El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

Actividad: un cambio de tendencia muy lento

14-10-2016
Compartir

por Florencia Barreiro

El Gobierno se animó a repetir públicamente que la economía dejó de caer en el tercer trimestre y reavivó las expectativas de la consolidación de un cambio de tendencia. ¿Hubo un verdadero punto de inflexión? ¿Hay señales de mejora del PIB? El Economista consultó a tres consultoras que miden el nivel de actividad para seguir de cerca la posible trayectoria de la supuesta recuperación.

“Vemos un tercer trimestre en el que se desacelera la caída en algunos sectores y en algunos agregados”, afirma Juan Luis Bour, de Fiel. “Pero la situación todavía no es clara. El punto de giro todavía no esta asegurado”. El modelo econométrico que utiliza la consultora para determinar el nivel de actividad revela que en el trimestre que terminó en septiembre habría habido una suba desestacionalizada de 0,5%, aunque la caída interanual es de 2%.

Bour confiesa que “hay que mirar con lupa” para detectar los brotes verdes. “Hay algunos indicios pero falta la difusión en todos los sectores para poder proyectar una curva ascendente”, destaca. Con un cuarto trimestre que quizás muestre esta mejora generalizada, el año cerraría según Fiel con una caída de 1,7%.

“Da la sensación que se tocó fondo en algún momento entre junio y julio”, afirma Camilo Tiscornia, director de C&T. “Los números de agosto dan un poco mejor y los de septiembre también serían más optimistas”. Las mediciones de la consultora muestran un repunte mensual de 0,4% en agosto.

Obviamente, los economistas coinciden en que los avances se registrawn en la comparación mensual y que frente al año pasado, los números todavía son negativos. “Es probable que hasta principio del año que viene no veamos crecimiento interanual”, dice Tiscornia.

Fausto Spotorno, director de Orlando J. Ferreres & Asociados (OJF), admite que septiembre fue más flojo de lo que se esperaba. “De todas maneras hay cierta reactivación y difícilmente se vuelva a los niveles de abril”. Los datos más recientes que maneja la consultora prevén un noveno mes sin variaciones frente a agosto y con un retroceso de 2,9% respecto al año pasado. El tercer trimestre finalizaría con una contracción de 3,6% interanual. Y en todo 2016, el PBI caería 1,9%,

Aunque todavía no hay datos que puedan dar un panorama definitivo sobre septiembre, hay dos indicadores que respaldarían la tendencia positiva. El primero? y en el que se apoya el Gobierno? es el de los despachos de cemento al mercado interno.

Si bien las estadísticas de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (Afcp) indican que el mes pasado las ventas retrocedieron 4,1 % respecto a agosto, los despachos superiores a 1.000.000 de toneladas se mantienen muy por encima de las 850 mil promedio del segundo trimestre. Igualmente, frente al 2015 todavía se registra una merma 11,5%. Del mismo modo, el índice Construya, que agrupa a gran parte de los proveedores de insumos, muestra desde mayo recuperaciones mensuales y en septiembre revela un crecimiento de 3,6%.

Por otra parte, la evolución de la industria automotriz da cuenta de cierta mejora de un sector clave. En septiembre, las exportaciones avanzaron 7,1 % respecto a agosto y las ventas internas se incrementaron cerca de 6%. Aunque los envíos al exterior fueron menores a los de hace un año (29,2%), los pedidos de los concesionarios fueron 12,2% superiores a los de septiembre de 2015.

Rebrote y rebote

Los pronósticos de un rebote el año que viene se mantienen entre los analistas aunque en algunos casos ?como Fiel? las proyecciones se ajustaron un poco a la baja. “No va a haber un cambio de precios relativos dramático que te favorezca un salto de la inversión ni de las exportaciones”, explica Bour. Los pronósticos de las consultoras que siguen el nivel de actividad oscilan entre 4% (C&T y OJF) y 3%(Fiel). El Gobierno esperaba cerca de 3,5%.

Sea cual fuese el porcentaje, los especialistas destacan que hay algunos sectores que podrían extender su recuperación el año que viene y sostener las perspectivas de crecimiento. Estas son las claves para poder pensar la evolución del PIB:

Obra pública

Los economistas coinciden en que es uno de los principales drivers de los brotes verdes. Según datos de C&T, en lo que va del año se licitaron casi 1.000 obras y en septiembre las los proyectos licitados aumentaron 5.000% respecto al mismo mes del año anterior, con un valor de $ 20.200 millones. En 2017, el gasto público continuaría alto.

Construcción Privada

La obra pública tracciona al sector de la construcción pero los especialistas destacan que el sector será uno de los receptores de las inversiones del blanqueo. Además, la superficie permisada viene en aumento desde el segundo trimestre (+7,6%) y esto empezaría a tener efecto el año que viene.

Campo

El agro es otro de los sectores que está alimentando el cambio de tendencia , incentivado, también, por la gestión de Macri. La mayor cosecha de trigo y de maíz impacta de forma positiva y las perspectivas de la soja para el año que viene son bastante buenas a pesar de que la superficie puede disminuir un poco. La Bolsa de Cereales de Rosario estima que la agro industria aportaría 20% del total del aumento del PIB en 2017.

Industria

Los resultados en la industria son dispares y aquí también, los sectores más beneficiados van a ser aquellos ligados a la agricultura y a la construcción. Se espera un repunte del sector químico, particularmente de los fertilizantes. Según Fertilizar, en los primeros ocho meses de este año el consumo aumentó 50%. Alimentos también puede mostrar repuntes. El sector automotriz consolidaría cierta mejora con un incremento de las exportaciones. En este sentido, hay dudas de que Brasil pueda crecer mucho más de 3% el año que viene y esto limita gran parte de la expansión de la industria local.

Consumo

Los economistas ven una paulatina mejora del consumo que se consolidaría en 2017. A los incentivos en los haberes jubilatorios se sumaría una recuperación del poder adquisitivo. “La inflación está bajando y cualquier acuerdo por precios va a dar positivo y vamos a ver una mejora del salario real”, dice Spotorno que augura para el año que viene una inflación del 20%.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés