El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 17°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 17°C

“La producción de maquinaria agrícola crecerá 25%”

08-08-2016
Compartir

Tras un 2015 complicado, la maquinaria agrícola dio una vuelta de página y prevé un crecimiento interesante en plena siembra de trigo y a poco para el inicio de la campaña de maíz y girasol, los cultivos estrella del ciclo 2016/17 gracias a las medidas macroeconómicas que aplicó el Gobierno Nacional, tales como la eliminación de las retenciones y trabas para exportar. En diálogo con El Economista, el presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA), Marcelo Valfiorani, analizó el escenario actual del sector, que si bien comienza a reactivarse, aún necesita financiación e incrementar las exportaciones.

¿Cómo evalúa el impacto de las nuevas políticas para el sector agropecuario en el ámbito de la maquinaria agrícola? ¿Hubo avances significativos en el primer semestre?

Hasta marzo toda la expectativa era muy buena. Digo marzo porque fue un mes clave, en el que se realizó la feria de Expoagro, cuando ya se empezaron a conocer todas las medidas del Gobierno. En ese momento el ambiente de compra o venta por parte de las fábricas fue muy bueno. Después surgió el tema climático, que frenó fuertemente la intención de compra en Córdoba y Santa Fe. De todos modos, en lo que va del año hay sectores que ya comenzaron a tener reactivación: caso concreto, las sembradoras, las pulverizadoras y las tolvas. Sobre todo las sembradoras, porque el trigo, que no se venía realizando, se siembra entre junio y julio, con lo cual creció la demanda y las empresas tuvieron que ponerse a fabricar. El maíz, que aparentemente duplicará el volumen del año pasado debido a la quita de retenciones, se siembra entre septiembre y octubre, así que también se prevén ventas. Hasta de Necochea nos consultan, una zona a la que el cereal antes no llegaba. En cuanto al girasol, hay parte de la provincia de Buenos Aires que antes sembraba y ya no lo estaba haciendo, pero ahora los productores volvieron a apostar. Con lo cual, por una cuestión de ciclos de uso de los equipos, el de las sembradoras es el rubro que mejor y más rápido comenzó a mostrar reactivación. Por supuesto que además existen otros sectores correspondientes a la poscosecha, como el segmento de secadoras y almacenaje, en los que la venta se da generalmente después de septiembre, ya sobre fin de año. En esos casos encontramos muchas más consultas que otros años, una cantidad importante de pedidos de presupuestos y cotizaciones que esperamos que se reflejen durante este segundo semestre en más ventas. Lo que pasa es que todo esto no es inmediato. Hay tipos de maquinarias que compran los productores y otros que son más de contratistas, ahí también se diferencia la inversión según el cliente. Pero en general, el sector va un poco mejor, estamos en vías de mejor producción y mejores ventas.

¿Proyectan más inversión y fabricación de equipos este año?

Las fábricas en estos últimos siete u ocho años se han tecnificado. El año pasado fue un momento en el que estábamos a la baja, y de los últimos quince años, el 2015 fue el peor, con lo cual todas las empresas hoy tienen capacidad ociosa, a pesar de incrementar sus ventas, y pueden abastecer al mercado interno. El complemento ideal es poder exportar. Nosotros creemos que la salida que tiene hoy la maquinaria agrícola para poner sus fábricas a full es la exportación, porque de casi todos los rubros hay importante cantidad de fábricas que pueden saturar el mercado interno. Un ejemplo: en 2012 se exportaron US$ 250 millones, el año pasado US$ 80 millones. Esto demuestra que el potencial de crecimiento que tenemos en materia de exportación es muy importante. Para eso hace falta mejorar el tipo de cambio, hoy no estamos competitivos con el resto del mundo, tenemos un atraso cambiario importante. Y también lo que necesitamos son herramientas de financiación a tres o cuatro años como tienen todos los países, cosa en la que el Gobierno está trabajando. Se espera para fin de año contar con ello. En Argentina, en rubros como los de sembradoras, tractores o tolvas y cabezales se exporta con calidad internacional sin ningún tipo de problema desde el punto de vista tecnológico, aunque falta estructura de venta.

Se habla de un aumento en las importaciones de algunos rubros, ¿es así?

Sí, hay un aumento de importaciones. El sector que más lo ha hecho es el de las cosechadoras, el de tractores y últimamente vimos que han ingresado sembradoras. Esto hay que analizarlo. Teniendo en Argentina tantas fábricas de sembradoras nacionales no es lógico que ingresen del exterior. Por eso, se hizo el reclamo correspondiente. Si bien por ahora no es preocupante, en la medida que esto siga va a perjudicar la fabricación nacional. Es necesario ver aquellos productos en los que Argentina está capacitado tecnológicamente para producir y es competitivo, para que no haya un ingreso masivo de la competencia internacional.

¿Cuál es el crecimiento que estiman para este año?

Este año deberíamos terminar con un crecimiento de entre el 20% y el 25% de producción en relación al año pasado. A futuro, en la medida en que las herramientas macroeconómicas acompañen, podremos seguir avanzando. A veces también hay que ver el contexto internacional: por ejemplo Brasil, que es un demandante de nuestros equipos y se encuentra en una recesión muy fuerte, sale a competir al resto de los países de América con unos precios muy bajos, al costo, lo cual también nos produce freno en nuestras producciones. Y es una situación ajena a la Argentina. Entonces, el contexto internacional hace que perdamos negocios en Perú, Colombia, Ecuador, porque Brasil sale fuertemente a tratar de colocar cantidades de equipos que tiene en sus fábricas sin poder venderlos en el mercado interno. Estas cosas influyen para que a uno le cueste más exportar. También Europa del Este, Ucrania y Rusia, a los que también exportamos, ponen barreras para que parte de los productos se fabriquen allí. En general, todos los países tienen hoy producción de equipos. El tema de la exportación hay que analizarlo en una situación macro que hoy no es la más favorable.

¿Hoy es rentable el negocio de la maquinaria agrícola en la Argentina?

Yo creo que todas nuestras fábricas pudieron crecer cuando hubo estabilidad, producción, continuidad. Para cualquier sector lo peor que hay es trabajar dos años bien, uno más o menos, otro mal. Este es un problema no solo de las fábricas de maquinaria agrícola: es difícil mantener estabilidad en todas las empresas. Lo principal es primero tener continuidad, que no haya inflación, políticas claras. Asimismo, particularmente el rubro de maquinaria agrícola está muy inmerso en lo que es la globalización, que ha permitido trabajar a nivel mundial a las marcas líderes, con lo cual antes se competía entre marcas de un mismo país, y todos teníamos las mismas condiciones ? costo de acero, de mano de obra ? y hoy empezamos a competir con jugadores muy fuertes, con multinacionales que tienen plantas en todo el mundo, y eso sí hace que al negocio haya que mirarlo de otra manera y que tengamos que replantear alguna estrategia.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés