El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 Mar

BUE 27°C
Versión digital

mar 28 Mar

BUE 27°C

FMI: Esperar lo mejor...

...y prepararse para lo peor.

06-02-2012
Compartir

El FMI espera que la economía mundial crezca 3,25% en 2012, 0,75 puntos porcentuales menos

que lo que había pronosticado en septiembre pasado. “Nuestro pronóstico para la economía estadounidense para 2012, sin embargo, no ha variado, ya que los datos recientes apuntan a una recuperación de la demanda interna más vigorosa que compensará el deterioro del contexto mundial”, dijo en la semana Nicolás Eyzaguirre, el director del Departamento de Asuntos del Hemisferio Occidental.

“En cambio, el retroceso de la demanda mundial sí se espera que afecte los precios de las materias primas, con una caída de alrededor del 5% proyectada para el petróleo y de aproximadamente 14% para las otras materias primas. Hemos reducido nuestros pronósticos  de crecimiento para la región en su conjunto alrededor de 0,5% para este año”.

En general, la corrección a la baja para América Latina es un poco menor que para la economía mundial, debido a que en gran parte de la región las economías aún disfrutan de un favorable impulso interno y de sistemas financieros estables. En América del Sur, donde hasta hace poco el crecimiento superaba considerablemente el crecimiento tendencial, se espera que las condiciones externas menos favorables moderen a las presiones de sobrecalentamiento que se estaban gestando. El economista chileno se pregunta cómo deberían responder las autoridades de la región.

En ese sentido precisó tres puntos: 1) Esperar lo mejor, pero prepararse para lo peor; 2) Seguir reconstruyendo las defensas fiscales, y reforzando la credibilidad fiscal ?la crisis de la zona del euro ilustra vívidamente los costos de perderla? y tener planes contingentes para el caso de que los riesgos en el panorama global se concreten; y 3) Estar preparados para relajar la política monetaria, pero sólo en los casos en los que la solidez institucional (incluido un tipo de cambio

flexible) y el bajo nivel de inflación así lo permitan. Al mismo tiempo, se debe vigilar atentamente cualquier signo de tensión en los sistemas financieros.

(De la edición impresa)

últimas noticias

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés