, que lo deje flotar. Si la inflación la maneja con la tasa, ¿no era así? Total el pass through es bajo”.

En tres días el BCRA vendió US$ 2.107 M y las reservas bajaron a menos de US$ 60.000 M

La garantía de dólar quieto, mientras las reservas den, es precisamente un incentivo para el ingreso de dólares. En la dirección contraria habría jugado la dificultad del BCRA para subir la tasa de interés en pesos para competirle al dólar y el impuesto a inversores extranjeros que pesará sobre las Lebac a partir de hoy.

Explicaciones

El director de Eco Go y profesor de la Maestría en Finanzas de la UTDT, Federico Furiase, enumeró algunos factores que jugaron: “Tenés el shock externo de la tasa a 10 años en 3%, sumado a los factores locales asociados a la menor oferta de dólares por la sequía y las dudas de la oferta de dólares asociada al carry en torno a la capacidad del BCRA pasa subir la tasa de interés si la inflación no baja en línea con el sendero buscado”. En ese sentido, ayer ya hubo señal de tasa en el mercado secundario. La más corta, a 21 días, venía cerrando todos los días en torno a $ 26,25 y ayer pegó el salto a $ 26,65.

“Para mi debería darse la señal de tasa para estabilizar la demanda de pesos y después dejar el dólar libre para romper con la dinámica insostenible de vender reservas con un tipo de cambio real atrasándose y un déficit de cuenta corriente externa creciente”, concluyó Furiase en diálogo con El Economista.

¿Y la competitividad?

La cuestión de la competitividad es una de las clave que preocupa a los analistas. Ayer el Indice del Tipo de Cambio Real Multilateral (ITCRM) que publica el BCRA todos los días mostró una nueva caída a 90 puntos. El martes había cerrado en 90,6 puntos. Marzo había arrancado en torno a 97 puntos. La apreciación y pérdida de competitividad volvió a niveles previos a la devaluación que se inició el 28 de diciembre con el anuncio de las nuevas metas inflacionarias y la baja de tasas.

Furiase lamentó: “Se vuelve atrasar el tipo de cambio real justo cuando las exportaciones empezaban a dinamizarse en una economía en la cual el déficit de la cuenta corriente externa se acerca al 5% del PIB”.

Espaldas

Entre las razones para justificar la corrida de ayer también apareció la cuestión del impuesto a las ganancias sobre las Lebac: hoy entrará en vigencia la retención del tributo sobre la renta de los extranjeros. El rector de Ucema, Carlos Rodríguez fue, fiel a su costumbre, duro al respecto: “Parás artificialmente la inflación esterilizando con Lebac. Y después le ponés un impuesto a las Lebac. Se llama morder la mano del que te da de comer. Ahora va a haber que pagar mas cara la esterilización. Se lo advirtieron muchos”.

Furiase concluyó: “El BCRA tiene espalda para bancar la parada, pero ya vendió en un mes la mitad de lo que compró en enero tras la colocación del ministro Luis Caputo en los mercados internacionales. La dinámica de perder reservas con el tipo de cambio real perdiendo competitividad porque el resto de las monedas se deprecian contra el dólar no es sostenible”.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés