El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 26°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 26°C

Acuerdo para promover la construcción con madera

Representarán el 10% del cupo de las viviendas sociales

26-09-2017
Compartir

Por Carlos Boyadjian

Tras varias semanas de idas y vueltas, finalmente se firmó el acuerdo de impulso de la actividad forestal y la industria maderera a partir de la inclusión de las viviendas construidas con madera en el plan oficial de unidades habitacionales financiadas por la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda.

El Convenio de Colaboración para la Promoción de la Construcción con Madera es el resultado de la mesa de diálogo, integrada por equipos técnicos de organismos del Gobierno y las provincias, así como cámaras empresarias, gremios y entidades financieras y aseguradoras. Por parte del Gobierno fue suscrito por los Ministerios de Interior, Obras Públicas y Vivienda; el Ministerio de Producción; el Ministerio de Agroindustria y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, en tanto rubricaron el acuerdo también la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA), CADAMDA y otras cámaras del sector.

“El objetivo de la construcción con madera radica en la necesidad de dinamizar la demanda, generando mayor valor agregado, empleo, movilización de recursos, y contribución al desarrollo regional", indicó el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, en tanto su par de Producción, Francisco Cabrera, consideró que "el acuerdo suscripto es una cuestión muy positiva que impactará en el empleo y el desarrollo la industria de la madera".

Por su parte, el secretario general de FAIMA, Pedro Reina, estimó que “ahora el sector privado debe invertir, trabajar y demostrar que está a la altura del desafío, con la potencia para dar el puntapié inicial del desarrollo de la construcción con madera en Argentina”.

Aspectos centrales

El acuerdo, que tiene un plazo de diez años, prevé que al menos el 10% de esas viviendas se construirán con madera, y asimismo se dispone que las entidades financieras que adhieran incorporen a estas viviendas en igualdad de condiciones para el acceso al financiamiento, respecto de otro tipo de propiedades que califican para crédito hipotecario. Se estima que podrían generarse hasta 200.000 puestos de trabajo en toda la cadena de valor.

El Plan Nacional de Vivienda establece la construcción de 120.000 viviendas con fondos públicos hasta 2019, de modo que la demanda para el sector foresto-industrial maderero significa un impulso a la actividad forestal y también a los eslabones de transformación (aserraderos, fábricas de aberturas, molduras, pisos). No es un dato menor en un mercado deprimido, con sobreoferta de materia prima y caída de rentabilidad.

Un punto en el que se avanzó con el acuerdo es la posibilidad de asegurar este tipo de unidades, con lo que se facilitan los temas relacionados al financiamiento. Además, ahora las compañías de seguros se comprometen a desarrollar productos diseñados específicamente para este tipo de construcciones.

Desde el Ministerio de Agroindustria destacan que “entre otros beneficios, la construcción de viviendas con madera reduce los tiempos de ejecución de las obras, minimizando así costos financieros”. Por otra parte, la madera es el material de menor demanda energética para su fabricación, es renovable, reciclable y captura dióxido de carbono, en tanto que, por su capacidad aislante, supone un bajo consumo energético en la vivienda.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés