Más gasto, menos dólares y elecciones: meses desafiantes para el BCRA y el Tesoro

11 de junio, 2021

Más gasto, menos dólares y elecciones: meses desafiantes para el BCRA y el Tesoro

En el horizonte macro hay más gasto público, vencimientos de deuda importantes y menos agrodólares. Por si fuera poco, hay elecciones.

Durante la primera semana de junio, el BCRA pudo comprar sólo US$ 107 millones en el mercado de cambios y terminó neutro en sus intervenciones durante tres jornadas. La brecha cambiaria detuvo su marcha alcista, pero sigue con tendencia alcista (hoy en 75%) y con el BCRA interviniendo.

“Podemos sacar dos conclusiones: 1) la tensión cambiaria comenzó a incrementarse y el BCRA deberá seguir interviniendo si no quiere que se disparen las cotizaciones alternativas; 2) una brecha del 75% pareciera ser la máxima ‘tolerable’, a partir de la cual comenzaríamos a ver multiplicados los esfuerzos para contenerla”, señala la economista Lorena Giorgio en un nuevo trabajo de Equilibria.

Según el informe, la brecha que podría seguir incrementándose desde sus niveles actuales, “pero no se disparará”. En gran medida porque hay un BCRA con poder de fuego suficiente para mantenerla bajo control. “Nuestras estimaciones arrojan que el BCRA tendría espacio para acumular reservas netas por US$ 1.500 millones y al mismo tiempo utilizar unos US$ 6.000 millones en todo el año para intervenir en los mercados alternativos, de los cuales ya utilizó US$ 700 millones. Es decir que de los US$ 5.300 remanentes que tendría para intervenir en lo que resta del año, el BCRA ya tiene en su poder US$ 2.561 millones (el 48%)”, dijo Giorgio. Las restantes las compraría en junio y julio. Luego, llegaría la sequía y el ruido electoral, que incluirá las clásicas profecías de una devaluación poselectoral o una radicalización del Frente de Todos (FdT).

Un riesgo en el horizonte son los plazos fijos, que en mayo cayeron 1% mensual. “Este era un resultado esperable, dado que las tasas mensuales para los depósitos tradicionales, que constituyen más del 95% de estas colocaciones, se mantuvieron invariantes (3,08% para los minoristas) incluso luego de cuatro registros de inflación promediando el 4%”, dijo Giorgio de Equilibria.

El principal riesgo del menor apetito por esos instrumentos viene por el lado de que el 80% de los $2,9 billones de depósitos del sector privado está colocado a menos de 90 días.” Entonces, un desarme de por ejemplo el 10% de estas colocaciones volcándose al mercado de dólar financiero implicaría una demanda adicional de US$ 1.400 millones al CCL (casi el 30% de lo que estimamos que el BCRA podría utilizar de reservas para intervenir en la brecha en lo que resta del año)”, dijeron.

“La demanda de pesos está empezando a debilitarse justo cuando el gasto público debería empezar a tomar impulso por las mayores erogaciones vinculadas al Covid-19 y el ‘push’ electoral, y de cara a los meses que acumulan los mayores vencimientos en pesos del año. Por eso, es muy importante que el Tesoro pueda seguir obteniendo financiamiento neto del mercado local, reduciendo lo más posible la monetización del déficit fiscal”, agrega el trabajo. El desafío no es tanto junio (vencimientos por $240.000 millones), sino el siguiente trimestre: el Tesoro deberá renovar más de $450.000 millones en julio, $510.000 millones en agosto y $360.000 millones en septiembre.