El Senado aprobó el proyecto de ley de asistencia a la industria turística

13 de agosto, 2020

Esta noche el proyecto de Ley de Sostenimiento y Reactivación Productiva de la Actividad Turística Nacional fue aprobado por unanimidad por la Cámara de Senadores y giró a Diputados para su sanción definitiva. El costo fiscal de la medida fue calculado en un aproximado de $50.000 millones.

El expediente unifica varios proyectos presentados por el Frente de Todos y Juntos por el Cambio y tiene por objeto “la implementación de medidas para el sostenimiento y la reactivación productiva de la actividad turística nacional, por el término de 180 días, prorrogable por el mismo plazo por el Poder Ejecutivo”.

La iniciativa, en sus fundamentos, sostiene la necesidad de “paliar el impacto económico, social y productivo en el turismo, en todas sus modalidades, en virtud de la pandemia por coronavirus Covid-19 y brindar las herramientas para su reactivación productiva”.

Los rubros comprendidos en el expediente son los servicios de alojamiento, las agencias de viaje, el transporte, los servicios de licenciados en turismo, los centros turísticos, los alquileres de bienes, las bodegas, jardines botánicos, zoológicos, parques, organizaciones de ferias y congresos, gastronomía, servicios de salones, productos regionales y producción de espectáculos.

A su vez, el proyecto prorroga para el sector turístico el reparto del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), las ayudas económicas a pymes, la reducción de contribuciones patronales, planes de moratoria, suspensión de embargos, reducción de alícuotas de la ley del cheque; así como bonos vacacionales para los consumidores, programas de pre venta y un plan de devoluciones de servicios que no pudieron ser brindados.

 

 

La presidenta de la Comisión de Turismo, la jujeña de Juntos por el Cambio Silvia Giacoppo, aseguró que “el sector turístico fue el primero en quedar totalmente paralizado” cuando se desató la pandemia de coronavirus.

“Hoy es un día relevante porque ante situaciones extremas debimos tomar medidas de magnitud. Con este proyecto de ley estamos haciendo un gran aporte al sector afectado”, aseveró.

En tanto, la santacruceña Ana María Ianni, vicepresidenta de la Comisión, habló de la “importancia de la actividad turística para la actividad económica”, pero aclaró que “es un proyecto que no da alegría tratarlo”. “Por lo menos, estamos dando una respuesta a esta situación donde la decisión política de nuestro Gobierno es poner a la Argentina de pie”, explicó.

Pese a que todos los bloques estuvieron de acuerdo con la medida, el aislamiento obligatorio decretado por el Gobierno el 20 de marzo generó cuestionamientos desde la oposición. El radical riojano Juan Carlos Martínez expresó que “no es necesario estar enamorados de la cuarentena”, tras lo cual subrayó que si bien la prevención “es necesaria, tenemos que poner los objetivos en el día después”.

Por su parte, la macrista cordobesa Laura Rodríguez Machado sostuvo que “es de vital importancia” para provincias como Córdoba que se “abra el transporte”. “Somos el único país de América Latina y del mundo en el que no funciona el transporte aéreo, el terrestre ni los trenes interprovinciales. Es esencial tener una fecha de apertura”, sostuvo la legisladora.

Desde el oficialismo, la mendocina Anabel Fernández Sagasti, quien cerró el debate, argumentó que “la idea no es venir a poner parches, sino los cimientos para garantizar un derecho ciudadano”.

Además, rescató “las medidas para defender los derechos de los consumidores” incluidos en el proyecto de ley y que están vinculados con la devolución de plata a quienes hayan adquirido paquetes turísticos, pasajes y estadías que hayan sufrido cancelaciones a causa de la pandemia.

“El Estado nacional va a hacer un gran esfuerzo para hacer un gran aporte a la industria turística. Pero la solidaridad debe llevarnos a un esfuerzo mayor. La informalidad en el sector turístico es algo que acarreamos desde hace mucho tiempo. El compromiso debe llevarnos a tener solidaridad con los trabajadores que no fueron registrados y hoy pagan peores platos rotos que la totalidad de la industria”, concluyó la senadora mendocina.

 

Dejá un comentario