El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 20°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 20°C

“Además de refinanciar la deuda, en 2017 hay que buscar US$ 20.000 M”

Entrevista a Eric Ritondale, Economista jefe de Econviews.

22-09-2016
Compartir

En diálogo con El Economista, Eric Ritondale ofrece su visión sobre la marcha de la economía en 2017.

En el último informe de Econ- Views, señalan que el vaso medio lleno del Presupuesto es que volvió a ser realista y el vaso medio vacío es que no es tan ambicioso como se suponía. ¿Puede profundizar?

Efectivamente. Lo positivo es que es bastante realista, aunque los Presupuestos tienden a ser un poco conservadores en sus previsiones para no comprometerse con gastos para los cuales, posteriormente, podría no haber ingresos. Eso pasa en casi todo el mundo. El problema es que nosotros, como siempre, llevamos todo al extremo y la subestimación llegó a 5% del PIB o 25% de los ingresos en años anteriores. El Presupuesto 2017 es realista y se ajusta a lo normal. Es un comienzo, es importante e invita a pensar que el país pueda desarrollar en el mediano plazo instituciones fiscales más sólidas, un control presupuestario más abierto a la población, reglas fiscales y que funcionen los contrapesos necesarios. Va a tomar tiempo, pero es un gran avance. Por el otro lado, es cierto que desde lo fiscal no se está previendo una corrección tal que permita mejorar el resultado de las cuentas públicas significativamente. Sin embargo, hay que decir que es muy difícil mejorarlas cuando la economía no crece, y todavía no estamos creciendo a un ritmo que podemos considerar conveniente como para encarar medidas fiscales de ahorro. La lógica es ser prudente con el gasto y ahorrar cuando la economía crece, y ser expansivo o bajar impuestos cuando estamos en recesión.

O sea que más allá de que el PIB va a crecer en 2017, considera atinado no embarcarse en un ajuste fiscal en 2017 al menos?

Teniendo en cuenta que el nivel de deuda es bajo y los mercados todavía tienen apetito por el país, me parece razonable. Aunque hay que dar una señal muy clara más allá de 2017 y comprometerse con recorrer un sendero fiscal en el que se converja hacia un déficit menor. Dependiendo del número fiscal final, las necesidades de financiamiento adicional en 2017 van a rondar los US$ 20.000 millones. No sólo habrá que emitir deuda para refinanciar todo lo que vence en 2017, que es importante e incluye US$ 8.000 millones con el mercado (básicamente por el Bonar 17), US$ 8.000-9.000 millones de bonos que vencen en pesos y US$ 5.000 millones en Letes. Eso es solo con el mercado: hay que refinanciar todo eso y, además, ir a buscar US$ 20.000 más, y muy probablemente con el mercado. El cálculo excluye toda la deuda intrasector público y los multilaterales. Los US$ 20.000 millones son un número importante para el mundo emergente, y no sólo Argentina, y se puede hacer en un año, quizás dos, pero no sistemáticamente.

Algunos colegas tuyos ya encienden las alarmas?

Y si sumamos también lo que pasa con las provincias, es importante tener en cuenta que hay que dar una señal muy clara que después de que 2017 se va a ser mucho más duro fiscalmente. No creo que tengamos un problema en el corto plazo, pero podríamos tener necesidad de implementar medidas fiscales más agresivas en 2018 y 2019 de las que estamos descontando hoy, y eso nunca es bueno.

El N°2 de Alfonso Prat-Gay, Pedro Lacoste, dijo que lograr una inflación de 17% en 2017 será fácil y de hecho la tasa anualizada de la inflación actual no está muy lejos de esa meta?

No, pero primero hay que esperar qué va a pasar con las tarifas y, segundo, con los salarios. Los analistas, según el REM del BCRA, están esperando ajustes nominales de tarifas de 50%, y eso generaría una diferencia de 2 puntos entre la inflación núcleo y la general. Tal vez, es alcanzable la meta de 17% para la núcleo y de hecho eso avizora el REM, pero la general estará más cerca de 20% porque algún ajuste tarifario va a haber. El segundo tema es dónde se van a plantear las metas salariales y, vinculado a eso, adónde estarán las metas salariales fiscales, un tema que quizás no es tan importante para el Gobierno pero sí para las finanzas provinciales.

¿Será la famosa batalla entre la inflación pasada y la futura?

Esa pulseada es clave. El Gobierno va a ser razonablemente duro en esa instancia, pero va a ser delicado y algunos sectores del Gobierno ya están hablando de un acuerdo social. Hay que ver qué número se negocia en las primeras paritarias de 2017. Un adelanto serán las paritarias de Comercio y otros que han firmado por 6 meses. Si están cerca del 10%, la señal para 2017 es buena, pero si están más cerca de 20% la cuestión va a ser más complicada. Nosotros estamos esperando una inflación más cerca del 20%. El BCRA tuvo la disyuntiva de poner una meta un poco más alta y cumplible o establecer una meta del 17%, más debajo de lo que el mercado espera, pero con la intención de coordinar expectativas hacia abajo y correr el riesgo de incumplir la meta. Se decidieron por la segunda opción. A mi me gustaría, obvio, que pueda cumplirla. Estamos ensayando algo nuevo y hay que arrancar con buena conducta para lograr todos los objetivos que tiene el BCRA.

¿El dólar va ayudar?

Es otro precio clave y no se esperan grandes movimientos? Sí. Como decía, nuestra proyección de inflación es más alta y, por ende, esperamos una leve apreciación real en 2017. El tipo de cambio promedio que esperamos es muy similar al que prevé el Presupuesto. El tipo de cambio va a ayudar, y lo está ayudando. El dólar está hoy donde está es, en parte, por la tasa real positiva que está poniendo el BCRA. Si no el precio del dólar sería otro. Como se espera que esta tasa real positiva se mantenga hasta que le entidad lleve el IPC donde quiera, es difícil esperar una depreciación real significativa, y más aún si siguen entrando capitales.

El crecimiento de 2017 depende de muchos factores (Brasil mejorando, llegada de inversiones, campo pujante, salario real en alza, obra pública en marcha y demás) y siempre alguno puede fallar. ¿Coinciden con la meta de 3,5%?

Los supuestos son sólidos y la discusión, más bien, es cuándo sucederá: si a finales de 2016 o el primer semestre de 2017.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés