¿Cómo afecta el coronavirus a las pymes agropecuarias?

agro-tranquera
31-03-2020
Compartir

Por Ruth Remesnitzky Consultora Lazos Comerciales

El coronavirus nos agarró desprevenidos en nuestras vidas, trabajos y empresas. Todo cambió. Los vínculos entre las personas, sus reacciones, la economía y todo eso genera temor más allá de los cuidados, recaudos y medidas adoptadas en el país.

Hay preocupación por nuestros seres queridos, sobre todo por los mayores y a su vez agradecimiento por estar en familia, cuidándolos para que sigamos gozando de buena salud.

Tenemos expectativa de ver cómo nos adaptarnos a esta nueva realidad, que tal vez se prolongue  por un par de meses, combinando la continuidad en el trabajo con los hijos en la casa.

Al encierro que nos conecta a veces con un vacío existencial, que estaba tapado por un continuo movimiento y múltiples actividades, se le suma una actividad económica paralizada y la incertidumbre laboral cuando esto acabe.

Existen distintas maneras de encarar esta situación, para sacar de la cuarentena una oportunidad de aprendizaje y crecimiento tanto personal como empresarial.

Luego de conversar con varios clientes de diversas zonas del país, comparto con ustedes algunas experiencias y reflexiones.

“El campo no puede parar, su función elemental de producir alimentos lo pone a jugar un rol preponderante para hacer frente a lo que se avecina”, repiten todos.

Leonardo Mangas, quien se desempeña como empleado en una agronomía en el oeste de la provincia de Buenos Aires, señala como una prioridad la logística, es decir, que el productor con el avance de la cosecha pueda entregar sus granos y no ocurra un cuello de botella.

Asimismo, destaca la importancia que desde el Gobierno Nacional y provincial se tomen medidas tendientes a  postergar vencimientos de compromisos tributarios de las empresas agropecuarias, para darles un poco de aire y no desfinanciarlas.

Como resultado de la cuarentena va a predominar el contacto virtual como nueva forma de hacer negocios, y así suplir de manera obligada la relación interpersonal a la que están tan acostumbrados sobre todo en el interior del país.

Según el ingeniero agrónomo Diego Gilotaux, productor agropecuario del norte de la provincia de Córdoba, el cororavirus repercutió muy fuerte en su empresa, ya que ha impactado de lleno en las dos actividades que desarrolla: la agrícola y la ganadera.

La caída de la economía por esta pandemia provocó el derrumbe del petróleo y todos los commodities, aunque el sector ya estaba con la guardia baja por el aumento de retenciones, el cambio de Gobierno y otros factores.

Hoy está totalmente cerrado el mercado europeo. Muchos productores contaban con gran cantidad de novillos gordos para cumplir la Cuota Hilton y quedaron expuestos con un producto difícil de colocar en el mercado interno. “Debido a que la carne de exportación no es la que consume el argentino en góndola”, explica.

En la agricultura se trabaja con precios a futuro y como se preveía el aumento de las retenciones, algunos productores vendieron 40% de la próxima cosecha. Por lo tanto decidieron anticiparse de un problema y cuando llegó la segunda complicación, y los precios de la pizarra siguieron bajando, por suerte estaban bastante cubiertos.

Gilotoux señala que a futuro tendrán que ser muy cuidadosos con la administración de presupuestos y stocks. “Aún queda un 60% de la cosecha sin vender, y hay que ver si repuntan los precios”, señala.

Por otro lado, menciona: “Me toca hacer docencia con los empleados, la gente está acostumbrada a pensar que los problemas pasan en Buenos Aires y les cuesta mucho caer en lo grave que puede ser esto, y que tarde o temprano aunque sean comunidades chicas todas se verán afectadas”.

Más allá del desenlace que pueda tener esta situación, queda demostrado nuevamente el esfuerzo y compromiso de los productores agropecuarios con Argentina, asegurando que los productos alimenticios lleguen a cada mesa.

Por último, vale recordar la frase de Enrique Pichon Riviére: “En tiempos de incertidumbre y desesperanza, es imprescindible gestar proyectos colectivos desde donde planificar la esperanza junto a otros”.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés