El Economista - 70 años
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C

El auge de las casas de apuestas como sponsors de equipos de fútbol en Argentina

Las principales casas de apuestas instaladas en Argentina están actuando como patrocinadoras de los grandes equipos futbolísticos del país, dando inicio a un negocio multimillonario que llegó para quedarse.

El auge de las casas de apuestas como sponsors de
equipos de fútbol en Argentina
El auge de las casas de apuestas como sponsors de equipos de fútbol en Argentina
13-12-2022
Compartir

Con el Mundial de Qatar 2022 la fiebre del fútbol se vive al máximo en Argentina y algunos de los equipos más importantes del país consiguieron el patrocinio de casas de apuestas. Gracias a ello muchos clubes se recuperarán de la inflación, la crisis y las malas administraciones. 

Lo que, en la época de Julio Grondona, ex presidente de la Asociación de Fútbol Argentino, AFA solo fue una idea que nunca llegó a puerto, en los últimos meses se ha hecho realidad.  

Las principales casas de apuestas instaladas en Argentina están actuando como patrocinadoras de los grandes equipos futbolísticos del país, dando inicio a un negocio multimillonario que llegó para quedarse. 

En efecto, mientras River Plate, es uno de los clubes más famosos que patrocina Codere en Argentina; a Vélez Sarsfield y Estudiantes de la Plata lo auspicia Bplay, mientras que la selección nacional se aseguró el auspicio de la plataforma de apuestas Betwarrior, que también apoyará económicamente a la AFA para la realización de algunos torneos. 

Todo esto, mientras en los principales países de Europa como España, Francia e Inglaterra se vive el fenómeno inverso. Es decir, los gobiernos endurecen las restricciones para este tipo de negocios, y desaparecen de las camisetas de los jugadores las marcas publicitarias de la industria de la entretención. 

Sin prohibición de funcionamiento

El boom de las casas de apuestas se explica por un lado porque en Argentina el juego online no está prohibido. Ello impulsó a que cada Gobierno Provincial generara una reglamentación propia, para que  los centros de entretenimiento y casas de apuestas funcionen en el territorio. 

En este sentido, las provincias asumen las tareas de fiscalización y recaudo de impuestos, para dedicarlos al mejoramiento de la infraestructura de cada ciudad, así como orientación y apoyo sicológico, para quienes sufran de adicción al juego. 

En efecto. La primera provincia argentina que implementó su marco regulatorio específico en cuanto al iGaming fue Buenos Aires que ya en 2019 se adelantó a las otras, y ha podido controlar, con relativa propiedad, a la industria del entretenimiento virtual, aun cuando algunos empresarios se han quejado por el alza en las tasas de impuesto al juego online. 

Una industria con margen de crecimiento

Según los entendidos, a diferencia de Europa, donde cerca del 30% de la población apuesta frecuentemente y las casas de apuestas son una institución de larga data, en Argentina, el porcentaje de apostadores respecto al total de los habitantes de la nación permanece en un solo dígito. 

Sin embargo, las estimaciones de los dueños de las industrias de entretenimiento son optimistas, y apuntan a que en un margen de tres años más, sobre 3 millones de argentinos pronosticará los resultados de distintos juegos de azar y deportes online, a través de las casas de apuestas. 

Todo ello sin considerar el crecimiento proyectado del iGaming en Argentina y América, producto de la transmisión de la Copa Mundial de Fútbol de Qatar 2022. 

Amor por la camiseta

Para entender el tipo de amor incondicional que le profesan los argentinos a sus clubes de fútbol, hay que partir de la premisa de que Argentina es el único país donde funciona una iglesia inspirada en la figura de un futbolista.  

En efecto, la llamada Iglesia Maradoniana cuenta en la actualidad con 250 mil fieles y su principio 1 es: "Amar al fútbol sobre todas las cosas". 

Es que en Argentina las cosas se hacen apasionadamente, o no se hacen. Por eso, a lo largo de sus 2,78 millones de kilómetros cuadrados, el país de Carlos Gardel ha sabido impulsar 28 clubes futbolísticos pertenecientes a casi todas las ciudades de la nación y tiene a su haber el orgullo de haber levantado 2 veces la Copa del mundo. Primero en Argentina, en 1978 y ocho años después, en México. 

Además de Maradona, el país del tango y el mate ha dado al mundo del fútbol estrellas de la talla de Lionel Messi, goleador del PSG; Ángel Di María, crack de la Juventus de Turín; Paulo Dybala, talento de la Roma de Italia y Lautaro Martínez, uno de los pilares del Inter de Milán. 

Con tantas estrellas es lógico ilusionarse con conseguir la Copa del Mundo, pero esta misión plantea una dificultad no menor, referida a las personalidades de los capitanes. Es que, según el sociólogo y escritor argentino, Pablo Alabarces, la diferencia fundamental entre Maradona y Messi es el tipo de liderazgo que impulsan, y la forma en que sus compañeros lo perciben.  

Por lo mismo, a menos que la historia diga otra cosa, Diego Armando Maradona siempre será considerado un héroe en su país, mientras que "la pulga" continuará elevado solo a la categoría de ídolo deportivo. 
 

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés