La tasa de desempleo fue de 11,7% en el 3° trimestre: “corregida”, estuvo en la zona del 20% 

18 de diciembre, 2020

La tasa de desempleo fue de 11,7% en el 3° trimestre: “corregida”, estuvo en la zona del 20% 

En línea con la flexibilización de los controles a la movilidad y la reapertura progresiva de gran parte de los sectores productivos del país, durante el tercer trimestre del año la tasa de desocupación en el país registró un descenso en comparación con los niveles observados durante el trimestre anterior, cuando regía la cuarentena más estricta. No obstante, la desocupación continúa por encima de la tasa verificada durante el mismo período del año pasado.

Según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), durante el tercer trimestre del año la desocupación se ubicó en 11,7% sobre la Población Económicamente Activa (PEA) del país. De esta manera, entre julio y septiembre se registró un descenso de 1,4 puntos porcentuales respecto al trimestre anterior, cuando la tasa ascendió a 13,1%, y un incremento de 2 puntos porcentuales en relación al mismo período de 2019, cuando era de 9,7%.

Los datos oficiales muestran que durante el tercer trimestre del año la tasa de actividad se ubicó en 42,3% y la tasa de empleo estuvo en 37,4%, lo que muestra una recuperación respecto al segundo trimestre del año, cuando estas tasas descendieron 38,4% y 33,4%, respectivamente, aunque se mantienen muy por debajo de las observadas durante el mismo trimestre del año pasado, cuando eran de 47,2% y 42,6%, respectivamente.

Matías Ghidini, Gerente General de la consultora en recursos humanos GhidiniRodil, explicó que la tasa de desemnpleo del tercer trimestre del año “refleja un escenario que tiene un mix entre julio y agosto, que fueron realmente malos, y el de septiembre, donde empieza a verse una recuperación”. “Este valor es entonces una mezcla entre un escenario muy pobre y otro mejor”, afirmó.

“Entre julio y septiembre trabajaron 2,3 millones de personas menos que en 2019”, señaló el economista Federico González Rouco, que además resaltó que el dato oficial del tercer trimestre está “subestimado” por la dinámica de la cuarentena. En ese sentido, indicó que con una tasa de actividad “normal”, el desempleo hubiera sido del 20%, luego de que durante el segundo trimestre del año la tasa “corregida” fuera del 29%. En el tercer trimestre de 2019, la tasa de actividad (es decir, la población económicamente activa o PEA sobre la población total) era de 47,2% mientras que en el mismo periodo de 2020 se ubicó en el mencionado 42,3%.

Por su parte, LCG estimó que, aun cuando entre julio y septiembre la desocupación se redujo respecto al trimestre anterior, la cantidad de trabajadores sin empleo se mantuvo constante en 1,4 millones de personas. Según el análisis, la baja del desempleo obedece al crecimiento de la PEA a partir de la reincorporación de un millón de trabajadores al mercado, la mitad de los expulsados durante el trimestre anterior, aunque esto no tuvo impacto sobre el desempleo porque los que volvieron encontraron un trabajo.

En un informe, la consultora señaló que durante el tercer trimestre del año, el nivel de ocupación creció en 1,1 millones de trabajadores en comparación con el del trimestre anterior, lo que se tradujo en un aumento de la tasa de empleo de cuatro puntos porcentuales para ubicarse en 37,4%.

La tasa de desempleo fue de 11,7% en el 3° trimestre: “corregida”, estuvo en la zona del 20% 

“No obstante, poco más de la mitad (52%) de la creación de empleo en el trimestre refiere a trabajos de menos de 35 horas semanales. La tasa de subocupación creció 3,8 puntos porcentuales en el trimestre, ubicándose en 13,5%. En términos absolutos, la cantidad de trabajadores subempleados aumentó en 566.000 personas”, destacó.

“Bajó la desocupación y con creación de empleo”, ponderó la economista Victoria Giarrizo en Twitter. Pero advirtió que hubo “una suba tremenda en la subocupación”. Así lo describió: “Volvieron los asalariados sin jubilación, cuentapropistas y changarines/as. En otras palabras: fuerte crecimiento en los trabajadores pobres. Sera de los mayores desafíos de la poscuarentena”, señaló.

Desempleo: hacia adelante

LCG señala en su informe que el recorte de la asistencia estatal que se implementó durante los primeros meses de la cuarentena, como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el programa de Asistencia al Trabajo y a la Producción (ATP), podría tener un doble impacto sobre el mercado de trabajo en el país durante los meses siguientes.

En el primer caso, habría trabajadores volviendo a buscar empleo debido a que el recorte de ingresos traccionaría un aumento de la PEA. En el segundo caso, podría darse una caída del empleo como consecuencia de que algunas empresas no puedan subsistir o mantener el nivel de la planta sin esta ayuda, en un contexto de una demanda que crece lentamente. “La suma de ambos efectos lleva a un mayor desempleo”, advirtió.

Para 2020, la consultora proyecta que la tasa de desocupación cerrará el año entre 12% y 13%. “Aun descontando que no habrá una segunda ola de contagios que obligue a nuevas restricciones, la recuperación anémica de la actividad (en parte explicada por efecto de una baja base de comparación) difícilmente pueda absorber el total de la oferta laboral disponible”, indicó, que a la vez agregó que no espera una reducción marcada del desempleo en 2021.

Asimismo, Ghidini advierte que hacia adelante se puede esperar que, a pesar de que hoy el país está en un “veranito laboral”, donde hay una demanda mayor, si durante los próximos meses llega a aparecer un rebrote del Covid-19 en el país y aún siguen sin resolverse las cuestiones de fondo de la economía local, se seguirá en una situación en la que la demanda de empleo va a estar “bastante complicada”.