Producción automotriz: caída profunda y recuperación más lenta que lo previsto

12 de junio, 2020

Por Invenómica

 

La producción automotriz sufrió un golpe letal en Argentina a causa de la pandemia y la consecuente cuarentena. La caída fue tan importante que las estadísticas muestran un rotundo “cero” en la producción del mes de abril y apenas 4.802 unidades en mayo. La interrupción de la actividad económica por efecto del coronavirus le dio mayor profundidad a una crisis que existía, y que ya había enhebrado 16 meses de caídas consecutivas con un repunte importante pero aislado en enero.

La detención absoluta en la producción argentina también se apreció en la mayoría de los centros automotrices mundiales. Brasil, Alemania, España y Estados Unidos, tan solo por tomar algunos ejemplos relevantes, tuvieron caídas semejantes. México y China se contrajeron con fuerza, aunque un tanto menos en términos relativos.

Es interesante apreciar que la evolución de la producción de automóviles en Brasil desde febrero, es prácticamente idéntica a la de Argentina.

Fuente: Invenómica con datos de Adefa y Anfavea

¿Cómo será la recuperación de la producción automotriz?

La velocidad y el alcance de la recuperación de la producción del sector automotriz depende de una serie de cuestiones.

  • Experiencias en otros países: Quizás el referente más claro sea China, que ingresó antes en el proceso de cierre y aislamiento. La producción China cayó un 19% interanual en enero, un 79% en febrero y recortó su descenso en marzo (-43%). Luego entró en el terreno del crecimiento interanual primero moderado (5% en abril) y posteriormente más robusto (18% en mayo).

Fuente: Invenómica con datos de Adefa y Caam

 

  • Duración y profundidad de la cuarentena: Argentina alcanzará el 28 de junio más de tres meses de cuarentena. Si bien en buena parte del país hay mayor flexibilidad, en el conglomerado urbano y de consumo más importante, el AMBA, aún persiste un esquema bastante estricto y con riesgo de endurecerse. En China, por caso, al cabo de dos meses el confinamiento quedó restringido únicamente a la ciudad de Wuhan. Los casos de Brasil, Estados Unidos y México muestran restricciones más cortas y limitadas, y en zonas muy específicas.

 

  • Stocks: Los inventarios de vehículos vienen cayendo persistentemente desde un elevado nivel en agosto de 2019. Motorizadas por agresivas promociones y la brecha cambiaria, se verificó un repunte en las ventas que redujo el stock, especialmente en los vehículos más demandados. Es decir, la demanda potencial a partir de julio deberá ser satisfecha con producción o con importación.

 

  • Condiciones de oferta: Agotado (aun parcialmente) el stock, las terminales revisarán sus políticas comerciales. No habrá espacio para liquidaciones a precios de remate, y tampoco es probable que el tipo de cambio oficial siga siendo la referencia para la venta doméstica.

 

  • Condiciones de demanda: La creciente venta de vehículos de los últimos días está en gran medida explicada por la imposibilidad de la población de atesorar en dólares oficiales y por los precios baratos de las unidades medidos en dólares. Está asociada a cuestiones macroeconómicas y de mercado coyunturales. La demanda genuina y sostenida de mediano y largo plazo depende estrictamente del nivel de actividad y del poder adquisitivo de los consumidores (esencialmente de los salarios en relación al valor de los vehículos). La crisis verificada antes y durante el coronavirus lastimó con intensidad la capacidad de compra de la población argentina.

 

  • Brasil: En el marco del comercio automotriz administrado no sólo es necesario que Brasil aumente su demanda para incrementar la producción argentina. Que el mercado brasileño empuje la demanda de producción nacional, depende también del mecanismo de sincronización por medio del cual las casas matrices decidan reiniciar sus plantas industriales. Por escala, mercado, por las restricciones como consecuencia de la pandemia, y por historia, es probable que las casas matrices que tiene plantas de los dos lados de la frontera se inclinen por iniciar antes y con más impulso del lado brasileño.

 

  • Limitaciones a la importación: En plena renegociación de la deuda externa, incertidumbre macroeconómica y escasez de dólares, la profundización de los controles a la importación es una posibilidad. De verificarse, se generaría restricciones para importar autos terminados (mayor producción) pero a la vez inconvenientes para la nacionalización de piezas y partes (reducción de la producción).

La evolución de la producción automotriz durante los próximos meses es todavía un partido abierto. Sin embargo, la cuarentena dura y extensa, la gravedad de una crisis económica general (y específica del sector) que excede a las complicaciones del coronavirus, y la desventaja relativa frente a Brasil, hacen prever que las automotrices locales podrían demorarse más de lo esperado en retomar niveles previos de producción.

Producción automotriz. Variación porcentual interanual. Base unidades.

Fuente: Invenómica con datos de Adefa, Anfavea, Vda, Caam, Bea, Inegi y Anfac

Dejá un comentario