El Economista - 70 años
Versión digital

lun 20 May

BUE 13°C

Volvió a caer el consumo de carne vacuna

13 diciembre de 2016

A pesar de que la ganadería es uno de los sectores que más promete en términos de recuperación, los números aún no muestran suficientes avances en medio del proceso de retención de vientres que los productores llevan a cabo para recuperar el stock perdido durante el período de retenciones y cupos de exportación que llevó adelante el gobierno anterior. La caída del poder adquisitivo resulta un factor cada vez más influyente para la actividad, que otra vez registró un ajuste en el consumo interno en noviembre.

Así lo señaló un informe elaborado por la Cámara de la Industria de Comercio de Carnes y derivados de la República Argentina (CICCRA), que destacó que en lo que va del año la demanda se retrajo 6,7% a causa de “la aceleración de la tasa de inflación y la baja del nivel de actividad general y del empleo”. Más precisamente, absorbió en los primeros once meses 154.700 toneladas res con hueso menos que en enero- noviembre de 2015; en tanto que en la medición por habitante, el consumo se mantuvo en 55,2 kilogramos anuales, lo que arrojó un descenso del 7,5% con respecto a igual período del año pasado.

Más faena y menos ventas

“Estos datos ponen en evidencia que si no aumentan las exportaciones de manera significativa, se destruirá el precio del ganado en pie y retrocederemos en el incipiente crecimiento que el sector ganadero mostraba a través de los índices de retención de vientres y del aumento en el peso del animal enviado a faena”, expresó CICCRA. Sucede que, después de casi un año en baja, en noviembre la faena vacuna fue 5,2% superior al promedio mensual de los primeros once meses de 2016, y 5,9% mayor a la misma fecha de 2015. Esto se dio gracias al ascenso del 11,5% en la participación de hembras, que posibilitó que la faena total alcanzara las 10,628 millones de cabezas, un número que refleja progresos, pero que resultó 5% menor que el del año pasado.

La producción, por su parte, llegó a las 2,398 millones de toneladas, lo que significó una caída interanual del 4,6%, “totalmente explicada por la disminución observada en la faena total: recordemos que el peso promedio declarado creció 0,5% anual”, sostuvo la entidad.

En este contexto, al sector le preocupa el descenso en las cotizaciones de la hacienda en pie. “Por segundo mes consecutivo, en noviembre el precio promedio de la hacienda en pie registró una caída del 2,8% mensual y, de esta manera, retornó al nivel promedio del bimestre junio-julio de 2016”, destacó el informe, al tiempo que subrayó que los valores rondan los $ 24,28 por kilo vivo. “Comparados con el mismo mes de 2015, el ritmo de aumento disminuyó a 23,2%, constituyéndose en la variación interanual más baja de los últimos trece meses”, indicó. De todas formas, resaltó que al combinar esta baja con la depreciación del peso, “el precio promedio por kilo vivo medido en dólares tuvo una nueva caída del 3,5% mensual, llegando a US$ 1,587 por kilo vivo”.

En la góndola, sin embargo, la carne vacuna no mostró variaciones, pero sí se encareció 2,5% frente al pollo y se abarató 3,2% frente al cerdo, lo que se reflejó en un cambio de hábito del consumidor.

Exportaciones en foco

Aunque la liberación del mercado cambiario y la eliminación de las trabas permitieron que en los primeros once meses del año las ventas externas de carne vacuna crecieran 21,2% y totalizaran 229.900 toneladas, parecería que la actividad necesita aún más incentivos para incrementar los despachos y conseguir mayor rentabilidad.

En ese sentido, el mercado internacional es clave, ya que, sin ir más lejos, en octubre los ingresos totalizaron US$ 910,8 millones, lo que implicó una mejora del 20,4% anual.

últimas noticias

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés