Ecolatina: inflación de junio fue 3,6% y 2021 cerraría en 48%

Así, acumuló 24,7% en el primer semestre de 2021 (la cifra más alta desde 2016) y 48,7% para los últimos doce meses.

7 de julio, 2021

La inflación de alimentos de Argentina es 11 veces superior a la los países de la región

Según el IPC GBA Ecolatina, la inflación alcanzó 3,6% en junio. Así, acumuló 24,7% en el primer semestre de 2021: la cifra más alta desde 2016. Además, se ubicó en 48,7% para los últimos doce meses. La cifra, si bien muestra una leve baja contra el 4,8% de marzo, es mala. El análisis se agrava si se considera que el ancla cambiaria está operando a pleno, la tarifaria también y la economía sigue fría por el impacto de la segunda ola de la pandemia.

Si bien se espera cierta reducción en el corto plazo, aunque en niveles aún muy altos, el panorama de mediano plazo no es alentador dado que se están retrasando precios relativos que, eventualmente, deberán corregirse e impactarán en la inflación. Por lo tanto, la expectativa es que la inflación siga rodando bien arriba de 45% interanual por varios trimestres más.

Ecolatina: inflación de junio fue 3,6% y 2021 cerraría en 48%

Al interior del IPC

El capítulo que mayor incidencia tuvo sobre el índice fue alimentos y bebidas (subió 4,1%), que acumuló una suba de 28,5% en el primer semestre y de 57,3%. Al interior, la suba fue generalizada en junio: de las 65 categorías que componen al capítulo, 46 se ubicaron por encima del 3%.

“Por un lado, el desarme de Precios Máximos impactó sobre los productos de consumo masivo, donde se destacaron las subas de panes, lácteos y aceites. Por el otro, la evolución de carnes también se mantuvo elevada -por encima del 4%-, y ya acumula una suba de 51% en lo que va del 2021, dijeron desde Ecolatina.

En lo que respecta al resto de los capítulos, solo 2 de 9 mostraron una evolución menor al 3%. Además, resaltó la evolución de indumentaria (+4,3%) y transporte y comunicaciones (+3,9%), considerando que ambos se ubicaron por encima del nivel general.

El IPC Core, que está compuesto por los precios que se encuentran más “expuestos” a la coyuntura económica, creció 4,1% en el mes (+26,9% acumulado y +52,2%). Al interior, tanto los precios de consumo masivo (+3,7%) como el resto (+4,2%) exhibieron dinámicas elevadas: los primeros, comenzaron a recuperar el terreno perdido tras varios meses de congelamiento mientras que los segundos vienen ubicándose por encima de 3,8% luego de nueve meses consecutivos, dejando en evidencia que el proceso inflacionario actual cobró una importante inercia y es difícil de desarmar.

Por otra parte, el IPC regulados subió 3,2% en el mes, como consecuencia de subas en cigarrillos, teléfono, mantenimiento de los vehículos y combustibles. De esta manera, acumuló una suba de 20,8% en los primeros seis meses y de 31,8%. “La pequeña diferencia entre estas variaciones corresponde a que la corrección de regulados se concentró en los primeros meses del 2021”, dijeron desde Ecolatina.

A contramano, el IPC estacionales creció solo 1,5% (+18,8% acumulado y +69,9%), principalmente por la baja suba de frutas. Eso permitió contener un poco el nivel general.

¿Qué se espera?

Como consecuencia de una suba de precios que se desacelera más lento de lo proyectado al principio del año, desde Ecolatina modificamos nuestra estimación y esperamos que la inflación ronde el 48% en 2021”, dijeron desde la consultora.

Sin embargo, para que esa cifra se cumpla, seguimos pensando que habría una paulatina desaceleración en la segunda parte del año. Luego de una inflación promedio de 4% en los primeros seis meses, dijeron, la suba de precios debería ser levemente menor al 3% en el periodo julio-diciembre para que se concrete nuestra proyección anual.

Detrás de estos números, se encuentra el hecho de que el impacto del alza de precio de los commodities, las presiones del Mercado de Liniers sobre el precio de la carne minorista y la autorización de subas de combustibles (que poseen fuertes efectos de segunda ronda) serían factores que ya no estarán presentes en la segunda parte del año. A su vez, el atraso tarifario y un menor deslizamiento del tipo de cambio oficial también ayudarán a este fin, pero dejarán correcciones pendientes para el 2022”, argumentaron.