El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Agosto, el peor mes del año para shoppings y supermercados

20-10-2016
Compartir

por Mariano Cúparo Ortiz

El Indec publicó ayer las Encuestas de Supermercados y de Centros de Compras, que releva los niveles de ventas en supermercados y shoppings. En el caso de los supermercados, el Indec informó un incremento de 21,2% interanual en las ventas en agosto y, en el de los shoppings, uno de 12,6% interanual. En ambos casos, los incrementos están muy por debajo del dato interanual del IPC CABA de agosto, que dio 43,5%.

Las caídas reales

De hecho, la consultora Labour Capital Growth (LCG), utilizando las publicaciones de ayer del Indec, realizó el cálculo y concluyó que las ventas en supermercados cayeron 14% en agosto. Y las ventas en shoppings hicieron lo propio al 20%. Esta notable caída implica que el de agosto fue el peor desempeño para los shoppings, en términos de variación interanual de sus ventas, desde la crisis del 2002. Al respecto, el Indec hace la salvedad de que agosto de 2016 tuvo un fin de semana menos que el de 2015, lo que altera la comparación ya que los fines de semana son clave para las ventas en centros de compra.

En términos nominales, para el Indec las ventas en supermercados llegaron a $ 24.232 M en agosto mientras que las de los shoppings fueron de $ 4.252 M. Por su parte, en el acumulado de lo que va del año, llegaron a $ 182.404 M en supermercados y a $ 32.769 M en shoppings, lo que implica mejoras nominales de 26,8% y 25%, respectivamente. En términos reales, tal como informa LCG, lo que se ve son caídas de 7% en el caso de los supermercados y del 9% en el de los shoppings.

Con todos estos datos, agosto demuestra haber sido un mes realmente malo para el consumo. Entre mayo y julio, los cálculos reales de ventas de la consultora dirigida por Agustín Bruno venían mostrando caídas fuertes pero con una curva que indicaba que ese ritmo de merma se venía desacelerando lenta aunque sostenidamente. La caída de agosto es lo suficientemente fuerte como para quebrar esa desaceleración y mostrar un empeoramiento. De hecho, las caídas reales en julio de supermercados y shoppings no habían superado en ningún caso el 10%. En resumidas cuentas, se trató del peor mes del año para estos comercios.

Algunos rubros

Las mayores caídas reales de las ventas en supermecados se dieron en electrónicos e indumentaria. Los alimentos, por su parte, que conforman dos tercios de sus ventas, tuvieron también una importante retracción. Los electrónicos, según los datos del Indec, tuvieron un crecimiento nominal de 1,8% interanual. Pero, según LCG, en términos reales la caída fue de 28%. En indumentaria, el Indec informó una mejora de 11,2%. Pero para la consultora que fundara Martín Lousteau la merma fue de 21% en términos reales.

En alimentos, para el Indec las ventas incrementaron al 24,3% en agosto respecto al mismo mes del 2015. Pero para LCG, si se mira el dato real, se observa una caída de 12%. Desglozando un poco ese dato se pueden encontrar caídas reales de 15% en las ventas de carnes, de 13% en las de panadería, de 12% en las de almacén, de 11% en las de alimentos preparados, de 10% en bebidas, de 9% en lácteos y de 9% en verdulería y frutería.

El empleo

La Encuesta de Supermercados del Indec, que se realiza a nivel nacional e incluye las ventas para un panel de 61 empresas distribuidas en todo el territorio, publica también datos acerca del nivel de empleo en el rubro. En agosto se encontraban empleados 96.300 ocupados asalariados, lo que significa una caída, respecto a agosto del año pasado, de 2,6%.

¿Cómo sigue? CAME ya publicó los datos de consumo en locales minoristas de septiembre. Esos datos parecieron demostrar que en términos de consumo el segundo semestre se sigue demorando, ya que se registró una caída interanual de 7,7%. Es decir, una caída mayor que la de agosto para ese mismo indicador, que fue de 7,4%, aunque por debajo del promedio de mayo-junio-julio, que fue de 9%, tal como destaca LCG. Aun así, para la consultora, la hipotética continuidad de la desaceleración inflacionaria a la que apunta el BCRA, sumada a la movilidad de las prestaciones de la Anses y las paritarias, permitirán cierta recuperación en las ventas en los próximos meses.

No son palabras de optimismo: “Pero no evitarán que el año termine con caídas en torno al 10%. Estos indicadores demostrarían que la recesión de este año es en magnitud más importante que la de 2014 (en ese entonces consumo en supermercados creció 1% y shoppings cayó 2%)”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés