El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 19°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 19°C

Campaña 2017/18: 32,4 M de hectáreas y 121,6 M de toneladas de producción

Los especialistas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires anticiparon que el contexto climático reduciría el volumen de la cosecha gruesa

28-09-2017
Compartir

Los especialistas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires anticiparon que el contexto climático reduciría la producción de la campaña gruesa 2017/18 a 121,6 millones de toneladas con 32,4 millones de áreas de implantadas. Otro dato a destacar es que por segundo año consecutivo proyectan una caída en el área de la soja, sumado a que un millón de hectáreas quedaría afuera del circuito agrícola en la nueva campaña producto de los excesos en regiones productoras. Esos fueron algunos de los datos relevantes anunciados.

La Bolsa porteña presentó las perspectivas de campaña gruesa 2017/18 con todos los números vinculados a áreas sembradas, producción, la evaluación económica de los mismos y los paquetes tecnológicos que se van a estar empleando en esta nueva campaña agrícola.

El agua y la campaña

Agustín Tejeda, Esteban Copati, Juan Brihet y Ramiro Costa informaron que las bajas respecto de la campaña anterior se deben fundamentalmente a cinco años de ambientes húmedos y a las inundaciones acumuladas durante el 2017 en gran parte de Buenos Aires y La Pampa. En tanto, advirtieron que de poder incorporarse al maíz tardío unas 400.000 hectáreas hoy afectadas por inundaciones se podría alcanzar 32,8 millones de hectáreas.

Otro dato a destacar es que por segundo año consecutivo proyectan una caída en el área de la soja, sumado a que un millón de hectáreas quedaría afuera del circuito agrícola en la nueva campaña producto de los excesos en regiones productoras

En cuanto al volumen de producción estimaron que pasaría de 122,8 a 121,6 millones de toneladas, pero que en un escenario optimista para maíz y de recuperación de área agrícola afectada por inundaciones este volumen podría incrementarse a 125,1 millones de toneladas y pasar de una leve caída a un leve incremento interanual.

Los expertos señalaron que cerca de un millón de hectáreas agrícolas van a estar fuera de juego esta campaña por los excesos hídricos de buena parte de la región pampeana. “En función de cómo ese millón de hectáreas vaya drenando o secando, alguna parte podría entrar en actividad este año, lo cual puede ser positivo a los efectos de las proyecciones que estamos manejando. Si eso pasa creemos que 400.000 hectáreas adicionales de maíz pueden ser sembradas”, sostuvo Costa en diálogo con El Economista.

Sube y baja

En lo que hace a la soja, la superficie vuelve a caer en la nueva campaña hasta 18,1 millones de hectáreas, lo que arrojaría una cosecha de 54 millones de toneladas. Esto representa 3,5 millones de toneladas menos que en la campaña anterior, cuando la cosecha alcanzó los 57,5 millones de toneladas.

Lo que explica esta merma para la oleaginosa es la competencia con los cultivos de verano, como el girasol y el maíz. En el caso del cereal la superficie en la nueva campaña pasaría de 5,1 millones de hectáreas a 5,4 millones, lo que dejaría una cosecha de grano con destino comercial de 44,5 millones de toneladas.

Al respecto, Cosa enfatizó: “Para esta campaña tenemos un pequeño decrecimiento de producto bruto total de las cuatro cadenas respecto de 16/17 del 1,1%, explicado fundamentalmente por lo que está sucediendo en la cadena de la soja, que mostraría una retracción de 3,8%”.

No obstante, indicó que “en cambio, maíz, trigo y girasol muestran un crecimiento. En el caso de maíz de 2,4%, de trigo el 1 y de girasol del 9%”.

En cuanto al volumen de producción estimaron que pasaría de 122,8 a 121,6 millones de toneladas, pero que en un escenario optimista para maíz y de recuperación de área agrícola afectada por inundaciones este volumen podría incrementarse a 125,1 millones de toneladas

De acuerdo a lo expuesto, los especialistas de la Bolsa porteña resaltaron que los productores han decidido invertir más. Los cual se observa en una mejor utilización de semillas, mayor nivel de utilización de fertilizantes y de productos fitosanitarios avanza dos. “Todo eso hace que los rendimientos medios estén por encima del promedio”, opinó Costa.

En síntesis

“A nivel global los números van a ser similares a los del año pasado, porque en el 2016 se vivió el gran crecimiento del agro cuando empezaron actuar los cambios de política económica que fueron muy importantes para el campo. En el 2017, si bien el volumen final se mantiene más o menos constante, hay movimientos internos de relevancia como, por ejemplo, una caída del área sojera, se incrementa el área maicera, girasolera y triguera”, subrayó Costa.

Anticipó que “el producto bruto conjunto de las cadenas de la soja, maíz, trigo y girasol alcanzará durante la campaña 2017/18 los US$ 29.000 millones”.

Además, indicó que “las principales fuentes de incertidumbre son respecto de la producción, por excesos hídricos y los precios, especialmente en el caso de la soja y sus subproductos, como la harina de soja”.

De cara hacia el futuro, sostuvo que “la producción argentina para la campaña 2026 alcanzaría las 143 millones de toneladas, pero esta estimación podría variar con respecto a las señales de los precios internacionales: si los precios bajan 20%, se alcanzarían 131 millones de toneladas y si suben 20%, 153 millones de toneladas”.

Por último, se refirió a que es necesario trabajar sobre las limitantes de mediano plazo: infraestructura, inserción mundial del país y, si bien se le han quitado algunos impuestos al agro, también la competitividad

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés