El superávit comercial de 2021 sería mayor a US$ 12.500 millones

20 de mayo, 2021

Exportaciones a Brasil subieron 12%, pero las importaciones volaron 42% y regresó el déficit

Exportaciones, importaciones y saldo comercial: las tres principales variables del comercio exterior tuvieron altas tasas de crecimiento en abril. Así lo confirmó ayer el Indec en su Intercambio Comercial Argentina (ICA).

En abril, las exportaciones alcanzaron US$ 6.143 millones, el mayor nivel desde agosto de 2014 y las importaciones, US$ 4.673 millones. El intercambio comercial (exportaciones más importaciones) aumentó 49,3%, en relación con igual mes del año anterior (muy afectado por la pandemia) y alcanzó un monto de US$ 10.816 millones. La balanza comercial registró un superávit de US$ 1.470 millones y fue el valor más alto desde julio de 2020.

Las exportaciones aumentaron 41,3% respecto a igual mes de 2020 (US$ 1.794 millones más), debido a un incremento de los precios de 25,2% y de las cantidades de 12,9%. En términos desestacionalizados, las exportaciones de abril disminuyeron 4% mientras que la tendencia-ciclo se incrementó 2,6%, con relación a marzo, respectivamente.

A nivel de rubros, las exportaciones de manufacturas de origen industrial (MOI) se incrementaron 79,1% (la suba más fuerte desde junio de 1995, con algunos subrubros con incrementos de triple dígito); las manufacturas de origen agropecuario (MOA), 57,8% y los productos primarios (PP), 16,7% mientras que las de combustibles y energía (CyE) registraron una baja de 26,4%.

Las importaciones aumentaron 61,5% respecto a igual mes del año anterior (US$ 1.779 millones más), especialmente por una suba en las cantidades de 52,6% y en los precios de 5,8%. En términos desestacionalizados, las importaciones disminuyeron 9,7% y, según la tendencia-ciclo, aumentaron 1,4%, en cada caso, con relación a marzo pasado.

Todos los usos económicos registraron variaciones positivas: los bienes de capital (BK) subieron 66,6%; los bienes intermedios (BI), 57,2%; combustibles y lubricantes (CyL), 38,8%; piezas y accesorios para bienes de capital (PyA), 90,4%; bienes de consumo (BC), 34,8%; vehículos automotores de pasajeros (VA), 81,6% y resto (266,7%), mayormente por el incremento de bienes despachados mediante servicios postales (couriers).

El saldo de la balanza comercial fue US$ 15 millones superior al del mismo mes de 2020. El acumulado anual es de US$ 4.001 millones, menor a los US$ 4.914 registrados hasta fines de abril de 2020. En marzo, el saldo había sido de solo US$ 400 millones.

Los privados

“Con los datos de comercio exterior de abril, hacia 2021 estimamos un fuerte repunte tanto en las exportaciones (+26% a US$ 69.400 millones) como en las importaciones (+29% a US$ 54.700), con lo que el superávit comercial se ampliaría a US$ 14.700 millones aproximadamente (equivalente al 3,6% del PIB). Consecuentemente, el intercambio comercial sería de US$ 124.000 millones, alcanzando prácticamente los niveles de 2017/2018”, dijeron desde Abeceb.

Desde un enfoque macroeconómico, Ecolatina dijo que “tener un resultado comercial positivo con exportaciones crecientes en un escenario de precios internacionales favorables es un muy buen signo”. De la mano de las ventas al exterior, en rigor, “las reservas internacionales netas se recuperaron 39% en lo que va del 2021”. Aunque aún no revirtieron lo perdido en 2020, “mejoraron la capacidad del BCRA de estabilizar la economía”.

“Medidas como la prohibición de las ventas de carne al exterior (que representan el 6% del total de los envíos) van en un sentido contrario a lo que necesita nuestro país, y podrían erosionar las capacidades exportadoras de rubros con buena inserción en mercados internacionales. Esto no sólo golpearía al ingreso de divisas y de recaudación por retenciones, sino también al empleo”, lamentó Ecolatina.

Aun así, señalan: “Esperamos que las ventas al exterior continúen creciendo significativamente. Al mismo tiempo, la recuperación de la actividad económica traccionaría también las compras. Así, el superávit comercial se ubicará en torno a los US$ 12.500 millones, en línea con el saldo obtenido en 2020. Considerando los pagos de deuda en moneda dura del Tesoro programados para este año (más de US$ 10.000 millones) y la venta de dólares a ahorristas minoristas que se agudizará en los meses previos a las elecciones, esto significaría una pequeña reducción de las reservas netas del BCRA”. Eso explica el interés del Gobierno para patear el Club de París y el FMI más para adelante.

“El resultado de abril es consistente con nuestra proyección para 2021 en torno a los U$S 14.000 millones de superávit comercial, producto tanto de mejores precios internacionales, como también a una sequía menor a lo previsto. Por otro lado, mayores restricciones a la importación en un futuro no se descartan, al mismo tiempo que el efecto económico que traiga consigo la nueva cuarentena podría impactar negativamente sobre la demanda de importaciones. Finalmente, la persistencia de la brecha cambiaria podría traer aparejado un crecimiento potencial menor de las exportaciones y mayor demanda de importaciones a mediano plazo. Por otro lado, la prohibición a la exportación de carnes tendría aparejado un efecto negativo sobre la dinámica actual de las exportaciones de manufacturas agropecuarias: ingresarían entre U$S 250 y U$S 300 millones menos por mes”, dijo ACM.