PBA: JxC suma nombres, pero no hay definición de candidatos

15 de enero, 2021

Ritondo y Vidal conversan en un acto de gestión

Por Pablo Varela

La coalición Juntos por el Cambio no deja de acomodar sus fichas en territorio bonaerense a pesar del verano y la pandemia.

El fin de semana, el diputado del PRO Cristian Ritondo, blanqueó en una entrevista su vocación por ser gobernador. Cercano a María Eugenia Vidal, Ritondo fue su ministro de Seguridad y conoce el territorio. De hecho, se ha mostrado en recorrida por algunas localidades como Guernica el año pasado.

Casi al unísono, la líder de la CC ARI, Elisa Carrió, expresó su vocación de ser candidata en el distrito de mayor peso electoral del país. Las manifestaciones de la exdiputada fueron observadas con asombro dentro de la coalición opositora. “Ni siquiera Mauricio estaba al tanto”, razonó una voz PRO ante El Economista, graficando la sorpresa..

Además, la CC ARI carece de construcción territorial y no cuenta con intendentes, si bien la próxima elección por delante es legislativa.

Mientras tanto, voces cercanas a Vidal señalan que la exgobernadora, tomará la decisión de jugar o no en marzo, cuando el panorama político del año esté más avanzado. De competir, lo haría en tierras bonaerenses (si bien afirman que no pretende volver a candidatearse a la gobernación), aunque la jugada conlleva un riesgo: de volver a sufrir la segunda derrota consecutiva, vería notablemente mermado su capital político de cara al 2023.

En Juntos por el Cambio, reconocen que en la elección bonaerense de este año, corren de atrás, en particular en la tercera sección electoral.

A la lista de aspirantes porteños al sillón de Dardo Rocha hay que sumarle a Diego Santilli. El vicejefe de Gobierno de la Ciudad ya ha armado un equipo de trabajo con ese objetivo y deja trascender puertas adentro su vocación de competir. En su entorno aseguran que su figura creció notablemente en el contexto de la pandemia de la mano de Horacio Rodríguez Larreta, y además tiene experiencia en gestión de la seguridad, un dato clave en el conurbano.

Con la CABA en manos de Roríguez Larreta, y sin un sucesor designado, muchos dirigentes porteños buscan cruzar la General Paz.

Es por eso que la liga de intendentes del PRO, con Jorge Macri a la cabeza, continúa mostrándose cohesionados y buscan hacer valer su estructura territorial a la hora del diseño de la estrategia electoral y pretenden que el candidato a gobernador surja del distrito. Fuentes del PRO señalaron ante este diario que circula la idea que aquellos intendentes que fueron derrotados en 2019, puedan integrar las listas seccionales para la Legislatura bonaerense, algo que todavía no está definido. Un gesto que busca mostrar una mayor cohesión.

Ayer, Macri visitó la localidad Quilmes y se mostró junto al ex intendente Martiniano Molina. El viernes de la semana próxima visitará Pinamar y Mar del Plata, dos puntos centrales de la quinta sección aprovechando la temporada veraniega y mostrando apoyo a los intendentes PRO que mantienen tensiones con Axel Kicillof por los cierres y aperturas de la temporada. También el jefe comunal de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, está decidido a competir.

Además se anotó el ex titular de la Cámara Baja, Emilio Monzó, que encargó encuestas para medir su imagen y reconocimiento en el distrito.

Por otra parte, la UCR tendrá internas partidarias en marzo, cuando Maxi Abad compita contra Gustavo Posse. Todo indica que el jefe de bloque de Diputados bonaerense, se impondrá ratificando la línea que la UCR ha mantenido en JxC. Al momento, el único nombre que asoma como figura electoral de peso es el de Facundo Manes, quien según fuentes del radicalismo bonaerense mantendrá un fuerte involucramiento en la campaña de este año (puede o no ser candidato), con la intencionalidad de consolidar su perfil competitivo de cara a 2023.