El Economista - 70 años
Versión digital

vie 24 May

BUE 11°C

Empresarios, con expectativas estables

Optimismo moderado

18 octubre de 2013

"Parece que los economistas estamos más preocupados por la macro que los empresarios por la micro de sus empresas”, dijo el economista Luis Secco en el 49° Coloquio Anual de IDEA al presentar los resultados de la encuesta que tradicionalmente realiza la consultora D'Alessio IROL. Precisamente, la afirmación de Secco se desprende de los números del sondeo.

De los 206 ejecutivos encuestados, 39% espera que la situación económica del país se mantendrá igual en los próximos seis meses y otro 25% cree que será mejor. En lo concerniente a sus compañías, el 30% espera aumentar su dotación de personal, el 54% la mantendrá y sólo 13% la reducirá. Casi 50% de los empresarios espera aumentar sus ventas en 2014 y 40% cree que se mantendrán. Secco asoció esto a la cercanía del Mundial de Fútbol de 2014, que suele desatar booms de consumo en ciertos sectores. Un informe reciente de Ecolatina destaca la solidez del consumo interno, aunque advierte que es heterogéneo entre los sectores y los diversos canales de comercialización. De todas maneras, la zona de bajo crecimiento a la que ha ingresado la economía local desde 2012 no se revertirá en el corto ni mediano plazos. Según la consultora Empiria, en el tercer trimestre la economía creció cerca de 3,5% interanual pero se mantuvo estable con respecto al segundo trimestre. Para 2014, habría tasas asiáticas, pero japonesas en vez de chinas: 1,4%.

En lo referido a la inversión, 50% de los empresarios no espera hundir capital en el próximo año, aunque hay 25% que sí espera invertir. Según Secco esto se debe al alto nivel del uso de la capacidad instalada y las restricciones para comprar o girar dólares o los escasos incentivos para ahorrar. Ante ese escenario, invertir surge como una alternativa para proteger el capital. Asimismo, la expectativa de un cambio de Gobierno en 2015 ha llevado a muchos a comenzar a mirar con mejores ojos el mediano plazo. Donde no se esperan novedades muy gratas es en el frente de la rentabilidad: si bien 23% de los sondeados espera un aumento, cuatro de cada diez temen que se profundice el proceso de pérdida de rentabilidad.

La cuestión salarial, una vez más, vuelve a colocarse en el primer lugar en la lista de temas más importantes para los ejecutivos.

Las estrategias internas de las empresas, según revela la encuesta, atacarán ambos frentes: por un lado, procurarán aumentar las ventas a través de nuevas líneas de productos y alianzas estratégicas y, por el otro, atenuar la presión alcista de los costos a través de procesos de reingeniería interna y subas de productividad. En líneas generales, los empresarios no esperan grandes cambios y las demandas que realizan se han mantenido prácticamente inalteradas: reglas de juego claras, menos impuestos, escasez de mano de obra calificada, falta de insumos y acceso a financiamiento a tasas convenientes.

Lo curioso de esta estabilidad de expectativas es que se da en un contexto electoral incierto, deterioro de las variables macroeconómicas (en algunos casos, como en el stock de reservas, a un ritmo vertiginoso), con una transición política por delante y con la salud de la Presidenta debilitada. ¿Serán los empresarios excesivamente optimistas o, por el contrario, los economistas son demasiado pesimistas?

últimas noticias

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés