Alberto y Horacio se cortan solos

19 de junio, 2020

Una interesante encuesta de Seido muestra cómo están posicionados los principales dirigentes y habilita algunas reflexiones.

Un primer dato más que sugestivo es la amplitud abismal entre quienes protagonizaron la pelea presidencial de 2019. Alberto Fernández, por un lado, tiene una imagen neta de 49%: 43% tiene una imagen “muy buena” del Jefe de Estado, 25% una “buena” y la negativa no llega a 20%. Son números que, obviamente, son mejores que a fines de 2019. La pandemia, aun indeseada, le vino bien a Fernández.

Por el otro lado, Mauricio Macri está en -43%.En efecto, según Seido, 43% tiene una imagen “muy mala” del expresidente y 19% una “mala”. La “muy buena” y “buena” no llega a 20%. ¿Será su silencio, que algunos cerca suyo describen como “patriótico”, que no gusta? ¿Se está revisitando mentalmente su gestión? No queda claro qué efecto opera, pero la situación del expresidente en la opinión pública no augura un regreso pronto a la oferta electoral, más allá de la incidencia, también en concurso, de su predicamento en Juntos por el Cambio.

Según Seido, entre los dirigentes relevados, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aparece segundo en el podio de imagen neta, con 32%. Más atrás, aparece el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, con 13%.

Por último, la vicepresidenta, Cristina Kirchner, aparece en 0%: 43% tiene una imagen “muy buena” o “buena” y mismo número, una “muy mala” o “mala”. Por último, María Eugenia Vidal está en -3%. Una conclusión del sondeo de Seido es que se rompió la grieta o, cuanto menos, que no atrapa a toda la dirigencia y hay quienes “pescan” en el estanque del otro. Mejor dicho, es la ciudadanía que es capaz de distinguir entre dirigentes que están del “otro lado”. Quizás, incluso, no piense siquiera con el chip de la grieta.

Es todo un dato, además, que Fernández y Larreta se hayan cortado solos y tengan valoraciones positivas muy superiores en la cartelera política. Hay algo en su estilo que gusta más. Algo que la sociedad valora, premia y a la que apuesta.

Dejá un comentario