El Economista - 70 años
Versión digital

mie 19 Jun

BUE 16°C

Recortes de presupuesto en Agroindustria

13 octubre de 2016

A pesar de que el presidente de la Nación, Mauricio Macri, se encargó reiteradas veces de dejar en claro que el sector agropecuario es una de las prioridades de su gestión, y así lo demostró en el primer semestre mediante la baja de retenciones y la eliminación de los cupos para la exportación, con el paso de los meses comenzaron a conocerse algunas decisiones que no coinciden con el objetivo de impulsar a la actividad, a la que el Gobierno considera “motor de desarrollo de la economía”.

Es que a la postergación en la rebaja del impuesto a las ventas externas de soja, que finalmente se hará en forma gradual a partir de 2018 y no como se había prometido durante la campaña electoral, se sumaron hechos significativos en lo relacionado al manejo del Ministerio de Agroindustria.

Ayer, luego de una semana de intensas reuniones, se conoció la renuncia de Oscar Alloatti, quien se desempeñaba como secretario de Agricultura Familiar de la Nación. La decisión, según trascendió, tuvo relación con la falta de recursos que le otorgaban para llevar a cabo las distintas tareas que tenía asignadas, algo que preocupaba al funcionario al igual que a otros once empleados de la cartera, que también decidieron abandonar el cargo.

La palabra oficial, no obstante, citó de un “cambio de autoridades” y de un “ciclo cumplido” por parte de Alloatti, ex secretario de Agricultura de Santa Fe. “De esta manera, luego de un intenso trabajo de organización, de una importante presencia territorial y cumplimiento de objetivos, se da por cumplida una primera etapa en la que sus directivos llevaron adelante un gran trabajo. Es importante resaltar que se continuará con los enfoques productivos, de acompañamiento y políticas para el desarrollo para los pequeños productores familiares”, expresó el Ministerio en un comunicado, al tiempo que agradeció “el gran trabajo y responsabilidad de las autoridades correspondientes, quienes seguirán siendo fuente de consulta, ya que su profesionalismo permitió luego de diez meses evaluar y proyectar acciones directas en territorio”.

Ahora, el que quedará al frente de Agricultura Familiar será Guillermo Bernaudo, actual jefe de Gabinete de Agroindustria.

Bajas en el INTA

Paralelamente, los rumores de un importante recorte en el presupuesto destinado al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) suenan cada vez más fuerte. Después de la visita que el Jefe de Estado realizó en julio a la sede de Castelar, trabajadores del organismo denunciaron que el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat- Gay, le otorgaría solamente $ 5.112 millones del Presupuesto en 2017.

“Apoyamos a los investigadores, debemos convertir a la Argentina en el supermercado del mundo”, había dicho Macri en aquella recorrida junto al ministro Buryaile. Ayer, científicos realizaron una jornada en la que difundieron la importancia de su labor y exigieron más aportes.

La idea, además, le restó apoyo de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), cuya presidenta, Beatriz Giraudo, ingresó al Gobierno designado por Buryaile hace poco más de un mes. “Tal recorte traería aparejado consecuencias negativas para la innovación tecnológica de insumos y procesos para el sector agroindustrial, agroalimentario y forestal”, dijo la entidad.

El Ejecutivo, por su parte, salió a calmar las aguas y aseguró que no habrá desincentivos. “Garantizamos que el INTA mantendrá sus fuentes laborales, régimen de becarios y líneas de investigación para el sector. Es un organismo de excelencia técnica. Necesitamos su presencia territorial, asistencia a productores y familias de todas las regiones”, declaró Bernaudo en su cuenta de Twitter.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés